Un otoño en Ibiza (y en la playa)

Porque no todo es lluvia y hojas caídas esta estación. 

Redacción Viajar
 | 
Foto: Fadylr / ISTOCK

Aunque ya estamos en otoño, ¿a quién no le apetece una escapada a la playa? El municipio de Santa Eulària des Riu, en Ibiza, invita a realizar un recorrido por alguna de sus playas, que a lo largo de los 46 kilómetros de litoral, brindan sol, mar y disfrute para todo el mundo, da igual si es en pareja, con amigos, de forma individual o en familia. Playa de Santa Eulària, Cala Nova, Cala Boix, S’ Aigua Blanca y Cala Llonga son las elegidas… ¿soñamos con unas auténticas vacaciones en el mar?

Playa de Santa Eulària

Juan Francisco Tur Riera

La sostenibilidad y la accesibilidad, son dos rasgos comunes e importantes para todo el municipio, se aúnan en la que se conoce como la primera playa sin humos de las Islas Baleares, con certificación ISO 14001 de gestión ambiental. De ambiente familiar por excelencia, esta playa urbana, integrada en el pueblo, ha sido reconocida por la ONCE y por Banderas Azules con mención especial “Accesibilidad Universal – Playas Inclusivas: sol y playa para todos”, lo cual hace de ésta una playa todo el mundo, en el más amplio sentido de la expresión. Su banco submarino es un buen entretenimiento para los amantes del snorkel y sus aguas cristalinas, para los aficionados a los deportes acuáticos en general.

Cala Nova

Juan Francisco Tur Riera

La playa de Cala Nova, de 250 metros, a 5 kilómetros de Santa Eulària, es para disfrutar en familia y también para los amantes del surf, ya que sus corrientes marinas especiales la hacen ideal para la práctica de este deporte. Su entorno natural y paisajístico es también una característica de la propia playa por sus dos salientes rocosos y abruptos que la cierran, y el pequeño pinar que combina con el color tostado de la arena y el azul de sus aguas.                                          

Cala Boix

D.R

Se trata de una de las calas más naturales del municipio, destino ideal para los amantes de la tranquilidad. A través de una escalera de alrededor de 100 metros, se accede a esta playa de arena fina y aguas cristalinas poco profundas, ideal para los más pequeños, y un entorno natural boscoso y escarpado que harán que el visitante esté en contacto directo con la naturaleza. De 100 metros de longitud, su chiringuito a pie de playa brindará el momento perfecto para disfrutar de la gastronomía típica mirando al mar.

S’ Aigua Blanca

Juan Francisco Tur Riera

La amplitud de esta playa arenosa y los contrastes de azules, turquesas y verdes de sus aguas transparentes serán una de las postales que recordarás. A tan solo 11 kilómetros de Santa Eulària, sus 300 metros de longitud son ideales para largas sesiones de sol y hamaca. Se trata de una playa segura para el baño por su suave desnivel de fondo, un factor ideal también para los aficionados al esnórquel. Protegida por acantilados, el acceso a S’ Aigua Blanca es a través de una pendiente de 200 m, lo que la hace más especial para aquellos que busquen un punto de aventura en las jornadas playeras.

Cala Llonga

Juan Francisco Tur Riera

El encanto de esta playa, a 6 kilómetros por carretera desde Santa Eulària comienza con su propia ubicación, situada en el interior de una profunda asa abierta al este, rodeada de elevadas montañas cubiertas de pinos que forman costas abruptas en los extremos de la cala. Playa accesible que cumple igualmente con la certificación de gestión ambiental ISO 14001, cuenta también con una zona de juegos infantil y un embarcadero, con servicio exclusivo en los meses de verano, desde donde salen barcos a Santa Eulària, Es Canar, Ibiza y Formentera.