"Pig Island": la polémica isla de los cerdos nadadores

¿Por qué ha dado tanto que hablar este punto de las Bahamas?

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: shalamov / ISTOCK

En el mar Caribe, un grupo de cientos de islas, cayos e islotes es una de las zonas más paradisíacas del planeta. Las Bahamas cuentan con todos los ingredientes para creernos inmersos en el edén: playas de arena blanca, palmeras y aguas cristalinas.

Vista aérea de Exuma | 2Mmedia / ISTOCK

A unas decenas de kilómetros de la capital de Bahamas, Nassau, se encuentra el distrito de Exuma, y formando parte de él, varias decenas de kilómetros hacia el sudeste, nos topamos con Big Mayor Cay, donde se da una de las atracciones turísticas más curiosas y, al mismo, más polémicas de todo el conjunto de islas: el fenómeno de los cerdos nadadores.

Un cayo muy poco convencional

El cayo Big Major es una porción de tierra deshabitada del distrito de Exuma que cuenta con una particularidad que le ha convertido en uno de los puntos más visitados de todas las islas Bahamas en los últimos años. Una superficie rodeada de aguas cristalinas del mar Caribe que no supera el kilómetro y medio de largo y algo menos en su parte más ancha, pudiéndose recorrer de punta a punta en muy poco tiempo, pero que se ha vuelto tremendamente conocido mundialmente en los últimos años.

Cerdos nadadores de Pig Island | Instants / ISTOCK

Este hecho se debe a una presencia en el cayo muy poco convencional para lo que podríamos esperar en un lugar así. En efecto, ante nuestra sorpresa, nos encontramos con una piara de cerdos silvestres de distintas edades y tamaños que habita este pequeño territorio desde hace tiempo junto con algunos ejemplares de gatos y cabras. Pequeños lechoncillos y ejemplares adultos de grandes dimensiones - como la entrañable Big Momma -, que comparten además un gusto inusitado por nadar entre las aguas en busca de comida.

A tal punto ha llegado la popularidad de estos animales y su extravagante comportamiento, que el cayo ha sido rebautizado coloquialmente como Beach Island o Pig Island.

El misterio de la aparición de los cerdos

Se ha especulado mucho sobre el origen de la presencia de estos animales en el cayo y varias de las historias se han convertido ya en un atractivo más que envuelve la experiencia de contemplarlos en este entorno. Quizás la más rocambolesca de todas ellas sea la que cuenta que los cerdos fueron dejados en el cayo por unos marineros para que se alimentaran libremente y crecieran, con el fin de contar con ellos como alimento a su regreso, si bien finalmente nunca volvieron a aparecer por el lugar y los animales pudieron sobrevivir ajenos al fatal destino que les esperaba.

Cerdos nadadores de Pig Island | shalamov / ISTOCK

Otra relaciona el origen de la piara con el rodaje en los años setenta de una de las películas de la saga de James Bond, mientras que otras teorías apuntan al naufragio de algún barco en el que serían transportados o que habrían arribado a este punto desde la vecina Staniel Cay. Incluso que todo forma parte de un plan turístico para promocionar las Bahamas como destino

Pero la que parece más probable de todas ellas es la que apunta al vecino cayo de Staniel, donde la población local de granjeros comenzó a criar estos animales en los años noventa. Al parecer, el fuerte olor que desprendían fue motivo de rechazo y de queja por una parte de la población que habitaba los puntos más próximos a las granjas, hasta que se decidió trasladar a una parte de ellos al cayo vecino para solucionar este problema, donde los vientos disiparían más fácilmente los olores. Para alimentarlos, sus dueños se acercaban en barcas hasta pisar tierra firme pero, con el tiempo, los cerdos aprendieron la rutina y salían nadando en busca de los botes apremiando su comida. Esta costumbre de los animales fue la que llamó poco a poco la atención de los turistas, quienes se veían atraídos por el insólito espectáculo y se acercaban a darles de comer o fotografiarlos.

Cerdos nadadores en Pig Island | Howard Chen / ISTOCK

Ya en los últimos años, la explosión de turistas que se acercan a la Beach Pig para contemplarlos y jugar con ellos ha sobrepasado todas las expectativas, creando situaciones muy incómodas para los animales - especialmente desde el auge de los selfis -, sirviendo en bandeja la polémica.

No obstante, recientemente las autoridades locales han tomado medidas y han prohibido alimentar a los cerdos, aunque continúa su interés por mantener esta rentable atracción turística en la zona, que se une a la visita en barco de lugares tan bellos y reputados como la gruta Thunderball, uno de los puntos más populares para bucear de las Bahamas, en el vecino cayo Staniel.