Los pueblos medievales más bonitos de Cataluña

Cataluña es sinónimo de pequeños pueblos medievales donde perderse y encontrarse. Poblaciones que no se escapan al paso del tiempo y aguardan una belleza y patrimonio encantador.

Marina Pérez
 | 
Foto: KavalenkavaVolha

Sin duda alguna al oír hablar de Cataluña, lo primero que nos viene a la cabeza es Barcelona o las grandes urbes metropolitanas del territorio, pero hay lugares escondidos entre montañas y playas que rezuman una belleza incomparable y son auténticos herederos de la historia del medievo. Hablamos de pueblos medievales dónde se respira tranquilidad y cultura, y se conserva toda la esencia de la historia. Poblaciones que son auténticas estampas sacadas de un cuento y que no dejan indiferente a todo aquel que se atreva a descubrirlos.

Los pueblos medievales más bonitos de Cataluña (entre otros muchos)

1. Peratallada

Empezamos por Peratalla, pueblo el cual forma parte del municipio de Forallac en la provincia de Gerona. Su conjunto de casas y calles empedradas nos invitan a no querer dejar de pasear y descubrir sus rincones hasta encontrarnos con el famoso castillo que ensalza su casco antiguo. Perteneciente al año 1065, este castillo junto con la decoración de enredaderas de tono rojizo que adornan las casas de piedra, convierten a Peratallada en uno de los pueblos imprescindibles para visitar en Cataluña.

Peratallada, Costa Brava | alexsalcedo / ISTOCK

2. Besalú

Atravesar el puente de piedra sobre el rio que baña este paisaje sacado de cuento, es trasladarse a un capítulo de la historia. Y es que, este puente está catalogado como uno de los puentes medievales mejor conservados de España. El patrimonio histórico que aguarda este pequeño rincón catalán se debe también a los antiguos baños judíos que se conservan en el pueblo y al Monasterio de Sant Pere, un icono artístico y arquitectónico único.

Besalú, con el puente más fotografiado de España, es uno de los pueblos medievales más bonitos de Cataluña
Besalú, con el puente más fotografiado de España, es uno de los pueblos medievales más bonitos de Cataluña | JackF / ISTOCK

3. Pals

Esta villa medieval cautiva a todo aquel que la visite y se deje enzarzar por las travesías de sus empinadas calles y plazas. Está considerada como una de las poblaciones medievales más antiguas de la zona ya que, según unos documentos encontrados, sus primeras construcciones datan del siglo IX. Pero sin lugar a dudas su cúspide se encuentra en el Museo de Arqueología Submarina que sí o sí hay que visitar. Otro de los atractivos más valorados de este pueblo es su torre circular románica, llamada la Torre de las Horas, desde la cual se puede apreciar en 360º las vistas panorámicas del paisaje.

Pals, uno de los pueblos medievales más bonitos de Cataluña
Una de las poblaciones medievales más antiguas de la zona que es de obligada visita | alexsalcedo / ISTOCK

4. Tossa de Mar

Bañada por mar mediterráneo, este pequeño enclave catalán es sin duda alguna el destino favorito de todos (o casi todos) los amantes del mar y la naturaleza. La muralla que rodea al pueblo aguarda el casco histórico dónde se pueden encontrar las tres impresionantes torres denominadas Codolar, Ses Hores y Jonás. Sus aguas cristalinas, los escondites de su Barrio Viejo y la belleza de sus muros, convierten a este pequeño pueblo de la Costa Brava en uno de los paisajes más fotografiados de España.

Impresionantes vistas de la playa desde el castillo y las murallas de Tossa del Mar
Impresionantes vistas de la playa desde el castillo y las murallas de Tossa del Mar | KavalenkavaVolha / ISTOCK

5. Miravet

Toca trasladarse a las orillas del río Ebro para apreciar la belleza exuberante de este pequeño municipio catalán que esconde uno de los castillos más antiguos del territorio, el cual perteneció a los guerreros templarios y data de la primera mitad del siglo XII. La alfarería es una de las tradiciones que enmarca al pueblo. Navegar en canoa por las aguas del río o hacer tu propia pieza de barro son varias de las actividades que nos ofrece este pequeño paraíso Catalán.

El pueblo medieval de Miravet ofrece un precioso paisaje a orillas del río.
El pueblo medieval de Miravet ofrece un precioso paisaje a orillas del río. | Eloi_Omella / ISTOCK

6. Castellfolit de la Roca

Sobre un risco de basalto de más de 50 metros de altura, este pueblo resulta excepcional por estar construido, literalmente, por la naturaleza. Situado en la zona volcánica de la Garrocha, sus casas construidas al ras del precipicio de la montaña, esculpen un paisaje digno de admirar. Pero lo que resulta diferente y único sobre este pequeño municipio de menos de un kilómetro cuadrado de dimensión, es el estar edificado sobre un risco formado por una cola de lava de hace más de 200 mil años, algo que lo convierte en uno de los sitios obligatorios para visitar.

El pueblo medieval de Castellfollit se asienta sobre un gran risco basáltico de 50 metros de altura
El pueblo medieval de Castellfollit se asienta sobre un gran risco basáltico de 50 metros de altura | Eloi_Omella / ISTOCK

7. Guimerá

Sus arcos medievales, los detalles de las puertas y ventanas de sus casas y el tono de piedra desgastada de los muros, convierten a esta localidad de la provincia de Lérida en una de las más bonitas de la región. Perderse por sus laberínticas calles y descubrir sus galerías encubiertas nos trasladan mágicamente al medievo. El Mercado Medieval que se celebra en el pueblo y tiene lugar la segunda semana de Agosto de cada año, es uno de los más bonitos y auténticos de la zona.

Guimerá, Cataluña
Guimerá, pueblo de medieval de Cataluña. | Istock

8. Palau-Sator

Colindando con la Costa Brava, esta villa del medievo se encuentra en la comarca de Baix Empordá y es una de las más antiguas de España, fundada según documentos oficiales, en el año 994. Su castillo y la inclinación de su Torre de las Horas nos revelan que estamos frente a una auténtica joya medieval. Se pueden encontrar restos de muralla por el pueblo y disfrutar de un entorno natural excepcional en la Sierra de las Gavarres, la cual cuenta con frondosos bosques de pinares cercanos al pueblo.

Palau-Sator, una de las joyas medievales de Cataluña por descubrir
Palau-Sator, una de las joyas medievales de Cataluña por descubrir | Besides the Obvious / ISTOCK

9. Siurana

La paz y la tranquilidad reinan en este pequeñísimo pueblo de tan solo veinte habitantes de la provincia de Tarragona. Está construido sobre un peñón de piedra caliza frente a un pantano y su ubicación geográfica en la Sierra de Grítela lo convirtieron en un punto clave de dominación musulmana en Cataluña. Prueba de ello está en las ruinas, que aún se pueden visitar, del castillo árabe levantado en el siglo IX y en la iconicidad de su Plaza Vieja. Un auténtico paraíso para los viajeros, escaladores y peregrinos.

kovgabor79 / ISTOCK

10. Poblet

Presumir de ser Patrimonio Mundial de la Humanidad es lo que hace este pueblo de la Comarca de la Conca de Barberá gracias a su monasterio medieval, el cual está considerado como uno de los más grandes de Europa. Visitar el Panteón Real dónde están enterrados muchos de los reyes de la corona de Aragón es también un "must" obligatorio.  Sin duda alguna este enclave sobre las montañas de Prades no se escapa al paso del tiempo ni de la historia.

Monasterio de Poblet (1991). | Jose Fuste Raga/Corbis

Begur: No es medieval pero merece la pena visitarlo... 

Sin lugar a dudas, Begur es uno de los pueblos más famosos y atractivos de toda la costa catalana. El azul turquesa de sus aguas, sus casas y calas junto con el paraje natural de sus bosques a ras del mar lo convierten en una postal de cuento. Las playas de Sa Riera y Sa Tuna son las más vistosas de la zona, un auténtico paraíso para los buceadores y viajeros playeros.

Cala AiguafredaEn Begur, esta cala relativamente aislada apenas tiene arena pero un fondo marino muy bello. Es perfecta para aquellos que les guste el sorkel y el buceo pero no tanto para los que busquen sol y relajación. | Riccardo Spila/Grand Tour/Grand Tour/Corbis