Paseo de invierno por los pueblos más bellos del sur de Badajoz

Historia, tradiciones, artesanía, además de un enorme tesoro cultural y gastronómico. Así es la comarca al sur de Badajoz. ¿Lo mejor? Sus encantadores pueblos blancos, frontera frente a Portugal y Andalucía.

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: Fregenal de la Sierra

El sur de Extremadura es el mayor bosque de encinas del mundo. Salvatierra de los Barros es un buen comienzo, en especial para los amantes de la artesanía. Posee un museo dedicado a la alfarería. La cerámica de esta población tiene de particular el empleo de cantos rodados humedecidos para llevar a cabo dos tareas: listar y adornar.

Salvatierra de los Barros

No está lejos Jerez de los Caballeros, declarado conjunto histórico artístico desde 1966. Su alcázar es un elemento distintivo de la ciudad, desde cuyas murallas se aprecian bellísimos paisajes de la comarca.

Allí mismo se halla la iglesia de Santa María de la Encarnación, de planta rectangular y con estructura de tres naves. Jerez de los Caballeros cuenta además con otras joyas patrimoniales como sus torres barrocas, siendo la mejor de todas la de la iglesia de San Bartolomé.

Jerez de los Caballeros

El sur de Badajoz posee ciudades populosas como Fregenal de la Sierra, cuyo castillo es uno de los monumentos más importantes de la región. En un hermoso paraje al sur se encuentra la Virgen de los Remedios, patrona de los gitanos, a cuya romería acuden desde todos los lugares. También es de reconocido prestigio el Festival Folklórico Internacional de la Sierra, celebrado en agosto y declarado de interés turístico.

Fregenal de la Sierra

Tentudía es una legendaria zona de frontera, con un clima de montaña más lluvioso que la media extremeña, por lo que la vegetación está dominada por el bosque mediterráneo donde se cría el cerdo ibérico, pilar de su economía.

Segura de León

Bodonal de la Sierra conserva interesantes muestras de la arquitectura popular y restos de un puente medieval. Entre sus monumentos destaca la iglesia parroquial de San Blas, del siglo XV. A Segura de León le han dado fama su tesoro –hoy expuesto en el museo arqueológico provincial- y su singular castillo, cabecera de la Encomienda Mayor de León y residencia de los comendadores de la orden.

Fuente de Cantos

Por último, Fuente de Cantos es el pueblo natal de Francisco de Zurbarán. Aquí se encuentra su casa museo, en la que se recrean distintas escenas que inspiraron la obra del artista barroco. En el albergue del convento de los Frailes se instaló un centro de interpretación que ilustra la vida y obra del genio. En la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Granada, del siglo XV, se encuentra uno de los mejores retablos del barroco tardío de Extremadura.