El Pozo de San Patricio, la maravilla que recuerda a Irlanda en plena Italia

Un lugar excepcional en la desconocida Orvieto, la bella ciudad de Umbría

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Flavio Vallenari / ISTOCK

De Orvieto se dice siempre entre los círculos viajeros que es la gran desconocida entre Roma y Florencia. Razón no les falta, pues esta pequeña población de la provincia de Terni, en la región de Umbría, es sin lugar a dudas uno de los puntos más interesantes del centro de Italia.

La ciudad de Orvieto en Umbría, Italia | bluejayphoto / ISTOCK

Buena parte de ese interés se debe al conocido como «Pozo de San Patricio», una obra maestra de la ingeniería, única en Europa durante la época en la que fue construida. Una verdadera maravilla que nos lanzamos a conocer precisamente en el día de referencia del patrón de Irlanda: St. Patrick’s Day.

Bajar al purgatorio nunca fue tan fascinante

Al llegar a la zona de Orvieto nos quedamos fascinados con el paisaje. Lomas cubiertas de viñedos, arboledas, el curso del río Paglia y una gran colina con forma alargada sobre la que se asienta todo a lo largo una población que pareciera emerger de la misma roca.

Vista a la ciudad de Orvieto, en Italia | Kondor83 / ISTOCK

La elevación, formada de toba o tufo volcánico, esconde en su interior cientos de pozos, pasadizos y grutas que configuraban parte del sistema de abastecimiento y defensa de la ciudad durante la Edad Media, aunque muchos de ellos son más antiguos y proceden de la época etrusca, cuando la roca era horadada en busca de agua. Toda una ciudad subterránea que tiene como lugar destacado el llamado «Pozo de San Patricio», que se encuentra en los jardines comunales del espacio ocupado por la fortaleza de Albornoz.

El pozo de San Patricio, en Orvieto | borchee / ISTOCK

El pozo, construido en el primer tercio del siglo XVI por encargo del Papa Clemente VII, es una obra de ingeniería única y un bellísimo ejemplo del sistema subterráneo de Orvieto. Con 53 metros de profundidad y 13 de ancho, el asombroso diseño está basado en una doble escalera helicoidal de un solo sentido, con 248 escalones cada una. Mientras, 72 ventanas proporcionan luz natural al conjunto en el subsuelo. Un doble acceso que representaba un diseño único en aquel momento y que facilitaba el flujo continuo de los animales de carga con las cubas llenas de agua sin obstaculizarse en el descenso o la subida.

Vista interior del Pozo de San Patricio, en Orvieto | slalomgigante / ISTOCK

Antonio da Sangallo, el arquitecto que diseñó esta maravilla, nunca pudo imaginar que tiempo después este pozo cobraría gran fama por un motivo ajeno a su excepcional ingenio. En efecto, si bien en un principio fue conocido como «Pozzo della Rocca», en el siglo XIX fue rebautizado como «Pozo de San Patricio» por su semejanza con la gruta que diera protagonismo a la leyenda del santo, pareciendo una bajada a las profundidades de los fieles pecadores que descendían hasta el purgatorio y volvían a subir libres de culpa. Una semejanza que no hace sino traernos a la mente el patrón de Irlanda y nos permite recordar a este país y sus tradiciones en pleno centro de Italia.

Interior del Pozo de San Patricio, en Orvieto | Kondor83 / ISTOCK

La peculiar y bella Orvieto

Orvieto tiene un buen número de cualidades que la hacen destacar en el panorama italiano, si bien aún no ha cosechado la justa fama internacional que se merece.

La ciudad subterránea es quizás su atractivo más curioso y original y es aprovechado por los turistas para descubrir la vida bajo tierra en muchos de los puntos abiertos al público de la infinidad que forman este conjunto hipogeo.

Duomo de Orvieto, en Italia | spooh / ISTOCK

Sobre tierra, indiscutiblemente la gran protagonista es la catedral. El duomo, bajo la advocación de Santa María Assunta, es un precioso templo considerado una de las obras cumbres del gótico italiano. Con casi ocho siglos de antigüedad, su imponente fachada es toda una obra de arte en sí misma. En su interior se custodia la razón de su construcción, el Santísimo Corporal, expuesto como una reliquia en una de sus capillas, que nos habla del célebre «Milagro de Bolsena», según el cual el pan bendecido durante el oficio expulsó la sangre de Cristo.

Fortaleza de Albornoz, Orvieto | GitoTrevisan / ISTOCK

Por otro lado, como ya hemos señalado al hablar del Pozo de San Patricio, otro de los lugares más emblemáticos y visitados de Orvieto es la fortaleza de Albornoz, un punto estratégico clave en el dominio del valle. Los restos, procedentes del siglo XIV, forman parte en la actualidad del Parque Jardín Público de Orvieto y nos ofrecen unas vistas formidables de todo el entorno en uno de los rincones con mayor encanto de la ciudad.

Vista a la ciudad de Orvieto, en Italia | BlackSpark / ISTOCK

Cerca de la fortaleza, en la plaza Cahen, nos topamos con el funicular, otro de los  emblemas de esta población de Umbría. Su medio kilómetro de trayecto, rodeando el centro histórico, cuenta con un curioso recorrido que pasa en algún tramo por debajo de las murallas. La experiencia, muy recomendable, nos permite salvar un desnivel de 150 metros y nos acerca a otros puntos de gran interés como la necrópolis etrusca del Crucifijo del Tufo y el Pozo de la Cava, de 36 metros de profundidad, el primero construido en la ciudad, que nos deja adivinar el gran pasado etrusco de Orvieto.