Parc Samà: un paseo por la memoria en plena Costa Daurada

Muy cerca de las cálidas playas de la Costa Daurada emerge este oasis que es a la vez un jardín romántico y un homenaje al legado colonial de los indianos.

Viajar para Costa Daurada
 | 
Foto: @montserratrigal

Cruzar las puertas del Parc Samà es iniciar un viaje en el tiempo y en el espacio. En la comarca del Baix Camp y a escasos kilómetros de la costa, Salvador Samà i Torrents, Marqués de Marianao, le encargó a Josep Fontserè i Mestres (autor también el Parque de la Ciudadella de Barcelona) que le construyera su residencia de descanso. Y, en 1881 se levantó, en medio de un paisaje de olivos, viñedos y almendros entre Cambrils y Montbrió, un edén de fantasía.

En homenaje a sus antepasados, que cruzaron el Atlántico para hacer las Américas, quiso el marqués reproducir el ambiente exótico de la Cuba colonial, la isla en la que se establecieron e hicieron fortuna. Interesado por los movimientos artísticos y hombre cosmopolita, no solo recuperó en este recinto de ocio el sabor de la vida en las colonias, sino que lo aunó en un magnífico ejemplo de armonía y desorden con el estilo romántico y el modernismo catalán que imperaban en esa época. Como escribió un poeta de la época, Parc Samà es “un paraíso en la Tierra”. Un lugar paradisíaco a nuestro alcance, viajando al corazón de la Costa Daurada.

El lago artificial es uno de los atractivos de Parc Samà. | @rafael lopez-monné / DNA

El parque ofrece ahora su atractivo a los visitantes en un recorrido que se extiende a lo largo de 14 hectáreas de naturaleza, misterio y sorpresas de las que puede disfrutar toda la familia. Jardines habitados por plantas de especies exóticas y aves tropicales o la majestuosa Casa-Palacio de estilo colonial flanqueada por el lago artificial, el canal y la cascada son solo algunos de sus mayores atractivos. Pero durante el recorrido, rincones y elementos soprendentes aparecen aquí y allá y atrapan a los visitantes: esculturas, grutas, pasarelas, fuentes, miradores y nuevos espacios recientemente recuperados, como las antiguas bodegas que han sido reconvertidas en un espacio de degustación, o el laberinto de los indianos que esconde un juego pistas a través de las que el visitante podrá conocer el legad cultural de los indianos y su influencia en la música, el cine y la arquitectura.

Programar una excursión con los niños a Parc Samà garantiza una jornada de aventuras y diversión apta para todas las edades ya que dispone de recorridos accesibles para carritos de bebé y un área de juegos infantiles. Además los visitantes pueden llevar su comida y buscar el mejor sitio para organizar su propio picnic en plena naturaleza.

La Casa-Palacio mezcla elementos medivales, barrocos y rococó. | @rafael lopez-monné / DNA

Parc Samà está abierto durante todo el año y se puede llegar en transporte público (autobús línea Reus-Cambrils) o en coche particular, ya que dispone de una amplia zona de aparcamiento gratuito. Para más información: www.parcsama.es