La Orotava, el municipio de récord que fascinó a Alexander von Humboldt

Del corazón del Teide hasta el océano Atlántico

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: horstgerlach / ISTOCK

El escudo del municipio de La Orotava representa el Jardín de las Herpérides, el huerto de Hera donde se encontraban los árboles de cuyas ramas brotaban manzanas doradas que otorgaban la inmortalidad.

No sabemos si recorrer este municipio tinerfeño nos asegurará una vida eterna, pero de lo que sí que estamos seguros es de que saldremos de él con la certeza de haber estado en un lugar excepcional que ha fascinado desde hace siglos a los viajeros que lo han ido descubriendo, tal y como le ocurrió al célebre y reputado científico Alexander von Humboldt.

Un municipio de récord

Arautava o Arautapala – hoy en día llamado La Orotava -, como era conocido todo este sector por los guanches, los nativos de la isla de Tenerife, es el término municipal cuyo territorio se sitúa a mayor altitud de toda España, alcanzando los 3718 metros en la cima del Teide.

Pero no solo eso, sino que dicho territorio – con la más extensa superficie de la isla de Tenerife - abarca hasta el nivel del mar por el norte haciendo de este municipio el que presenta el mayor desnivel de todo el país.

Liceo de Taoro | Flavio Vallenari / ISTOCK

El hecho de que más de las tres cuartas partes del Parque Nacional del Teide se prolongue desde la cumbre del volcán por todo el valle de La Orotava hasta llegar al océano Atlántico convierte a la zona en un lugar realmente privilegiado. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2007, este espacio protegido es la gran seña de identidad del municipio, a pesar de que en su delimitación existen otra serie de parques y reservas de gran importancia como el Paisaje Protegido de La Resbala, el Parque Natural de la Corona Forestal o la Reserva Natural Integral de Pinolere. No es de extrañar, por tanto, que el total de su territorio cuente con la mayor superficie forestal de toda la isla, así como con una riqueza vegetal y faunística que impresiona, con un gran número de especies endémicas.

Reserva Natural Integral de Pinolere | Sokolenko / ISTOCK

El ecosistema volcánico se funde morfológicamente con toda una disposición de barrancos que cubren la ladera del Teide, regalándonos paisajes espectaculares y fenómenos sublimes como el mar de nubes.

Fenómeno del mar de nubes | MikeMareen / ISTOCK

Por otro lado, el valle de La Orotava, en la parte central de la isla en su vertiente norte, acoge además una de las poblaciones más bellas y visita imprescindible de la isla de Tenerife. La villa del mismo nombre, situada a 360 metros sobre el nivel del mar, cuenta con un casco histórico de gran relevancia declarado Conjunto Histórico Artístico desde 1976, en el que destaca su arquitectura típicamente canaria con ejemplos tan significativos como la Casa de los Balcones o la Casa Lercaro.

Punta del Hidalgo, el lugar donde no se celebra San Juan sino San Juanito

Mientras, miradores como el de la conocida Casa del Turista o el que constituyen las terrazas escalonadas de los Jardines del Marquesado de la Quinta Roja – popularmente llamados Jardines Victoria -, nos ofrecen la oportunidad de contemplar escenas verdaderamente fuera de lo común desde esta localidad.

Jardines Victoria | Vladislav Zolotov / ISTOCK

Tampoco podemos olvidar, ya en la línea costera del municipio, las magníficas playas de arena negra que se suceden frente al océano Atlántico. Las del Bollullo, Los Patos y el Ancón constituyen un bello ejemplo litoral de la naturaleza volcánica de la isla y forman parte de los escasos arenales de este tipo con que cuenta Tenerife.

Playa Bollullo | Shinedawn / ISTOCK

El flechazo de Humboldt con La Orotava

Alexander von Humboldt, uno de los precursores de la ecología y padre de la geografía moderna, además de uno de los científicos más importantes de los últimos siglos, quedó completamente prendado de La Orotava una vez hubo recalado en la isla de Tenerife allá por el año 1799.

Una de sus aventuras más recordadas y parte crucial de su obra Kosmos transcurrió aquí, ascendiendo el Teide, donde pudo observar de manera fehaciente la distribución escalonada de los tipos de vegetación según variaba la altitud – lo que hoy en día conocemos como "cliserie" -, conllevando un impacto revolucionario en la geobotánica y sentando las bases de la misma para los tiempos venideros.

Vistas del Teide | MikeMareen / ISTOCK

La belleza de los paisajes que admiró Humboldt en su ascenso al pico más elevado de España a través del valle de La Orotava dejó una huella indeleble en su mente de la que más tarde haría mención por escrito aludiendo a su deseo de vivir en este lugar.

Mirador de Humboldt | santirf / ISTOCK

En 2019 se cumplieron 220 años desde la visita de casi una semana a Tenerife del genial naturalista y explorador, así como 250 años desde su nacimiento. Una efeméride celebrada tanto en Tenerife como en el municipio de La Orotava en particular, donde un mirador lleva su nombre poniendo frente a nuestros ojos la silueta del Teide y unas espléndidas vistas sobre todo el valle, tal y como hiciera tiempo atrás Humboldt.