Europa está aquí al lado: 5 ciudades irresistibles para el puente de diciembre

De Oxford a Nápoles, hay mucho que descubrir más allá de las capitales

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: RolfSt / ISTOCK

1. Oxford

Emplazada a una hora y media en tren desde Londres, la ciudad cuyo nombre está irremediablemente asociado a la excelencia académica es mucho más que el hogar de la mejor universidad del mundo. Estratégicamente situada en la confluencia de dos ríos, su encantador casco histórico caracterizado por los chapiteles, las silenciosas praderas y la atmósfera solemne que le confiere el ser un importante epicentro del saber hace de ella el destino perfecto para este puente.

Oxford | zodebala / ISTOCK

No hay que perderse un paseo en batea por sus cauces fluviales, el Museo de Historia Natural, el Jardín Botánico, el Puente de los Suspiros… y por supuesto, la ruta universitaria que nadie se pierde. Un recorrido que abarca Christ Church, el college que alberga una catedral en su interior; la Cámara Radcliffe, que es una sala de lectura de la Biblioteca Bodleiana, y la University Church of St Mary the Virgin, que es el centro a partir del cual creció la magna institución, cuya torre del siglo XIII ofrece la mejor panorámica.

¿Buscas un alojamiento en Oxford para el puente de diciembre? Aquí tienes un montón de opciones.

2. Sintra

Un laberinto de castillos y casas señoriales colgadas de la ladera, callejuelas empinadas que culebrean entre muros cubiertos de yedra, sofisticados palacios que recogen los rasgos de la arquitectura romántica. Visitar esta cautivadora ciudad portuguesa a menos de una hora de Lisboa es adentrarse de pronto en el escenario de un cuento de hadas o, en su defecto, sentir cómo se las gastaban los reyes de antaño cuando eligieron este enclave como apacible residencia de verano en la que escapar de los calores de la gran ciudad.

Sintra, Portugal | SeanPavonePhoto / ISTOCK

Sintra permite viajar de pronto a la atmósfera del siglo XVIII a través de sus lujosos y elegantes hoteles, como el Tivoli Palacio de Seteais, que acaba de fichar como asesor gastronómico al reconocido chef Joachim Koerper, un nombre imprescindible en el panorama gastronómico portugués al tratarse del primero que dio una estrella a la capital.

Huyes del frío? Los destinos más soleados de Europa para el puente de diciembre

3. Marsella

Cosmopolita y multicultural, pero también caótica y algo canalla, Marsella es pura esencia marinera. Una ciudad histórica (la más antigua de Francia) que también recoge el alma de La Provenza, esa región de sol y lavanda con una luminosidad única. Descubrir todas sus facetas en este puente de diciembre es un plan estupendo para el que no hay que invertir mucho tiempo puesto que la alta velocidad franco-española permite viajar a diario desde Barcelona y Madrid.

Marsella | trabantos / ISTOCK

Una ocasión para maravillarse con la regeneración urbana que ha sufrido esta metrópoli y que la ha erigido en una ciudad del mañana, con su renovada fachada marítima, su flamante barrio cultural y su flamante oferta gastronómica.

4. Frankfurt

Aunque hay quien imagine a esta ciudad germana como un bosque de rascacielos por el que culebrea un reguero de ejecutivos a toda prisa, es de justicia reivindicar otros atractivos que la convierten en idónea para una escapada. Por ejemplo, sus museos como el de Historia, el Städel o la Casa de Goethe, donde nació y vivió el escritor. También sus parques, los bonitos paseos a la orilla del Meno y las compras en el centro comercial MyZeil son motivos más que justificados.

Mercado de Navidad en Frankfurt | Nikada / ISTOCK

Pero sobre todo, el hecho de que, en Navidad, Frankfurt es especialmente divertida: las calles se muestran atestadas de gente, el casco histórico adquiere un aire de cuento y los altos edificios de la city, iluminados con millones de luces, otorgan un aire futurista a estas fiestas entrañables.

5. Nápoles

Es la ciudad más temperamental de Italia, acaso por el carácter telúrico que le confiere el vivir a los pies del Vesubio. Una urbe caótica, anárquica y vociferante que, precisamente por estos atributos, está sobrada de encantos. A la belleza de su casco histórico, la animación de su escena alternativa. Y si quieres escapar un rato de este caos, un ferriy te dejará en poco más de media hora en Procida, una preciosa isla perteneciente al área metropolitana de Nápoles. 

Desde los albores de los tiempos ha sido una de las ciudades mediterráneas más importantes, un centro de la Magna Grecia, el humanismo renacentista y el movimiento de la Ilustración europea. Nápoles ganó el reconocimiento de patrimonio de la UNESCO debido a su extraordinario centro histórico lleno de monumentos: algunos de los los más famosos incluyen Castel dell'Ovo, la Catedral, el Palacio Real, Maschio Angioino, el complejo de Santa Chiara y el Museo Arqueológico Nacional. | zodebala / ISTOCK

Y, por supuesto, no podemos dejar de mencionar una delicia como la famosa pizza, declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, hay que sumar que este lugar es la cuna de los presepi  o pesebres, que en estas fechas adquieren toda relevancia. No hay lugar como Nápoles para apreciar este arte que destaca por ciertas peculiaridades: figuras pequeñas, de unos 40 ó 50 centímetros, con la cara, manos y pies de barro o porcelana y con el cuerpo de cuerda y alambre (lo cual les da movilidad).