Patrimonio Mundial de Puebla

Jaime González de Castrejón

En Puebla, la ciudad que rivalizó con México, encontraremos, junto al esplendoroso triunfo del barroco, numerosos superlativos. Como las torres catedralicias más altas del continente -casi 74 metros de severo estilo herreriano-; una capilla -del Rosario- considerada como la joya del barroco del siglo XVII mexicano; la única biblioteca antigua de América que conserva edificio, estanterías, mobiliario y acervo originales; y el mayor número de monumentos históricos de América, concretamente 2.619 repartidos en las 391 manzanas coloniales que ocupan los casi siete kilómetros cuadrados de su Centro Histórico, declarado Patrimonio Mundial de la Unesco en 1987. Cualquier paseo por el centro debería iniciarse o desembocar en su corazón espiritual y social, el Zócalo.