Las pistas de esquí más divertidas en Navidad

En las grandes pistas de esquí de España está garantizada la diversión y la emoción. Las ciudades de invierno han preparado novedades. Este es un paseo desde los Pirineos hasta Sierra Nevada por las pistas donde está garantizada la adrenalina.

Carolina Oubernell
 | 
Foto: Oks_Mit / ISTOCK

1. Baqueira Beret

Baqueira

Un clásico irrenunciable en los Pirineos. Baqueira Beret es una de las estaciones más conocidas de España y año a año mejora sus instalaciones. La pista Marmòtes, en Beret, es una de las más divertidas gracias a sus novedosas instalaciones. Se accede a ella por el telesquí Fernández Ochoa y los telesillas Jesús Serra y La Reina. En ella la tentación más recurrente es sentir la adrenalina que genera un gran salto. Pero no hay temor: Hay tres partes adaptadas al nivel y la rapidez, velocidad y vacío que queramos sentir. A la caída de la tarde, terminado el deporte, aguarda la gran ciudad de invierno. 

2. Sierra Nevada 

IrinaSen / ISTOCK

La gran estación de esquí del sur de España mejora cada año y las últimas nevadas garantizan emociones fuertes estos días de Navidad. El ski cross es una práctica que garantiza la segregación de adrenalina: Varios esquiadores bajan a la vez y atraviesan peraltes, acentuadas curvas y terroríficos cambios de rasante. El primero que llegue a la meta gana. Se halla en la Loma de Dílar, en el parque Sulayr. Tiene una longitud de setecientos cincuenta metros y un desnivel de 155. Al final del día espera la animación de Pradollano, la gran ciudad de invierno de la Andalucía nevada.

3. Formigal

Oks_Mit / ISTOCK

Hay una modalidad de esquí denominada ski ratrack. Se practicar en la estación de Formigal, en el Pirineo oscense, y consiste en ascender arrastrado por una máquina quitanieves a pistas como Pipos, de dificultad media. Está incluido en el forfait del día y se accede al cable de la máquina desde el telesilla Espelunciecha, en el área de Portalet. La sensación es maravillosa porque los esquíes están en todo momento en contacto con la nieve. En el ascenso nos permite disfrutar del paisaje y el descenso es una delicia de emoción frente a los paisajes nevados del pico Anayet, por encima de los dos mil quinientos metros de altitud.

4. Andorra

Grandvalira

El Sunset Park Henrik Harlaut es el único snowpark abierto en los Pirineos a la caída de la noche. Su iluminación es sensacional y la emoción está más que garantizada gracias a las últimas instalaciones abiertas esta temporada. Se halla en Grau Roig, en las pistas de Grandvalira. Acceder a él es posible con el forfait del día y está equipado con saltos, cajones nuevos, barandillas, niveles y vacíos para principiantes, aficionados y verdaderos profesionales de las emociones fuertes.

5. Funpark 

Baqueira

Está en Baqueita Beret y es la gran atención de la temporada para los más pequeños. Animado por monstruos, flores gigantes, personajes de animación y animales reproducidos en grandes estructuras por las que es necesario pasar. Nada de velocidad. Lo importante es la animación y hallar el mayor número de muñecotes que la pista nos muestra en sus descensos.

Está situado en Beret, junto al telesilla Clot Der Os. Algunas de las animaciones son fáciles de encontrar, pero otras requieren mayor destreza porque se hallan escondidas en los bosques que flanquean las pistas.