Puente de diciembre: 10 escapadas irresistibles (y muy navideñas)

Con la llegada del puente de diciembre se inaugura, oficialmente, la navidad. La excusa perfecta para una escapada a las ciudades que mejor encarnan su espíritu.

Miriam González
 | 
Foto: SHansche / ISTOCK

El mundo se transforma cuando las navidades se acercan, las ciudades se llenan de luces de colores, mercadillos, pistas de hielo y, por encima de todo, árboles de navidad. Europa no se podía quedar atrás y, para recibir estas señaladas fiestas, brillará con los colores más intensos y navideños posibles.

No queremos perdernos nada, por eso hemos recopilado algunas de las mejores ciudades, tanto de nuestro país como del continente, para disfrutar de una rápida escapada navideña.

1. Madrid

Visitar la capital de España siempre es un acierto y es que, vengas en la época del año que vengas, podrás disfrutar de todo tipo de actividades culturales, gastronómicas o deportivas, pero con la llegada de la navidad las calles se visten de colores y las luces iluminan la noche madrileña.

El Árbol de Navidad de la Puerta del Sol es uno de los más característicos y fotografiados de la ciudad
El Árbol de Navidad de la Puerta del Sol es uno de los más característicos y fotografiados de la ciudad | angeluisma / ISTOCK

Naviluz vuelve a recorrer las calles más emblemáticas de la ciudad, conoceremos la Gran Vía o la Calle Alcalá desde una perspectiva diferente, pero no todas las luces decoran las grandes avenidas. Como cada año el Real Jardín Botánico ilumina sus instalaciones con el espectáculo “Naturaleza Encendida”, una maravilla visual para disfrutar con la familia y los amigos.

El Parque del Retiro está abierto todos los días del año
El Parque del Retiro está abierto todos los días del año | Noppasin Wongchum / ISTOCK

Dependiendo de los días que tengamos disponibles podremos hacer más o menos planes, pero para un paseo por el Retiro o una visita a los museos y exposiciones siempre hay tiempo. Además, para los más musicales, los espectáculos siempre te esperan con ganas de hacerte pasar un buen rato y, para completar un puente perfecto, podremos disfrutar del mejor chocolate caliente en San Ginés.

2. Praga

Comenzamos por la capital de la República Checa, una ciudad mágica que en navidad se transforma completamente. Comenzamos por la Plaza de la Ciudad Vieja donde se sitúa el mercado más grande y el más importante de la ciudad que, bajo la sombra de un enorme árbol de navidad, cautiva a todos los turistas. A lo largo de las calles y muy cerca del Puente de Carlos encontraremos diversas casitas donde comprar todo tipo de elementos propios de esta época del año.

La Plaza de la Ciudad Vieja con el antiguo ayuntamiento y el árbol que cada año ilumina la ciudad
La Plaza de la Ciudad Vieja con el antiguo ayuntamiento y el árbol que cada año ilumina la ciudad | Juergen Sack / ISTOCK

Además, de las ya nombradas Plaza de la Ciudad Vieja y el Puente de Carlos, Praga tiene algunos de los monumentos, edificios y estatuas más bonitas de centroeuropa. Desde su curioso Ayuntamiento Viejo, que aparece tras unos edificios, y el famoso Reloj Astronómico hasta el castillo, al otro lado del río, desde donde poder ver una panorámica de toda la ciudad. Además, hay una ruta imprescindible por las sinagogas y el barrio judío que pone la piel de gallina.

3. Torrejón de Ardoz

Regresamos a la capital española, pero esta vez hay que irse a 20 kilómetros de Madrid para encontrar El Parque de la Navidad. Un impresionante festival navideño que se sitúa en el Recinto Ferial de Torrejón, un mágico lugar donde la navidad hace su aparición en forma de atracciones, mercadillos, espectáculos o el primer Concurso Internacional de Figuras de Hielo en España.

La navidad está a la vuelta de la esquina y Torrejón de Ardoz ya se está preparando para ello
La navidad está a la vuelta de la esquina y Torrejón de Ardoz ya se está preparando para ello | David Delgado Sanchez / ISTOCK

No solo conocemos Torrejón por su navidad, sino que el pueblo posee un precioso casco histórico por el que pasear y conocer gran parte de la historia de Madrid. Además, a las afueras se encuentra el Parque Europa, una zona de ocio al aire libre donde conocer los monumentos más importantes del continente sin salir de España.

4. Viena

El puente de diciembre es perfecto para visitar esta ciudad porque tras el 25 de diciembre muchos mercadillos echan el cierre hasta el año que viene, así que vamos a aprovechar al máximo estos días. Uno de los destinos favoritos de los vieneses en esta época es el Little Ice Dream, una pista de patinaje a los pies del ayuntamiento, quien también decora los jardines que lo rodean con luces de todo tipo, árboles y norias.

El mercado de Navidad en Rathausplatz en Nochebuena
El mercado de Navidad en Rathausplatz en Nochebuena | rusm / ISTOCK

La ciudad madre de la música clásica tiene edificios impresionantes, decorados con la mayor delicadeza y amor posible. El Palacio Hofburg es uno de los lugares más impresionantes de Viena, además de su edificio principal también forman parte de él la Biblioteca Nacional y la Escuela Española de Equitación.

5. Vigo

Desde hace unos años la ciudad gallega es el destino favorito de los más navideños. No solo son luces de colores, es un espectáculo que envuelve toda la ciudad, más de 400 calles se iluminan, decenas de árboles de navidad, una noria gigante y los mejores mercadillos. Una decoración digna de cualquier capital europea, y es que con sus más de 10 millones de luces LED, Vigo se ve hasta desde el espacio.

Algunas de las estatuas de luces de la ciudad gallega son tan impresionantes como este muñeco de nieve
Algunas de las estatuas de luces de la ciudad gallega son tan impresionantes como este muñeco de nieve | yacald / ISTOCK

Pero los vigueses saben que su ciudad no solo es espectacular en navidad. Caminaremos por su bello casco antiguo o por el barrio de Bouzas para sentirnos como un auténtico marinero gallego, pero también sus pazos, catedral o el mismísimo puerto conseguirán enamorarnos. Sin olvidar el mayor atractivo de Galicia: la comida.

6. Estrasburgo

Esta ciudad francesa se encuentra dentro de la región de Alsacia, una zona muy conocida por sus navidades de cuento de hada, con cientos de mercadillos, luces, atracciones y espectaculos. En concreto Estrasburgo es hogar del mercadillo más antiguo de Francia, pero hay que tener cuidado porque el 24 de diciembre echa el cierre. Además, aunque sea 4 de diciembre, el estar paseando y comprando regalitos por las calles de esta ciudad te hará sentir el verdadero espíritu de la navidad.

La región de Alsacia es hogar de preciosas navidades, esta calle pertenece a Colmar
La región de Alsacia es hogar de preciosas navidades, esta calle pertenece a Colmar | Sami Sert / ISTOCK

Estraburgo es una ciudad única en cualquier época del año, La Petit France es un pintoresco barrio de calles empedradas y casas de colores, además, posee una de las catedrales góticas más bonitas de Europa. Aunque este lugar es muy conocido por ser la sede del Parlamento Europeo y el Consejo de Europa, dos organizaciones muy importantes de la Unión Europea.

7. Málaga

Huimos de los climas más fríos para refugiarnos en la capital de la Costa del Sol, una ciudad alabada en toda Europa por tener una de las navidades más bellas del continente. Sus alumbrados embellecen las calles de Málaga, pero su principal atractivo es el mercadillo navideño que con sus casi 100 casetas será muy difícil no encontrar la figurita del belén que nos falta.

Las calles de Málaga se iluminan con luces tan espectaculares como esta
Las calles de Málaga se iluminan con luces tan espectaculares como esta | Daniel Perez Garcia-Santos / ISTOCK

Diciembre es uno de los mejores meses para conocer Andalucía, debido a que en verano sus altas temperaturas no te dejarán disfrutar de ciudades tan bonitas como, en este caso, Málaga. Uno de sus destinos más importantes es la Alcazaba, una impresionante fortificación musulmana del siglo XI, o también podemos realizar una visita más cultural al Museo Picasso, un lugar donde disfrutar del arte desde la ciudad natal del pintor.

8. Brujas

Puede que tengamos dudas sobre ir a Bruja o no, pero nuestra respuesta siempre será que sí. Esta encantadora ciudad, que se puede visitar en un día, enamora en sus días normales, pero durante la navidad las calles se impregnan del espíritu navideño. La emblemática plaza de Grote Markt acoge uno de los mercadillos más famosos de Bélgica, además sus fachadas se decoran con cientos de luces y la navidad te invade.

Las coloridas fachadas de Grote Markt iluminadas en navidad
Las coloridas fachadas de Grote Markt iluminadas en navidad | Pel_1971 / ISTOCK

La conocida como “la Venecia del norte” sorprende por las preciosas torres medievales que aparecen sobre algunos canales. Además, hay plazas que acogen edificios increíbles como el Ayuntamiento que al visitarlo conoceremos la Sala Gótica y la Sala de Juicios, una parada imprescindible en cualquier viaje a la ciudad belga.

9. Alicante

Llegamos hasta una navidad de récord, y nunca mejor dicho, porque la ciudad mediterránea es hogar del belén más grande del mundo, reconocido por el libro de los Record Guinness. Este año quieren superarse construyendo nueve figuras nuevas que se sumarán a las impresionantes piezas que ya forman el portal, los tres reyes magos y seis ángeles superarán los 8 metros de alto. Una locura que solo viéndolo en persona podremos imaginarnos lo grandes que son.

Ayuntamiento de Alicante

La llegada del frio no anima a visitar las playas que cada verano están hasta arriba de turistas, pero las ciudades españolas son mucho más que sol y playa. Por ejemplo podemos subir hasta lo más alto del monte Benancil para conocer el Castillo de Santa Bárbara, fortaleza árabe del siglo IX que posee una de las puestas de sol más bonitas de la ciudad, o pasear por las calles de la ciudad en busca del mejor turrón del mundo.

10. Budapest

Por último, pero no menos importante llegamos hasta la capital húngara. Budapest se transforma en estos días del año, las empedradas calles se llena de luces y las plazas más famosas acogen los mercadillos con comidas tradicionales al precio más asequible. Incluso la Basílica de San Esteban se une a las celebraciones cediendo su fachada para proyecciones navideñas.

La catedral de San Esteban y su mítico árbol de navidad
La catedral de San Esteban y su mítico árbol de navidad | titoslack / ISTOCK

Pero no podíamos despedirnos sin recomendaros algunos de los lugares más bonitos de la ciudad que, a orillas del Danubio, enamora a todos. Ajustarnos las zapatillas y patearnos desde el Parlamento y el Puente de las Cadenas hasta recorrernos de arriba abajo el Barrio Judío. Y para despedir este puente por todo lo alto no podemos faltar a nuestra cita con los Ruins bars.