Persiguiendo a Harry Potter

20 lugares míticos donde buscarle. Los fans y seguidores de “Harry Potter” tienen una oportunidad única de revivir las andanzas del joven mago de Hogwarts y de disfrutar otra vez la atmósfera peculiar del mundo creado por la escritora J.K. Rowling si viajan a Londres y otros escenarios británicos de la saga en los próximos meses.

Javier Carrión
 | 
Foto: Javier Carrión

Coincidiendo con el 20 aniversario de la publicación del primer libro de la saga, Harry Potter y la Piedra Filosofal, la British Library ha organizado una asombrosa exposición sobre la autora y los personajes que deleitaron a jóvenes y no tan jóvenes de todo el mundo en siete libros y ocho películas. Una muestra única que puede ir acompañada de un viaje por el Reino Unido para buscar y recordar al niño-mago que triunfó con sus gafas redondeadas y su varita mágica. Estas son veinte sugerencias para el tour de Harry Potter por suelo británico.

1. El andén 9 3/4 de King's Cross
Solo tienes que hacer un poco de cola en la estación de King's Cross y ponerte una bufanda para intentar atravesar el andén por el mismo lugar que lo hicieron Harry, Ron y Hermione en la primera película de la saga. Mientras lo disfrutas, te harán una foto de recuerdo. El punto de encuentro se sitúa en la entrada de los andenes 9 y 11 de la popular estación londinense.

2.  La tienda oficial de “Harry Potter”
Sin moverte de la estación de King's Cross podrás adquirir todo el material del mago que cualquier fan desea. Varitas, giratiempos, copas de los tres magos, sudaderas escolares con los colores de Hogwarts, togas, llaveros, juegos de mesa, tazas y muñecos como la lechuza mascota de Harry, entre decenas de souvenirs para todos los gustos.

3. La estación de St. Pancras Internacional
Entra en la actual terminal de los servicios de Eurostar hacia el continente europeo, como aparece en el filme Harry Potter y la Cámara de los Secretos, y, si puedes, alójate en el Hotel St. Pancras Renaissance, que forma parte de la estación. Un cinco estrellas con fachada neoclásica y un bar seductor que ofrece excelentes cócteles como el Elixir del amor: una sugerente combinación de amaretto, chambord, vodka y zumo de limón.

Javier Carrión

4. “Harry Potter: Una Historia de la Magia”
Este es el nombre de la exposición que organiza la British Library de Londres hasta el 28 de febrero. Una ocasión única para admirar una selección de libros, ilustraciones, objetos mágicos y dibujos originales de J.K. Rowling extraídos del archivo personal de la escritora, y de paso, si te apetece, elaborar tu propia pócima, conocer tu suerte en el presente y en el futuro con la ayuda de unas cartas mágicas, escuchar los sonidos estruendosos de las criaturas fantásticas o apuntarte a las experiencias interactivas relacionadas con las diferentes asignaturas impartidas en la Escuela de Magia y Hechicería de Hogwarts. Entradas: 16 libras (adultos) y 8 libras (niños de 5 a 17 años).

 5. MinaLima, una galería para soñar
Los brasileños Eduardo Lima y Miraphora Mina trabajaron como diseñadores gráficos de los filmes de Harry Potter desde 2002. Crearon su propio estudio siete años después y ahora proponen en el Soho una galería-museo para mostrar y vender sus creaciones. No os perdáis las cartas con el sello de Hogwarts que irrumpen desde la chimenea hasta los carteles de Se busca al indeseable número uno, Harry Potter. En el 26 de Greek Street.

Javier Carrión

6. El mágico Tour de la Warner Bros
Sigue los pasos de los estudiantes de Hogwarts mientras caminas por escenarios originales de los filmes como el Callejón Diagon, el Gran Comedor o el tren de vapor Expreso de Hogwarts en un auténtico making-of cinematográfico. Puedes admirar también de cerca las piezas de vestuario y atrezzo y descubrir la magia necesaria para crear los alucinantes efectos especiales y animatrónicos. Y para rematar el tour súbete a una escoba mágica y vuela por Hogwarts, Londres y el viaducto de Glenfinnan con la misma habilidad de Harry en los partidos de quidditch. Al final del viaje tendrás un vídeo de tres minutos para no olvidar jamás. Mayores de 16 años, 39 libras, y niños entre 5 y 15 años, 31 libras.

7. “Harry”, “Ron” y “Hermione” en Piccadilly
Una de las escenas más recordadas de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte fue filmada en Piccadilly Circus, cuando Harry, Hermione y Ron corren por el West End de Londres y se teletransportan hasta este popular emplazamiento que preside la estatua de Eros, en el corazón de la capital británica. La plaza es la más animada de la ciudad y un punto de encuentro de turistas y londinenses para acudir a tiendas, bares, restaurantes y teatros de la zona.

 8. El Puente del Milenio
Harry Potter y el Misterio del Príncipe arranca con una secuencia dramática de la destrucción del famoso Millennium Bridge de Londres. Un puente peatonal colgante de acero, diseñado por Norman Foster, que atraviesa el río Támesis uniendo Bankside con la City y ofreciendo vistas espectaculares de la catedral de San Pablo, el templo de la boda de los Príncipes Carlos y Diana de Gales en 1981.

Javier Carrión

9. El Gran Comedor y la Escalera de Christ Church
A menos de una hora en tren desde la estación de Paddington en Londres se encuentra Oxford, otro escenario clave en los filmes de Harry Potter. El Gran Comedor de Hogwarts se inspiró en el salón de Christ Church, el más importante college de la ciudad, por el que han pasado trece primeros ministros, como Margaret Thatcher, Tony Blair, James Cameron o la actual inquilina del 10 de Downing Street, Theresa May. Durante el rodaje de los filmes nunca se utilizó este salón, indicado para los estudiantes universitarios como lugar de comidas y cenas, pero sí su bella escalera principal.

 10. Una obra maestra del gótico inglés
Construida en 1488 como escuela de teología en Oxford, la Divinity School es una obra maestra de la arquitectura gótica inglesa y cuenta con 455 escudos de armas que conmemoran a benefactores y personas relacionadas con el edificio. La considerada sala de enseñanza más antigua que sigue en pie y la primera sala de exámenes de la Universidad se convirtió en la enfermería de Hogwarts para la película Harry Potter y la Piedra Filosofal.

11. Una biblioteca prohibida para las fotos
En el piso superior del mismo edificio de la Divinity School se encuentra la Duke Humfrey's Library, el salón de lectura más antiguo de la Bodleian Library, transformada en la propia biblioteca de Hogwarts, aunque conviene avisar que no se pueden tomar fotografías durante sus reducidas visitas al ser una sala de estudio.

Javier Carrión

12. El claustro del New College en Oxford
Pese a su nombre, es uno de los colegios universitarios más antiguos de la ciudad. El coro de voces anglicanas que actúa en su capilla ha alcanzado un gran prestigio en todo el mundo, pero no apareció en los filmes de Harry Potter. Los productores solo utilizaron su bello claustro en Harry Potter y el Cáliz de Fuego.
new.ox.ac.uk

13. Las manos de J.K. Rowling
Cuatro horas de viaje en tren dura el trayecto entre las estaciones de King's Cross y Edimburgo. J.K. Rowling es una de las residentes de la capital escocesa, aunque no vive todo el año en esta ciudad. Lo que sí puedes ver en el suelo exterior del edificio del Edinburgh City Chambers son sus manos de oro que fueron capaces de ilusionar a tantos niños y mayores en el mundo. Se sitúan en la Royal Mile, la arteria histórica de Edimburgo, y quedaron inmortalizadas en 2008 junto a las de otras personalidades relevantes de la capital escocesa.

14. La Casa del Elefante
Una libra esterlina tendrás que pagar si quieres observar los graffitis que han dejado los seguidores de Harry Potter en los baños de este café situado en el 21 de George IV Bridge en Edimburgo. J.K. Rowling lo frecuentaba porque desde su mesa en el fondo, junto a la ventana, gozaba de una magnífica vista del castillo de la capital escocesa y del cementerio de Greyfriars y podía dejar su mente volar imaginando las fantásticas aventuras del mago en Hogwarts que luego pasaba al papel.

Javier Carrión

15. Comida fresca y sana en Spoon
Una placa exterior en el 6a de Nicolson Street de Edimburgo recuerda que fue este otro de los cafés donde se inspiró la autora de Harry Potter. Ahora es un local muy recomendable para tomar almuerzos ligeros a base de sándwiches, ensaladas, pasteles caseros y un excelente café. spoonedinburgh.co.uk

16. La suite 552 del Hotel The Balmoral
El 11 de enero de 2007, J.K.Rowling acabó de escribir Harry Potter y las Reliquias de la Muerte y lo culminó en este hotel de cinco estrellas de Edimburgo, inaugurado en 1902. Los modestos cafés de Oporto y Edimburgo habían pasado a la historia y la autora se había convertido en una estrella de la literatura mundial gracias al fenómeno Harry Potter. Hoy los seguidores de la saga pueden dormir en esta lujosa suite, pero conviene saber que su precio supera las mil libras por noche. balmoral-edinburgh.edinburgh-hotel.org

17. La enigmática tumba de “Voldemort”
Se halla en el cementerio de Greyfriars, muy popular por la historia de Bobby, un perrito que permaneció doce años junto a la tumba de su amo y que tiene su estatua y su sepultura a la entrada del lugar. También se conoce a Greyfriars porque inspiró a J.K. Rowling la lúgubre escena del cementerio de Harry Potter y el Cáliz de Fuego en la que Voldemort recupera su forma física y se bate en duelo con Harry. En este camposanto existe una lápida dedicada a un padre y un hijo llamados Thomas Riddle. Para los fans de la serie representa la tumba de Voldemort, pues en su forma humana era Tom Marvolo Riddle.

18. El Jacobite Steam Train
El tren jacobita es un auténtico ferrocarril de vapor antiguo que ofrece uno de los viajes en tren más encantadores del mundo. En el trayecto puedes divisar paisajes increíbles y algunos escenarios de películas tan famosas como Rob Roy o Braveheart, aunque su popularidad ha crecido como la espuma a raíz de los rodajes de Harry Potter, donde los niños suben a este tren para ir Hogwarts, la Escuela de Magia, en Harry Potter y la Cámara de los Secretos. Este viaje de 135 kilómetros te acerca a las Tierras Altas de Escocia, aunque si dispones de poco tiempo puedes optar por realizar solo el trayecto desde Fort William a Glenfinnan. El billete estándar del tren cuesta 35 libras y el de primera clase, 59 libras.

Javier Carrión

19 El viaducto de Glenfinnan
Este viaducto fue construido entre los años 1897 y 1901 por el ingeniero Robert McAlpine con unas medidas espectaculares para su tiempo: 380 metros de longitud, 30 de altura sobre el lago Shiel y  21 arcos. Este lugar representa el punto culminante del viaje entre Fort William y Mallaig con el tren de vapor jacobita, operativo desde mayo a octubre, al ser un convoy exclusivamente turístico. En este lugar se erige una torre levantada en 1815 para honrar a los hombres que lucharon y murieron por la causa jacobita. El viaducto aparece en la película Harry Potter y la Cámara Secreta.
nts.org.uk

20. Ben Nevis, el techo escocés
Por último, una excursión para apreciar las bellezas naturales de Glencoe y Ben Nevis (1.345 m). Viaja hasta Aonach Mor, la octava montaña más alta de Gran Bretaña, en el teleférico Nevis Range Gondola y contempla las grandiosas vistas de las Tierras Altas de Escocia, incluyendo Great Glen, Ben Nevis y sus alrededores. En un día despejado, esta vista espectacular puede extenderse hasta las Islas Hébridas. El viaje dura aproximadamente 12-15 minutos en cada sentido. La cascada más famosa de Ben Nevis, Steal Falls, se utilizó en el rodaje de la escena de la batalla de Harry Potter con un dragón en el Torneo de los Tres Magos, en Harry Potter y el Cáliz de Fuego.
nevisrange.co.uk