Ouarzazate, ciudad de cine

El nombre de Ouarzazate se cree que significa "sin ruido", "sin confusión", en la lengua bereber. Un remanso de paz, dormido bajo la protección del Alto Atlas y bendecido por la cercana presencia del Valle del Draa, los oasis y su palmeral. Pero, ¿quién conoce este paraíso? Los turistas viajan a Marrakech, a Fez, a Casablanca, a las playas de Essaouira... A Ouarzazate, no. Ouarzazate continúa sin ruido, llevando la misma vida que ha llevado durante siglos. Con una sola excepción: la atracción que han ejercido esta ciudad y sus maravillosos parajes próximos en el mundo del cine.

Desde Lumière hasta Ridley Scott, desde Lawrence de Arabia hasta El cielo protector. Se puede decir que en Ouarzazate un día cualquiera hay más cámaras de cine que de fotografía. Es una ciudad que cautiva las miradas más exigentes, las más exquisitas. Un mundo singular: próximo en el mapa y extraordinariamente lejano, remoto, en el tiempo.