El increíble fenómeno de las playas rosas: estas son las más bonitas del mundo

Rastreamos el planeta en busca de estas rarezas naturales

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: JNemchinova / ISTOCK

En el planeta existen un buen número de masas de agua teñidas de color rosáceo. Se trata, en la mayoría de los casos, de lagos o lagunas asociados a la presencia de determinadas algas microscópicas y, en no pocas ocasiones, a entornos lacustres salinos. Sin embargo, se cuentan con los dedos de las dos manos las playas de arena rosa existentes en el mundo, y tal vez por ello se trata de lugares tan exóticos y valorados.

Tunatura / ISTOCK

Su espectacularidad y rareza, así como su extrema belleza - que contrasta vistosamente con las aguas del litoral marino -, se deben a una serie de factores naturales que se unen para crear estas maravillas. Normalmente localizadas en espacios cercanos a arrecifes de coral, el original color de estas playas tiene su origen en la presencia de un organismo marino microscópico llamado foraminifera - conocido popularmente como «arena viviente» -, que habita en conchas rosadas de carbonato de calcio que, al desintegrarse por la acción del agua, conforman esos preciosos mantos de arena.

Conocidas las causas de su existencia, rastreamos los ejemplos más bellos de entre los escasos lugares que cuentan con estos tesoros naturales y viajamos, de paso, alrededor del mundo.

Pantai Merah (Indonesia)

Algunas de las playas rosas del planeta, como era de esperar, son conocidas entre los turistas con el nombre de «Pink Beach». Tal es el caso de Pantai Merah – su nombre real -, pero si tuviéramos que elegir en esta lista una candidata para personificar ese apelativo, seguramente esta sería la elegida.

fototrav / ISTOCK

Una playa paradisíaca, situada en la isla indonesia de Komodo – famosa por la presencia de sus impresionantes dragones, los lagartos más grandes del mundo  -, que está situada en el área protegida de un Parque Nacional declarado Patrimonio de la Humanidad.

Pink Beach, Indonesia | Jordan Comley / ISTOCK

Pantai Segui (Indonesia)

No abandonamos Indonesia y nos desplazamos esta vez hasta la cercana isla de Lombok. Conocida también como Tangsi Pink Beach, Pantai Segui – «pantai» es la palabra indonesia para designar una playa – es quizás la más conocida y la porción de arena rosa mejor constituida de este territorio de las islas de la Sonda, a pesar de que existen otros pequeños tramos con estas características en otras partes de su litoral.

Pantai Segui, Indonesia | Christopher Moswitzer / ISTOCK

Ubicada en una zona muy poco transitada por los turistas de la isla de Lombok, su curiosa mezcolanza de arena blanca y rosácea la hacen aún más peculiar.

Pink Sands Beach (Bahamas)

Situada a algo más de una centena de kilómetros de Nasáu, la capital de las islas Bahamas, se encuentra Harbour, un territorio insular que cuenta entre sus mayores atracciones con una bellísima playa de arena rosa que es una de las más reputadas del archipiélago.

Pink Sands Beach, Bahamas | Rüdiger Stehn

Bahamas es muy conocida por la espectacularidad de sus arrecifes y es un lugar muy frecuentado para la práctica del buceo submarino y el esnórquel. Gracias a la presencia de estos arrecifes, toda una franja litoral de casi cinco kilómetros en la vertiente oriental de la isla de Harbour presenta la cualidad de un tono rosáceo en sus bancos de arena. Un fenómeno natural que, combinado con la transparencia de las aguas de esta parte del océano Atlántico forma uno de los paisajes paradisíacos más espectaculares del mundo.

Playa de Elafonisi (Grecia)

Quizás no cuenta con la espectacularidad de las anteriores playas en cuanto al fenómeno rosáceo de su arena – la concentración de las partículas de conchas es mucho menor -, pero su entorno es igualmente paradisíaco y el contraste de colores no deja lugar a dudas de que es un espacio privilegiado.

Playa de Elafonisi, Grecia | JNemchinova / ISTOCK

Situada en la isla griega de Creta, es una auténtica rareza en territorio europeo – es también destacable la famosa spiaggia rosa (playa rosa) de la isla de Budelli, en el archipiélago italiano de la Magdalena -, aportando un peculiar y hermoso destino en el mar Mediterráneo.