Otros tipos de turismo

Torremolinos se suma a la oferta de turismo alternativo, convirtiéndose en un lugar idóneo para quienes buscan algo más que un destino de costa.

Enrique Sancho

Aunque, evidentemente, el turismo de descanso, familiar, de sol y playa son los más frecuentes en Torremolinos, consigue situarse entre los primeros municipios turísticos españoles y es el único, junto con Benidorm, que supera 1.250.000 visitantes en un año, sin una oferta diversificada, que atraiga gente de todo tipo. Por eso se han potenciado las posibilidades para el turismo deportivo, especialmente de golf, o el de naturaleza, que puede practicarse en la zona de Los Pinares, gran "pulmón verde" del municipio, en el que abundan los pinos, algarrobos y encinas, hay manantiales, fuentes, una gran zona de recreo donde practicar diversos deportes al aire libre y tres rutas principales de senderismo. También se está finalizando la construcción del complejo Cañada del Lobo en la sierra, que consta de un Aula de Naturaleza con especies autóctonas y material educativo, un Refugio Albergue y una torre de vigilancia.
Mención aparte merece el turismo de negocios que trae a Torremolinos un visitante de alto nivel a lo largo de todo el año. Su espectacular Palacio de Congresos, situado en las afueras de la ciudad, acoge habitualmente eventos de importancia internacional. Con una concepción moderna y vanguardista, cuenta con 22 salas divididas en tres auditorios, trece salas de comisiones y seis salas de juntas. También tiene un hall de exposiciones de 6.000 metros cuadrados en dos plantas, con acceso directo a cada una desde el exterior, al confluyen las salas de reuniones. Además hay 80 despachos de delegados, completamente equipados, un restaurante, cafetería, 600 plazas de aparcamientos gratuitos para coches y autocares, 18.000 m2 de jardines y todos los medios audiovisuales y servicios complementarios. Vale la pena recordar que la oferta hotelera de Torremolinos representa el 40% del total de la Costa del Sol.