Playa de Adraga, el secreto de Estoril

Enclavada entre dos colinas la playa de Adraga, en la costa de Estoril, es un idílico paraje incluso en invierno.

El difícil acceso a la Playa de Adraga ha hecho que permanezca intacta a la mano del hombre por lo que goza de una estupenda preservación medioambiental en un estado casi salvaje en medio del Parque Natural de Sintra-Cascais, en la Costa de Estoril.

La Playa de Adraga se ubica concretamente entre las poblaciones de Almoçageme y Colares y hasta ella se puede acceder envehículo privado o a través de un dificultoso sendero sólo recomendable para los más expertos senderistas. Y es que este sendero discurre entre riscos y formaciones rocosas de gran dificultad.

A menudo frecuentada por pescadores, los surfistas de la zona la tienen como uno de sus puntos favoritos gracias al viento que azota a menudo al mar en ella. Esta playa está flanqueada por acantilados y en ella destaca la Piedra de Alvidrar, que no es más que una enorme losa que desemboca en el océano.

El Fojo es otra de las atracciones de la Playa de Adraga. Es un profundo pozo natural en el que se ha creado, por la erosión del agua, un laberinto de grutas, cavernas y enormes hendiduras que invitan a aventurarse en una expedición espeleológica.

Sin duda, la Playa de Adraga es todo un paraíso a la vuelta de la esquina.