Los placeres de 48 sensacionales horas en A Coruña

A Coruña, en la costa noroeste gallega, ofrece mucho más que su afamado pulpo, que también. Playa, cultura, naturaleza, Patrimonio de la Humanidad, Patrimonio Histórico y con uno de los puertos legendarios más importantes del mundo, la convierten en el destino perfecto para una escapada en Abril.

Irene González
 | 
Foto: ManuelVelasco / ISTOCK

A Coruña, la ciudad española que da la bienvenida al océano Atlántico, respira cultura, sostenibilidad y un inalterable vínculo marítimo. Esta metrópoli costera es una emulsión entre innovación y Medievo, fusión que se puede observar desde el jardín de San Carlos. Y también, es la ciudad de la ciudad de cristal que se alza en una península que mira a las rías altas. Impactan sus galerías, sus edificios y su sabor marinero. Un paseo por su casco antiguo recorre la Plaza de María Pita, la Iglesia de Santiago, la de San Jorge, el convento de las Bárbaras, del XIV y la Colegiata de Santa María del Campo, hasta donde antaño se acercaban los marineros nada más amarrar, en señal de agradecimiento por haber desembarcado sanos y salvos.

Fuera del casco arranca su gran paseo marítimo de 16 kilómetros, uno de los más largos de Europa. Y bellísima su Ciudad Vieja, que conserva calles y plazas que hacen revivir la historia de la ciudad. A Coruña posee casonas nobles y enormes residencias como la de Rosalía de Castro y su marido Manuel Murguía, en la calle del Príncipe. Algo más allá, altiva sobre un cerro, la Torre de Hércules, que siempre ha sido fuente de mitos, leyendas y relatos que se han transmitido de generación en generación a lo largo de los siglos. Según una de las leyendas, Hércules persiguió al gigante Gerión hasta el Atlántico y, después de tres días y noches de lucha, lo venció. En el lugar de la lucha mandó construir un poblado, y la primera persona que hasta allí se acercó, fue una mujer que se llamaba Coruña. La Torre de Hércules es el único faro romano que sigue funcionando como tal, y es de tal valor, que en 2009 se declaró Monumento Patrimonio de la Humanidad. Curiosamente, desde 2008 está hermanada con la Estatua de la Libertad por los lazos de unión de estos monumentos a ambos lados del Atlántico. Aunque el origen de la Torre es desconocido, se sabe que fue reedificada por los romanos en el siglo II.

A los pies de la Torre de Hércules, y palpando la brisa y el aroma del mar, se encuentra un interesante parque escultórico de 47 hectáreas que cuenta con 15 esculturas. Puerta al océano Atlántico, dueña del faro romano más antiguo del mundo, cuajada de parques, playas y atalayas, A Coruña enamora en primavera. Sus tapas, y su cocina costera, a base de pulpo con pimentón y cachelos, mariscos, pescados, raxo, pimientos de padrón y, empanada, bien merecen 48 sensacionales horas en A Coruña, que, seguro saben a poco.