El puente con forma de diamante (con el bar colgante más alto del mundo)

Este impresionante lugar lo encontramos sobre el Cañón Dashbashi en Georgia

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: EvaL / ISTOCK

Sólo caminar sobre un puente de vidrio colgado de un cañón, a la vertiginosa altura de 300 metros, ya supone una aventura insólita, nada apta para quienes sufren el miedo a los abismos. Pero si, además, la experiencia se completa con tomar un café (o un buen trago reconstituyente) en el bar suspendido más alto del mundo, la experiencia alcanza cotas increíbles. Y si este bar, para más inri, adopta la forma de un diamante, ya se trata de un momento fuera de serie.

Se alcanzan los vertiginosos 300 metros de altura
Se alcanzan los vertiginosos 300 metros de altura | EvaL / ISTOCK

Todo esto es lo que acontece cuando, tras una larga caminata, se llega al cañón Tsalka (también llamado cañón Dashbashi) en la remota región de Kvemo Kartli, en Georgia, ese país asentado en la intersección de Europa y Asia, sobre la costa del mar Negro. Lo que aquí encontramos es una profunda garganta de montaña de siete kilómetros de largo, dibujada con empinadas pendientes de exuberante vegetación, en el fondo de las cuales fluyen las aguas del río Khrami.

Impresionantes cascadas

Un paraje espectacular que fue moldeado por la erosión de la meseta volcánica y que, en promedio, cuenta con una profundidad que supera los tres centenares. Al impactante tajo de la naturaleza y al bucólico manto de la flora se suma un espectacular conjunto de cascadas que, si bien en verano (además de proporcionar frescura) adoptan un exótico color esmeralda que reluce sobre el tupido follaje, en invierno brindan también una estampa fascinante: los torrentes de agua quedan congelados y el paisaje de hielo parece sacado de un cuento de hadas.

Las impresionante cascadas del fondo del cañón
Las impresionante cascadas del fondo del cañón | Yaraslau Mikheyeu / ISTOCK

Esta maravillosa panorámica es la que acompaña al viajero en su cruce del puente que, por si fuera poco, también permite volar sobre una bicicleta: para ello cuenta con un zip wire, un cable suspendido sobre el cañón por el que se pedalea en frágil equilibrio, eso sí, amarrados con un arnés.

Impresionante puente sobre el cañón Tsalka
Impresionante puente sobre el cañón Tsalka | EvaL / ISTOCK

Y justo en medio del puente se erige el bar con forma de diamante que tiene el honor de haber entrado en el Libro Guinness de los Records como el local más alto suspendido de un puente. Ubicado en el vértice del cruce y con diferentes niveles en su interior, este asombroso lugar se ha convertido en la atracción turística más llamativa de Georgia.

La recompensa del esfuerzo

Acceder a esta maravilla implica también vivir otra aventura. El cañón Dashbashi, que está cerca de la aldea Dashbashi, a tres kilómetros del pueblo de Tsalka, aparece después de un sendero (los más perezosos pueden realizar una parte en coche) enmarcado por un bonito entorno natural. Una vez que se llega a la boca de la garganta, se ha de avanzar colina abajo a lo largo de un camino de montaña bien delimitado que se entiende por 1,5 kilómetros hasta las cascadas. En el camino aparecen las ruinas de la fortaleza medieval Kldekari, del siglo IX, que fue fue una poderosa ciudadela y un centro de resistencia contra los reyes georgianos.

Llegar hasta el diamante solo es para los más valientes
Llegar hasta el diamante solo es para los más valientes | EvaL / ISTOCK

Pero si la ida, en bajada, resulta relativamente fácil, más desafiante es la caminata de regreso a través de un empinado camino que incluye los bancos de piedra del río Khrami. El trayecto puede llevar un par de horas que merecen profundamente la pena.