Paseo por las montañas de Heidi

La niña más famosa de la literatura suiza cuenta con su propio sendero en los alrededores de Bergün, en el parque natural de Ela, al este de Suiza.

Sara Acosta Díaz
 | 
Foto: ISTOCK

Fue en el cantón de los Grisones y de la mano de Johanna Spyri donde nació Heidi en 1880. Famosa mundialmente por la serie japonesa de anime, pocos son los que no recuerdan con nostalgia y cariño la historia de esa niña enamorada de los Alpes, a sus amigos Pedro y Clara y a su abuelo y la señorita Rottenmeier.

Lo que muchos desconocen es que los Alpes de Heidi se pueden recorrer a través de un sendero circular de 11 kilómetros de longitud que nace y finaliza en Stuls, cerca de la comuna de Bergün /Bravuogn. Para llegar desde Zúrich la mejor opción es coger el tren hasta Chur y desde aquí a Bergün. El tren hará el mismo recorrido que hace el idílico Glaciar Express donde los paisajes panorámicos no dejarán al pasajero que se despiste ni un instante.

Una vez en Bergün hay que saber que es una pequeña comuna de apenas 400 habitantes a 1400 metros de altura con casas que se remontan al siglo XVI. Éstas se caracterizan por los adornos de su fachadas, realizados con una técnica denominada esgrafiado típica del renacimiento italiano y que importaron pasteleros y mercenarios suizos que emigraron a España, Italia, Alemania y Rusia, sobre todo. De esta época también data la tradición de decorar las fachadas con dos rejas de forja y la construcción de las casas en piedra, que hasta entonces eran de madera.

El edificio que más llama la atención de Bergün es su torre. La más alta de la comuna y en mitad de su plaza, fue construida como torre de protección y un símbolo de poder de los señores feudales. Es de esta época de cuando data su parte central mientras que la parte superior fue construida en el siglo XVII. Tampoco hay que dejar de visitar la pequeña iglesia de Bergün. Con 800 años de antigüedad fue construida en confesión católica y reconvertida al protestantismo en el siglo XVI. Su interior está decorado con un bello mural en el techo de la Edad Media y con frescos en las paredes del siglo XVI. Estos estuvieron bajo una capa de cal durante 300 años, capa que los protegió y gracias a la que ahora lucen casi perfectos.

Con una historia más corta pero no menos interesante, el hotel Kurhausde Bergün es un bello edificio art nouveau abierto al público en 1906 como hotel de salud que ha pasado muchas vicisitudes -como un incendio- a lo largo de su historia. Tras una intensa reforma en la que se han recuperado los elementos decorativos del siglo XX, hoy sigue funcionando como hotel y ofrece unas preciosas vistas de su cúpula; además en su restaurante se sirve exquisita comida tradicional suiza con toques modernos que hará las delicias de todos los paladares.

Una vez reconocido Bergün es hora de conocer sus alrededores. Desde su estación de tren, en la que se encuentra el Museo del Ferrocarril más grande del cantón de los Grisones y el único de Suiza dedicado en exclusiva al tren, son habituales las rutas de entre 1 y 8 horas por parque natural de Ela, el más grande de toda Suiza. Pero esa comuna también sirve de campo base para realizar otras rutas más largas de varios días en los que se pernocta en refugios de montaña, como la llamada Kesch Trek que ofrece conocer a fondo las montañas Graubünden durante cuatro días.

Un indispensable este año es el Heidi Trail. Con la película a punto de estrenarse en todas las pantallas españolas el 26 de agosto, se inauguró el pasado 1 de julio la nueva señalización de este sendero que lleva hasta la casa del abuelo de Heidi en medio de los Alpes suizos. Este camino de 11 kilómetros de longitud es circular y está estimado que se tarde unas 5 horas en recorrerlo por completo.

Así, con paneles informativos en inglés y alemán en los que se muestran las localizaciones y otras información de la nueva película de Heidi, este recorrido nace y muere en Stuls, unos kilómetros más arriba de Latsch, el pueblo al que bajaba Heidi de las montañas. En medio del trayecto y tras haber andado unas 2 horas y media aparece la casa del abuelo, una casa típica de madera y piedra que data de 1920 y que ha sido reformada en 1951 y 2015. Aunque es privada y no se puede entrar en su interior, su exterior ofrece una agradable parada en el camino de regreso entre amplias praderas y densos bosques de pinos con los altos picos de los Alpes siempre de fondo.

Apto para todos, niños incluidos, desde Bergün hasta Stuls se puede llegar en el mini bus Mountain Trail (Tlf. 0041 796802338). Éste pasa dos veces al día pero se puede reservar por teléfono y acordar la hora de recogida. Este mini bus tiene un precio de 3,40 francos solo ida y 6,30 ida y vuelta.