Qué comer y qué cenar en Milán

La región de Lombardía añade a la tradición culinaria italiana -a las pastas y las pizzas en sus múltiples versiones- su espectacular producción arrocera, materializada en el exquisito arroz alla milanese -amarillo y con aromas de queso fundido y vino- que encontraremos en las cartas de todos los restaurantes. La naturaleza lombarda abastece la cocina milanesa de otros productos muy apreciados, como las excelentes carnes de vaca y de caza, los quesos de la región y las ricas verduras que se cultivan en estas tierras fértiles.

Conviene recordar que los horarios de almuerzo y cena son en Milán más tempranos que en España, incluso que en otras ciudades italianas: se come entre las 12 y las 14.30 horas y se cena entre las 19 y las 20.30 horas. No obstante, la gran cantidad de visitantes que recibe la ciudad ha flexibilizado estos márgenes, así que muchos establecimientos sirven a casi cualquier hora del día.

Si uno es de poco cenar, conviene recordar la costumbre del aperitivo milanés, que se sigue en muchísimos locales: desde las 6 de la tarde es posible tomar una bebida acompañada por muchas y variadas tapas, todo ello por pocos euros. Estas son algunas sugerencias para ir sobre seguro cuando de comer se trata, ordenadas de menor a mayor precio: