Planes en Ibiza para triunfar este verano

Alocada, cosmopolita, noctámbula, pero también relajada, bohemia y ecológica, la isla blanca es un hervidero de sorpresas para exprimir a tope la estación que mejor le sienta.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: amoklv / ISTOCK

De los discotequeros impenitentes a los gurús de la vida eco-zen, pasando por los más exigentes amantes de la buena mesa. Hay una isla para cada tipo de viajero que recala en verano en Ibiza, allí donde las playas son un sueño y el cielo regala cada día unos atardeceres de postal. Y aunque cada uno de ellos encontrará la propuesta que mejor se adapta a sus deseos, con estos planes infalibles se triunfará cien por cien seguro en esta vibrante temporada.

ZELA o la gastronomía Meppon

Que hace referencia al cruce entre el Mediterráneo y Japón. Es el último grito culinario y ha nacido en Ibiza de la mano y el paladar del cuatriestrellado Ricardo Sanz, chef del Grupo Kabuki, quien está detrás de esta fórmula que fusiona los productos de nuestro mar y nuestra tierra con las técnicas de la cocina nipona. El resultado es una carta exquisita con delicias tan sorprendentes como los nigiris de pez mantequilla con trufa blanca, el tartar estrellado de atún o los usuzukuri de toro pa amb tomàquet. Eso y los platos elaborados con carne de waygu, junto a las propuestas 100% baleares como las vieiras con sobrasada ibicenca, y hasta un apartado chic dedicado en exclusiva al caviar. Con semejantes manjares, ¿cómo no iba ser el restaurante de moda? Y más teniendo en cuenta que entre sus socios se cuenta Cristiano Ronaldo, Pau Gasol, Rafa Nadal y Enrique Iglesias. Un coctel explosivo de celebrities para un encantador local con un jardín repleto de vegetación. ZELA es el lugar de la Pitiusa mayor al que todo el mundo quiere ir en estos meses.    

Eivaisla / ISTOCK

Una clase de beauty yoga

Sí, esa disciplina que no sólo ayuda a equilibrar el cuerpo y la mente sino que además propicia una mayor belleza. Esto es posible en la azotea del hotel Aguas de Ibiza, que durante el verano se convierte en la referencia wellness de la isla. Nada como empezar el día con una de estas lecciones que reúnen la magia del entorno, la sabiduría del instructor y el tipo de práctica que mejor se adapta a la persona en cuestión. Lecciones matinales con vistas al Mediterráneo, a las que se suma Revival by Clarins (el spa más grande de la isla), los desayunos detox y hasta el programa llamado 38º N- Reset your coordinates, que cuenta con nutricionistas, entrenadores personales, quiroprácticos… para lograr el bienestar más absoluto. Regresar de unas vacaciones con un puñado de años menos es un plan apetecible para todos.

Un atracón de compras

Porque a veces el shopping compulsivo sienta la mar de bien. En Ibiza, sobre todo, es una actividad inexcusable, puesto que la isla tiene en la moda Adlib su seña de identidad. Esta ropa, con su típico color blanco y sus tejidos de lino y algodón, resulta sumamente favorecedora. Por eso no hay que perderse los famosos mercadillos hippies, donde se pueden encontrar estas prendas, además de bisutería, artesanía, bolsos, artículos de cuero, música y un sinfín de cosas más. Lo más importante es que todo ha de ser diseñado y elaborado en los propios talleres de la isla, con lo cual es también un consumo responsable. El más conocido es el mercadillo de Las Dalias, ubicado en Sant Carles. Pero hay muchos otros como el de Sant Joan, que se celebra cada domingo en la plaza de este pueblo del norte; o el de Punta Arabí, muy visitado hasta el mes de octubre por su fantástico ambiente.

anandoart / ISTOCK

Una velada en TATEL

Ningún amante del glamour debería perderse este plan. Porque en este local, emplazado entre el Ushuaïa Beach Hotel y el Hard Rock Hotel, se da cita el ambiente nocturno más selecto. TATEL Ibiza (que tiene hermanos en Madrid y Miami) está llamado a subir (y mucho) la temperatura de la noche: una terraza en la misma arena de la playa D’Embossa, un espacio privado ideal para las fiestas VIP y música en directo con una ecléctica programación a cargo de reconocidos DJ’s. Pero lo mejor es la oferta gastronómica a la altura de su animación. Cocina tradicional española con guiños internacionales y respeto a una materia prima basada en productos del mar, arroces, sopas frías y ostras. Entre sus platos top, por ejemplo: la tortilla trufada, la milanesa con huevo poche, la ensalada de bacalao con naranja y cebolleta fresca, el ceviche de lubina salvaje o el arroz meloso con langosta ibicenca. Así, con el estómago contento, la noche se presenta más amable.

Una travesía en velero

No hay mejor manera de desconectar del asfalto y la fiesta que navegando en el mar cristalino de Ibiza. Existen para ello numerosas empresas que ofrecen esta aventura desde un par de horas en adelante. Excursiones que parten de la cala de Portinatx en un velero tripulado, desde el que acercarse a calas recónditas o descubrir rincones secretos o incluso acercarse a la isla de Formentera con sus aguas de un azul hipnótico. Un viaje sensorial para conectar con la naturaleza y vivir otra Ibiza diferente.