Un paseo por Castro, el primer barrio que luchó por los derechos LGTBI

Atractivo, pintoresco y un referente para lesbianas, gays, bisexuales y transexuales de todo el mundo. Te contamos cómo Castro, en San Francisco, se convirtió en el primer barrio LGTBI del mundo.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: xavierarnau / ISTOCK

Castro es un vecindario situado en Eureka Valley, en San Franciso. Es pintoresco, visualmente atractivo y una joya que merece ser visitada en la ciudad. Pero no solo por su belleza, sino porque Castro fue, probablemente, el primer barrio LGTBI del mundo.

Tal es así, que tras transformarse en un barrio de clase trabajadora durante las décadas de 1960 y 1970, sigue siendo uno de los símbolos más prominentes del activismo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en todo el mundo.

Castro, San Francisco | xavierarnau / ISTOCK

Así empezó todo

Su andadura como meca del colectivo LGTBI comenzó a finales de la década de 1960 con el conocido como ‘Verano del amor’, en el distrito vecino de Haight-Ashbury, que está separado por una gran montaña coronada por Buena Vista Park del distrito de Castro.

Los movimientos hippies y de amor libre habían fomentado la vida comunitaria y las ideas de una sociedad libre, incluida la vivienda de grandes grupos de personas en comunas hippies. Fue en esta época y en este lugar en el que la androginia se hizo popular en la zona. Este verano del amor, en 1967, trajo a decenas de miles de jóvenes de clase media de todo Estados Unidos a Haight.

Castro, San Francisco | stefanopolitimarkovina / ISTOCK

Pero este barrio no tardaría en volverse violento, y fue entonces cuando vivió su propio éxodo, en el que los individuos y colectivos empezaron a ver a Castro como un oasis al otro lado de la montaña.

Te puede interesar: El mapa de los países ‘gay friendly’… y los más peligrosos para el colectivo LGTBI

Fue así como la comunidad LGTBI empezó a crear un centro urbano exclusivo y de moda en el distrito de Castro en la década de 1970. Las grandes casas victorianas de la zona tenían los alquileres muy bajos y la compra era muy barata, siendo el gérmen para que muchas personas del colectivo LGTBI empezaran a mudarse al barrio de Castro.

Castro, San Francisco | xavierarnau / ISTOCK

En 1973, Harvey Milk, que se convirtió en el residente más famoso del vecindario, abrió una tienda de cámaras, llamada Castro Cámaras, y comenzó su participación política como activista gay, contribuyendo enormemente a la noción de Castro como un destino LGTBI.

Fue ese mismo año cuando empezó a popularizarse en la zona el llamado “Clon de Castro”, un modo de vestir caracterizado por los jeans ajustados, botas de combate negras y una camisa de franela a cuadros rojos. Todo ello acompañado por una barba completa y frondosa, que empezó a popularizarse entre los gays del distrito.

Castro, San Francisco | xavierarnau / ISTOCK

El barrio, definitivamente, se había convertido en un oasis que vio su auge en la vida nocturna. Fue así como empezaron a popularizarse discotecas como Corner Grocery, Toad Hall, Pendulum, Twin Peaks o el Elephant Walks.

Pero la zona se vio muy afectada por la crisis que provocó el VIH en la década de 1980. Fue en este momento, tras tantas muertes, en el que se empezaron a tomar unas medidas que empezaron por iniciativas destinadas a prevenir su propagación: en sus calles era habitual ver carteles que promovían el sexo seguro y las pruebas del VIH.

JasonDoiy / ISTOCK

Castro en la actualidad

En la actualidad, Castro sigue siendo una meca gay repleta de lugares históricos, bares y discotecas. Uno de los lugares imprescindibles es, sin duda, el Rainbow Honor Walk, un paseo con 20 placas de bronce colocadas en las aceras en honor a los héroes y heroínas que fueron primordiales en la lucha por los derechos LGTBI.

VitalyEdush / ISTOCK

Otro de los lugares de especial interés es el Queer Smithsonian, el primer museo independiente a gran escala sobre la comunidad LGTBI de Estados Unidos y que se ubica en el corazón del distrito de Castro. Aquí podemos ver exhibiciones con documentos, fotografías, arte y grabaciones audiovisuales que abarcan un siglo de la historia queer.

Aquí es donde se encuentra la Sociedad Histórica LGTBI, reconocida internacionalmente como líder en el campo de la historia pública de este colectivo y que posee una de las colecciones más grandes del mundo de material histórico sobre lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

Dolores Park, San Francisco | Aurore Kervoern / ISTOCK

No podemos olvidarnos de Dolores Park, ubicado en las inmediaciones de Castro. Este parque con exuberantes céspedes a la sombra de altas palmeras, un campo de futbol, seis canchas de tenis y un área de juegos es conocido por albergar festivales, actuaciones y eventos culturales extravagantes.

Dos bares LGTBI esenciales en Castro

EL MIRADOR

3600, 16th Street

Ningún recorrido por los bares LGTBI de San Francisco estaría completo sin una visita a ‘The Lookout’ (El Mirador). La mayoría de las noches, este lugar en el piso de arriba del distrito de Castro está lleno hasta los topes. Pero es en los días soleados cuando ‘El Mirador’ se convierte en el lugar ideal para visitar. Su gran terraza al aire libre es perfecta para tomar un Bloody Mary mientras se disfruta de sus impresionantes vistas.

QBAR

456, Castro Street

Situado en el centro de la vida nocturna de LGTBI de San Francisco es el lugar que cuenta con una de las más extensas listas de eventos para el colectivo durante todo el año. Los miércoles, por ejemplo, se puede disfrutar del espectáculo ¡Juanita More! Body Call. O los martes, que puedes alucinar con 13 Licks, un espectáculo idóneo para lesbianas. Pero no hace falta que haya una noche especial… el patio delantero ofrece una excelente vista de la escena de Castro.