Pistas para esquiar en las montañas del este de Europa

Bulgaria, Rumanía, Chequia o Eslovenia ofrecen estaciones novedosas que comienzan a ganar adeptos entre los esquiadores. Pero primero hay que comprobar si vale la pena viajar hasta allí para esquiar.

Nuria Cortés

En los últimos años, nuevos destinos han engrosado el menú del esquí europeo, completando una oferta que, aunque amplia, a veces se encuentra demasiado condicionada por los elevados precios, las largas colas o la incertidumbre del estado de las pistas. Bulgaria, Rumania, República Checa o Eslovenia son algunos de los países de Europa del Este que comienzan a ganar adeptos entre los esquiadores que buscan nieve sin multitudes y sin tener que vaciarse el bolsillo. En general, las estaciones más destacadas son de tamaño medio y, aunque ofrezcan forfaits a precios generalmente más económicos que en nuestro país, es inevitable preguntarse cuánto supone todo el viaje.

La escapada puede ser, en algunos casos, más un complemento a un viaje cultural que un destino en sí mismo, como en Hungría (la estación de Galyateto se encuentra a 100 kilómetros de Budapest), Polonia (con Zakopane como uno de sus máximos exponentes) o Rumania, donde, por ejemplo, los 14 kilómetros de pistas de la estación de Poiana Brasov están próximos a atracciones turísticas como el castillo identifi cado con la mansión del conde Drácula de las películas.

Bulgaria es uno de los países de Europa del Este que más esfuerzos está poniendo para atraer a un público internacional deseoso de salirse de los circuitos habituales. Una muestra de ello es Bansko, a 150 kilómetros de la capital búlgara. Es la más nueva de las estaciones del país y los cientos de millones de euros invertidos en los últimos años, que han atraído incluso al grupo hotelero alemán Kempinski, han conseguido desplazar del foco de atención, por lo menos temporalmente, a las otras destacadas estaciones búlgaras, Borovets y Pamporovo. Para esta temporada, en la que se espera que más de 800.000 esquiadores se deslicen por sus 77 kilómetros de pistas, se han inaugurado una decena de hoteles de cuatro estrellas, además de estrenar cuatro telesillas de cuatro plazas y un telesquí. Pero, inversiones aparte, ¿qué ofrece Bansko? Situada a 2.580 metros de altitud, su temporada es la más larga de Bulgaria (desde diciembre hasta abril), las abundantes nevadas proporcionan espesores casi constantes de dos metros, su pista más extensa alcanza los 16 kilómetros de longitud, se puede disfrutar de un pase de seis días por 145 € y de unos precios en alojamiento y restaurantes tan ventajosos que el gasto diario, incluyendo el esquí, puede rondar los 40 €.

La República Checa también está inyectando dinero en algunas de sus 200 áreas dedicadas al deporte blanco, como en el resort Spindleruv Mlyn, el centro de deportes de invierno más importante del país, situado a 130 kilómetros de la capital, Praga. Con un forfait más que asequible (107 € en temporada media por seis días), ofrece un total de 100 kilómetros de pistas de esquí de fondo (especialidad muy cuidada en este país) con dos snowparks y 26 kilómetros de pistas alpinas, de las cuales el 85 por ciento puede ser cubierto de nieve artificial llegado el caso. Desde el año pasado, un solo forfait (6 días, 117 €) da acceso al dominio esquiable de Skiregion, que, situado en el límite occidental de las elevaciones de Krkonose, es el más extenso del país, con un total de 40,5 kilómetros de esquí alpino y 200 de esquí de fondo cubiertos por 6 telesillas y 36 telesquís.

Otros destinos con proyección son Eslovaquia (las pistas de Chopok son perfectas para el esquí avanzado, el freeride y el snowboard) y Eslovenia, cuyos seis principales resorts ofrecen buen esquí, un amplio abanico de actividades como el night tobogganing, nieve de una calidad igual que la de sus vecinos austriacos e italianos, alojamientos en hoteles con categoría de 3 y 4 estrellas con media pensión desde 47 € por noche y persona y forfaits tan ventajosos como el que da acceso a las principales estaciones del país (7 días, 127 €), entre las que se encuentra Kranska Gora, incluida en el circuito del Campeonato del Mundo de Slalom masculino y a tan sólo 40 minutos de la ciudad de Liubliana.

Guía de ofertas y vuelos para esquiar en el Este
En nuestro país, la presencia de las estaciones de esquí del Este de Europa en los catálogos es aún reducida, pero se pueden encontrar propuestas como las que ofrece la agencia de viajes Tourist Forum (www.touristforum.net), que incluyen vuelos, alojamiento, forfait de seis días y alquiler de coche durante la estancia completa en la estación elegida por un precio que oscila entre 500 y 800 € (por persona y basado en una reserva para cuatro), según la categoría del alojamiento y el régimen de pensión elegidos. Para quienes prefi eran organizar el viaje por su cuenta, las compañías aéreas Clickair (www.clickair.com), Wizzair (www.wizzair.com) y Air Bulgaria (www.bulgariair.com) ofrecen vuelos directos a Sofía desde Madrid, Barcelona y Valencia; Iberia (www.iberia.es), Tarom (www.tarom.ro), Blue Air (www.blueair-web.com), Clickair y Wizzair unen Madrid, Barcelona, Málaga y Valencia con Bucarest; Ryanair (www.ryanair.com) hace lo propio con Girona y Bratislava, e Iberia, Clickair, Czech Airlines (www.czechairlines.com) y Smartwings (www.smartwings.com) unen la capital checa con numerosas ciudades españolas.