La Puerta del Cielo: entra en otra dimensión a través de la Montaña de Tianmen

Adéntrate en una de las grandes maravillas de China. 

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: rusm / ISTOCK

El Parque Nacional de la Montaña de Tianmen, situado a no mucha distancia del también espectacular Parque Forestal Nacional de Zhangjiajie Hunan – este último declarado Patrimonio de la Humanidad y famoso por ser el escenario de la película Avatar -, se encuentra situado en la provincia china de Hunan.

rusm / ISTOCK

Este maravilloso parque es un auténtico reducto de lugares que difícilmente podríamos imaginar si no supiéramos de su existencia; lugares naturales de una grandiosidad y belleza únicas a los que se unen construcciones imposibles que forman en conjunto paisajes sublimes de una magnitud fuera de lo común.

La Montaña de la Puerta del Cielo, un lugar casi divino

La Montaña de Tianmen, que traducida se transforma en el sugestivo nombre de Montaña de la Puerta del Cielo, es la razón de ser de este magnífico parque nacional de impresionantes panorámicas, en el que los acantilados infinitos que semejan alzarse hasta el cielo nos parecieran hacer un guiño para mostrarnos el camino hacia el epicentro de la montaña.

Jarmo Piironen / ISTOCK

La que es la montaña más alta de la zona de Zhangjiajie cuenta con una de las maravillas naturales más impresionantes de toda China, una ciclópea oquedad kárstica – que a menudo es confundida con una cueva debido a sus dimensiones – de 131 metros de alto, 50 de ancho y 60 de profundidad, producto de la erosión y de un gran desplome que ocurrió en el siglo III, que supone la formación de estas características más elevada del mundo.

La ruta hasta la Puerta del Cielo, un recorrido fantástico

El acceso hasta la Puerta del Cielo se puede realizar a través de una serpenteante carretera o mediante un teleférico.

Jarmo Piironen / ISTOCK

El teleférico, el más largo del mundo situado entre montañas – casi siete kilómetros y medio -, con una inclinación en alguno de sus tramos que llega hasta los 37 grados, ofrece unas vistas de todo el entorno excepcionales.

TuelekZa / ISTOCK

Desde las alturas, además, se divisa claramente el trazado de la carretera – la Avenida Tongtian - que conduce hasta lo alto de la montaña; una intrincada ruta de once kilómetros que cuenta con 99 curvas desde su inicio hasta la cima – el número 9 tiene en este caso un significado místico entroncado con el cielo -, que tardó ocho años en construirse pero que es toda una atracción en sí misma.

Worawat Dechatiwong / ISTOCK

Una vez arriba, la imagen nos deja con la boca abierta. El imponente arco de la Puerta del Cielo en lo alto y una interminable escalinata de 999 escalones de roca que nos conduce con nuestras miradas hasta el firmamento.

La experiencia de caminar en las alturas

Otra de las grandes atracciones de la montaña es una larga pasarela que discurre por las partes más elevadas de la misma. Su más de kilómetro y medio de recorrido transitable, encaramado en las paredes verticales de los acantilados a una enorme altura, no es apto para quien sufra de vértigo.

DKart / ISTOCK

A esto hay que añadir el tramo de 60 metros de cristal que fue construido en 2016, que permite tener bajo nuestros pies una caída libre superior al kilómetro de altura, haciendo de la experiencia una formidable manera de sentirse suspendido entre estos paisajes que nos evocan nuestro ascenso por la Puerta del Cielo.