Praga más allá del Reloj Astronómico: 10 lugares alternativos que visitar en la capital de la República Checa

Praga siempre es una buena idea, y más si sigues esta ruta secreta que te lleva a ver los elementos claves de la ciudad pero buscando esos detalles que no salen en cualquier guía.

Patricia Álvarez-Palencia
 | 
Foto: geogif / ISTOCK

Si alguna vez has visitado Praga, coincidirás con nosotros en que es una ciudad de cuento de hadas, pero más allá de sus calles adoquinadas y sus fachadas barrocas, la capital de la República Checa tiene un montón de rincones no tan conocidos que pueden pasar desapercibidos en las rutas más típicas pero caben en esta ruta secreta, secretísima. Y es que, aunque no podemos dejar de recomendarte la visita al famosísimo Reloj Astronómico, disfrutar de un espectáculo de Teatro Negro y recorrer su castillo y sus estrechas calles llenas de historia, Praga es una ciudad con mucho más que ofrecer, llena de lugares únicos que no dejarán de sorprenderte. 

Por ejemplo, el Palacio Wallenstein, con su construcción barroca y, aún mejor, sus especiales y curiosos jardines pensados para bajar la temperatura de un habitante realmente caluroso o la escultura Piss de David Černý, cuyo nombre te dará una pista de lo que realmente recrea y que, puestos en faena, acaba siendo aún más polémica que el mucho más famoso Manneken-Pis de Bruselas.

De otras épocas quedan también otros muchos vestigios que merece la pena visitar, por su curiosidad, como las marcas que quedan de las inundaciones del río Moldava, que dejaron huella en todos los edifcios de su alrededor. 

Además, por poco que te hayas informado de la ciudad antes de tu viaje a Praga, seguro que ya has leído sobre la obligatoriedad de pasar por el puente de Carlos, el más famoso y bonito de la ciudad. Pero más allá de la curiosa historia de su construcción, que te contamos a continuación, fue el escenario de una historia de infidelidad medieval con trágico final más famosa de la ciudad.

Y más:

- La escapada romántica perfecta está en Heidelberg, “la pequeña Praga” alemana

- 5 curiosidades de Praga que (quizás) no conocías

- Praga misteriosa

Entre los lugares más curiosos encontramos la réplica checa de la Torre Eiffel, algo más pequeña pero con increíbles vistas o, si lo que te atraen son los miradores diferentes, la terraza de su famosísima Casa Danzante tiene el café con la mejor panorámica de la ciudad.

Si en tu visita, además, quieres optar por las compras, en Praga hay, por supuesto, opciones curiosas para quienes huyan de la gentrificación: lugares en los que hacerse con el famoso y precioso Granate de Bohemia, un templo de las compras vintage con precios justos y un mercadillo para llevarse esos recuerdos que siempre caben en las maletas... Que no tendrás que hacer todavía para visitarlo, porque está muy cerca, pero recomendamos, para finalizar, una pequeña excursión para conocer el géiser urbano más curioso del mundo.