Un puente de diciembre original: 7 destinos apartados sin masificaciones

Ideas variadas para que encuentres tu opción en estos días de vacaciones

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: dgmsgallery / ISTOCK

Buceamos de nuevo en el mundo rural para seguir descubriendo rincones de nuestra geografía donde el murmullo de la naturaleza o el silencio de los lugares sosegados nos embriaguen de tranquilidad. Abrimos escotillas y respiramos…

Saucelle (Salamanca)

Situada a cien kilómetros al oeste de la ciudad de Salamanca, rayando con Portugal e inmersa en el Parque Natural de Arribes del Duero, esta pequeña población se encuentra a tan solo ocho kilómetros de la presa que lleva su nombre, uno de los grandes saltos de agua del sistema hidráulico del río Duero.

Javi Alonso - Wiki Commons

Dentro de su término municipal podremos disfrutar de vistas panorámicas espléndidas sobre todo este entorno, especialmente desde los miradores del Salto y Picón del Moro, conocido este último como «el gran balcón de las Arribes del Duero», con su impresionante pasarela suspendida en el aire.

El Gasco (Cáceres)

Se trata de una de las alquerías de la insólita y aislada comarca de Las Hurdes, al norte de la provincia de Cáceres, y quizás una de las más auténticas.

Recorrer sus calles significa trasladarse décadas y décadas atrás en el tiempo, con sus casas de arquitectura tradicional intactas y un paisaje rural virgen con respecto al pasado como pocos podemos encontrar aún en España.

dgmsgallery / ISTOCK

A poca distancia del núcleo poblado, siguiendo el curso del río Malvedillo, se alza majestuosa la enorme caída de agua de cien metros de altura de la Miacera o de la Meancera, creando un espectáculo único.

Zuriza (Huesca)

Al norte de la provincia de Huesca, a un paso del límite fronterizo con Francia y de Navarra, Zuriza es un lugar de nadie que, sin embargo, ofrece todo a quienes quieran sentir la Naturaleza intensamente.

Carlos Cairo / ISTOCK

La parte más alta del valle de Ansó, donde nace el río Veral, es un lugar absolutamente grandioso, con la magnífica estampa de la cadena de Alano como telón de fondo.

Junto al refugio del valle se emplaza un camping que sirve de campamento base para recorrerlo y transitar por el gran recorrido de la GR-11, que pasa por este sector.

Montgrony (Gerona)

Estamos, sin duda, ante uno de los enclaves más recónditos de la provincia de Gerona, en una zona dominada por escarpes del relieve que sobrecogen, en la que podremos admirar unas vistas de infarto.

pepj / ISTOCK

Montgrony es una diminuta entidad de población a la que se accede por una serpenteante y estrecha pista asfaltada, en la que nos encontraremos en un aislamiento total solo perturbado por la presencia de tres edificios, la iglesia románica de Sant Pere, el Santuario de Santa María y una antigua Hospedería- Restaurante.

Torrellas (Zaragoza)

Torrellas se localiza a los pies del pico Moncayo, en una porción de la provincia de Zaragoza en la que confluyen en pocos kilómetros a la redonda las regiones de Aragón, La Rioja, Navarra y Castilla y León.

Ecelan

Pero, más allá de esta curiosidad geográfica, se trata de una población en la que se aúnan a la perfección el estilo mudéjar de algunos de sus monumentos y el arte urbano de sus numerosos murales repartidos por sus calles. Un verdadero museo a cielo abierto que nació en 2016 y que te asombrará.

Agres (Alicante)

Agres aparece como un remanso de paz en el interior de la provincia de Alicante. Muy al contrario de la costa de la provincia, aquí el tiempo pasa con otro ritmo.

Ricard Ferre Jornet / ISTOCK

Al norte de la sierra de Mariola, en un entorno montañoso, este pueblo de apenas quinientos habitantes, coronado por el imponente Santuario de la Madre de Dios, sorprende en sus calles empinadas por sus fuentes de agua clara.

No obstante, uno de sus emblemas y del Parque Natural de la Sierra de Mariola es la Cava Gran, un pozo de nieve de enormes dimensiones digno de conocer que se une a otras tantas cavas que se conservan en sus alrededores.

Santa Gadea del Cid (Burgos)

Al adentrarse en Santa Gadea del Cid no es difícil percibir que aquí las piedras rezuman historia por los cuatro costados. Un pueblo milenario que fue en su origen un puesto avanzado defensivo y que hoy en día se esconde en un rincón de la provincia de Burgos a poca distancia del País Vasco.

KarSol / ISTOCK

El rico patrimonio de su núcleo de población junto al curso del río Ebro habla por sí solo: iglesias y ermitas, su monasterio de Nuestra Señora del Espino, el castillo, las murallas, puertas monumentales… forman un conjunto histórico imprescindible, como lo es también la sensacional necrópolis altomedieval de Santa María de Tejuela, cercana a esta localidad y una de las más grandes del norte peninsular.