Palencia se escribe con «R»: el viaje que nunca esperarías

Descubre los tesoros de fama mundial de la desconocida provincia castellana

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: tichr / ISTOCK

Sí, Palencia se escribe con «R». «R» de Roma y de Románico. Una provincia donde este par de palabras se escriben con mayúscula y letras de oro. Te mostramos aquí alguno de los incontables ejemplos del admirable románico palentino en una ruta que acaba en la Villa Romana La Olmeda, considerada como uno de los más grandes descubrimientos arqueológicos mundiales.

JackF / ISTOCK

Un patrimonio excepcional muy poco conocido

La maravillosa catedral de San Antolín de Palencia, esa «bella desconocida» que en los últimos años ha pasado a ser «la bella reconocida», es un fiel reflejo de la realidad de la provincia palentina; un territorio que, poco a poco, va revelando la belleza y la importancia de su rico patrimonio histórico-artístico y natural.

herraez / ISTOCK

Parte de ese patrimonio conlleva, además, un valor excepcional que pone de relieve el acervo cultural de los incontables pueblos asentados en estas tierras, en los que las palabras Roma y Románico representan para muchos de ellos el alma mater de los encantos que atraen a los viajeros que se dejan seducir por estas comarcas castellanas.  El caso particular del románico simboliza su máximo exponente, pues es la provincia de Palencia la que acoge el mayor número de construcciones de este estilo de todo el mundo.  Son muchos los ejemplos de iglesias, ermitas, monasterios… que merecen ser destacados, pero hemos elegido aquí una pequeña selección que va desde el sur hacia el norte de la provincia hasta detenernos en la localidad de Carrión de los Condes, uno de los lugares de mayor importancia del románico palentino, junto con Aguilar de Campoo.

siur / ISTOCK

Comienza nuestro particular recorrido por Villamuriel de Cerrato, situado a escasos kilómetros al sur de la capital, junto al curso del río Carrión.  Al acercase a Villamuriel desde sus alrededores, una figura de piedra sobresale por encima de los tejados de las casas que forman el núcleo de la población. Se trata de la torre de la Iglesia de Santa María la Mayor, un imponente templo románico en el que se manifiestan de manera notable los primeros pasos del gótico más primitivo. Construida en la transición de los siglos XII al XIII, ha tenido la suerte de sufrir muy pocas modificaciones desde su origen, lo que la convierte en un noble y majestuoso testigo de aquella época.

tichr / ISTOCK

Sobrepasando ya la ciudad de Palencia y en dirección norte, a algo más de 30 kilómetros se encuentra Frómista, uno de los principales puntos del Camino de Santiago a su paso por la provincia, que la atraviesa de este a oeste. En ella se levanta la Iglesia de San Martín de Tours, del siglo XI, que constituye uno de los mejores ejemplos del arte románico europeo por la perfección de sus formas y por el magnífico estado de conservación e integridad de su construcción. Una cita ineludible antes de continuar por el corto trayecto que separa esta localidad de nuestra siguiente parada: Villarcázar de Sirga. 

Cro Magnon / ALAMY

Partiendo desde Frómista en dirección a Carrión de los Condes y siguiendo el trazado descrito por el Camino de Santiago, atravesamos tres pequeñas localidades emblemáticas del típico paisaje de la comarca de Tierra de Campos: Población de Campos, Revenga de Campos y Villarmentero de Campos, paradas de paz y sosiego para muchos peregrinos que atraviesan estos parajes en su travesía.

Tras ellos, Villarcázar de Sirga, en la que un alto en el recorrido nos permitirá contemplar otro de los mejores ejemplos del románico de la zona, la Iglesia de Santa María la Blanca. Ya Alfonso X el Sabio se inspiró en este templo para componer varias de sus Cantigas de Santa María, pues era en la época un importante centro religioso del Camino de Santiago. Su espléndida portada de acceso, en la parte meridional, los frisos y los sepulcros del interior, hacen gala de ese pasado glorioso e invitan a descubrirlo.

villalcazardesigra.es

Dejando atrás Villarcázar de Sirga, la siguiente y última parada de nuestra ruta es Carrión de los Condes, uno de los lugares de mayor riqueza histórico-artística de la ruta jacobea y estandarte del mejor románico, con la Iglesia de Santiago a la cabeza, una de las obras cumbre de este estilo en la península. 

Junto a ella, destaca a su vez la Iglesia de Santa María del Camino, en clara alusión al itinerario religioso, con su portada y frisos muy elaborados. Ejemplos a los que se unen otros tantos diseminados por el casco viejo y que suponen un interesante paseo por las calles de esta histórica población.

Bepsimage / ISTOCK

Uno de los mayores descubrimientos arqueológicos en la Edad Moderna

Dejando el románico a un lado, Roma nos espera, y partimos más al norte hacia el municipio de Pedrosa de la Vega para encontrarnos con la fastuosa Villa Romana La Olmeda. Son muchas las poblaciones palentinas que han puesto al descubierto su pasado romano y que atesoran gran cantidad de vestigios de aquella época, pero es gracias a las villas romanas de las zonas rurales que esta provincia ha alcanzado una fama universal.

La Olmeda

La Villa Romana La Tejada, próxima a Carrión de los Condes, es una grandiosa muestra de esta importancia, pero es en la Villa Romana La Olmeda donde ha alcanzado sus más altas cotas. El tamaño, la excelente conservación y la magnificencia de las estancias con sus increíbles mosaicos, han hecho que sea considerada como uno de los mayores descubrimientos de la arqueología mundial moderna.

Un broche de oro para disfrutar de un extraordinario pasado unido a Roma y al Románico en la provincia de Palencia.