Punta del Hidalgo, el lugar donde no se celebra San Juan sino San Juanito

Una curiosa cita costera a los pies del macizo tinerfeño de Anaga

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: jroballo / ISTOCK

Allá donde acaba por el noroeste el macizo de Anaga, en la isla de Tenerife, aparece la punta más prominente de las volcánicas tierras que descasan bajo los pies del Teide. Punta del Hidalgo despliega sus pendientes tendidas hacia el océano Atlántico y sorprende por sus numerosas piscinas naturales y su borde costero por donde discurre el Camino de la Costa o Camino de San Juanito. Un paseo frente a las aguas que se vuelve protagonista al comienzo del verano, cuando se celebra la cita festiva en honor al santo que da la bienvenida al periodo estival.

Cuando San Juan se convierte en Juanito

Los reyes o menceys de los antiguos menceyatos en los que se dividía la isla de Tenerife antes de ser conquistada por los castellanos en el siglo XV, nunca hubieran imaginado que nuevas creencias basadas en el cristianismo acabarían por imponerse en su territorio en los siglos venideros. Hoy en día, las tradiciones vinculadas a dichas creencias tienen representaciones culturales en la isla como la que ocurre cada año a la llegada de la festividad de San Juan en Punta del Hidalgo.

Punta Hidalgo | Jan Pesula

Aquí, partiendo de la iglesia parroquial de San Mateo Apóstol, comienza una romería que conduce a la imagen del santo hasta la ermita de San Juanito, como se conoce popularmente al santo en esta población. Acompañado de cantos de rondallas y parrandas, así como de bailes, este pequeño peregrinaje acaba en la noche con las habituales hogueras, tan características de esta fecha del año. La ermita es una pequeña y llamativa construcción junto a la playa situada en la punta del Guincho, a la que se llega en procesión desde hace un cuarto de siglo.

La procesión recorre un paseo costero conocido como el Camino de San Juanito, un sendero litoral de unos cuatro kilómetros en el que tomamos plena consciencia del pasado pesquero de esta localidad, al mismo tiempo que nos encontramos con lugares tan sorprendentes como el faro de la Punta del Hidalgo, seguramente el más original arquitectónicamente de entre los siete que vigilan las costas tinerfeñas.

Faro de Punta Hidalgo | jroballo / ISTOCK

Sus varias decenas de metros de altura y su estructura de hormigón blanco de perfil escalonado que nos recuerda profundamente a la silueta del Burj Khalifa – el rascacielos más alto del mundo, en Dubái -, se ha convertido desde 1992, cuando se construyó, en todo un símbolo de esta parte de la isla mientras cumple su función en uno de los tramos más septentrionales de su costa.

El destino turístico de Tenerife de los años 60

Punta del Hidalgo – también conocida simplemente como «La Punta» -, pertenece al municipio de San Cristóbal de La Laguna y forma, junto con la localidad de Bajamar, la salida al mar por excelencia de esta demarcación.

Punta Hidalgo | Klaus Peter

Toda esta zona, que fue en la época precolonial uno de los menceyatos de la isla, tuvo un bagaje económico tradicionalmente ligado a la actividad pesquera y la agricultura – de ahí los actuales cultivos de plataneras, que en la actualidad forman parte del paisaje del municipio -. Sin embargo, a partir de mediados del siglo XX y, sobre todo, en la década de los 60, Punta del Hidalgo llegó a ser una de las áreas turísticas más importantes de Tenerife – junto a Puerto de la Cruz y la vecina Bajamar -, atrayendo a la población chicharrera hacia esta parte de la isla. Una zona de veraneo cuyo atractivo se basaba en la abundancia de zonas de baño y la proximidad del macizo de Anaga, y que perdió su atractivo con el posterior crecimiento turístico del sur de Tenerife.

Playa de los Troches | imv / ISTOCK

El relieve costero de Punta del Hidalgo es testigo fiel de los procesos volcánicos acontecidos en todo este sector miles de años atrás, dando como resultado una plataforma litoral en la que se dan lugar un gran número de charcos y piscinas naturales que son ideales para el baño cuando las condiciones del mar no son adversas, mientras que varias playas como las de Arenal o la de Los Troches completan la amplia oferta.

Piscinas naturales | AlbertoLoyo / ISTOCK

La buena fama de estas charcas naturales, que cuentan con bandera azul, solo es comparable en Punta del Hidalgo a su significado en el mundo de la música tradicional de las islas, pues fue aquí donde nació la agrupación musical canaria de Los Sabandeños, el más internacional de los grupos del archipiélago, que se inició como parranda en sus calles.