Ocho puentes extraordinarios (y raros)

Con un dragón que escupe fuego, hechos con las ramas de los árboles por aldeanos o sumergidos en el agua, así son los puentes más alucinantes de todo el planeta. ¿Los conocías?

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Jui-Chi Chan / ISTOCK

Los puentes son infraestructuras que nos llaman la atención, principalmente porque tienen la capacidad de comunicar dos lugares separados por un obstáculo que normalmente suele ser agua. Pero no siempre es así, algunos sirven para alcanzar lugares montañosos de infarto o para mejorar la vida de las personas en labores tan cotidianas y sencillas como ir a comprar el pan.

Os hemos hablado ya de los puentes que hay que cruzar una vez en la vida, pero ahora toca hablar de algo que no se puede contabilizar, y es que estos puentes son de todo tipo de formas y tipologías en lo que nosotros consideramos que son los puentes más alucinantes de todo el planeta. ¿Conocías alguno de estos?

1. Puente del Dragón, Vietnam

Durante mucho tiempo, y a día de hoy, el dragón ha sido un símbolo de poder y de fortuna en Asia. Los dragones se ven por todo el continente, desde estatuas de dragones que adornan las estructuras de los templos, hasta pinturas de dragones que cuelgan en las casas.

Vietnam lo ha llevado un paso más allá con su Puente Dragón de 665 metros de longitud. Está ubicado en la ciudad de Da Nang y está hecho de acero con una peculiar forma de dragón y que cruza el río Han.

Puente del Dragón, en Vietnam | Jui-Chi Chan / ISTOCK

Este puente, literalmente, escupe fuego. Y es un espectáculo que se puede ver todos los sábados y domingos a las 21:00 horas. No es lo único, porque el puente también está iluminado por más de 2500 luces LED que invitan a los espectadores a un lugar deslumbrante.

2. Puente Titlis, el más alto de Europa

Es sobre la plataforma panorámica situada en la ventana de la cara sur de las montañas de Engelberg donde nos encontramos este espectacular puente que se alza ante nosotros a una altura de 3041 metros.

Puente Titilis, el más alto de Europa | lucentius / ISTOCK

Mide aproximadamente 150 pasos que, nos aseguran, son de un vértigo total y que son un chute de adrenalina puro y duro. Eso sí… las vistas que nos ofrece este puente no te las ofrece ninguna de las panorámicas que puedas encontrar en el lugar, por lo que merece la pena pasar un poquito de vértigo. ¿No?

3. Puentes de velas gemelas, Inglaterra

Se inauguró en abril de 2012, y es un puente basculante de doble hoja que atraviesa el canal Backwater de Dorset, en Inglaterra. Fue diseñado por el arquitecto Wilkinson Eyre y cuenta con dos hojas elevadoras triangulares de 75 pies de altura, ambas accionadas por arietes hidráulicos que pueden abrir el puente hasta 15 veces al día.

Puente de las Velas Gemelas, en Inglaterra | Gregory Smith / ISTOCK

¿Para qué levantarlo? Porque por aquí pasan centenares de barcos a través del canal, y si no se levantan no pueden cruzarlo. En su posición cerrada el puente es completamente plano, pero cuando se levantan las hojas se asemejan a las velas de los yates. O lo que es lo mismo… un espectáculo en todos los sentidos.

4. Eshima Ohashi, Japón

Aquí se desafía a la gravedad, literalmente. Este puente de hormigón se extiende a lo largo de un kilómetro y medio a través del lago Nakaumi, uniendo las ciudades de Matsue y Sakaiminato. Pero su factor de emoción es el hecho de que se eleva para que los barcos puedan pasar por debajo.

El Puente Eshima Ohashi, en Japón | itasun / ISTOCK

¿Hablábamos de que desafiaba la gravedad? Un poco, pero es más cuestión de perspectiva, porque el puente tiene una pendiente de 6,1%, y tan solo en algunas zonas. Así que este puente hace doble función: unir vidas y ciudades, y el de maravillarnos con una ilusión óptica.

5. Murinsel, Austria

¿Un puente? ¿Una isla? ¿Una plataforma flotante? Bueno, opiniones y visiones hay muchas. Hay gente que, incluso, piensa que son los tres a la vez. Este  “puente” fue diseñado por el arquitecto estadounidense Vito Acconci en la ciudad de Graz.

El puente-isla Murinsel en Graz, Austria | anderm / ISTOCK

Y es que se pensó para ser algo más que una pasarela para llegar al otro lado, por eso también cuenta con una isla artificial con curvas y formas retorcidas que forman una concha a medio abrir. Aquí encontramos desde un ‘café flotante’ a un parque infantil. Para todos los gustos…

6. Banpo Bridge Rainbow Fountain, Corea del Sur

Este puente cruza el rio Hangang y es, en realidad, un puente de dos niveles. Se encuentra en la parte superior del Jamsugyo o, lo que es lo mismo, el puente sumergible, que fue diseñado para sumergirse en el agua durante la temporada de lluvias.

Banpo Bridge Rainbow Fountain, en Corea del Sur | Mlenny / ISTOCK

Este puente sumergible tiene capacidad para dos carriles para automóviles, una pasarela peatonal y un carril para bicicletas. Más tarde se le añadió el Rainbow Fountain, dando a lo que hoy conocemos como Bango Bridge Rainbow Fountain, en el que podemos admirar un bello espectáculo de agua y luz con más de 380 chorros que disparan 190 toneladas de agua de río por minuto.

7. Puente de Moisés, Países Bajos

En el siglo XVII, fortalezas y fosos protegían a la región de la línea de agua de Brabante Occidental de los Países Bajos contra los invasores franceses y españoles. Uno de sus fuertes, el Fort de Roovere, se deterioro en exceso. Pero no fue un problema, porque esto dio paso a los diseñadores que tuvieron la oportunidad de construir un puente que pueda llevar a los visitantes a través del foso.

El Puente de Moisés, en Países Bajos | Niall O'Donovan

Y es así como encontramos este peculiar puente sumergido a ambos lados por agua, mediante un puente “invisible” que permite que no se vea desde la distancia porque el suelo y el agua llegan hasta el borde.

El nombre no es casualidad, fue llamado Puente de Moisés porque emula la mítica imagen bíblica de moises separando las aguas. ¿Interesante, no?

8. Puentes Raíz o Puentes Vivientes, India

Estos árboles increíbles forman puentes colgantes naturales en la región de Meghalava, en India y que es el lugar más lluvioso de todo el planeta Tierra. ¿Puedes imaginarte la vegetación, no? Pues bien, aunque parezca que estas formaciones se hacen solas o por arte de magia, no es así.

Los Puentes Raíz o Puentes Vivientes, en India | VisualCommunications / ISTOCK

Las raíces de los arboles son enredadas por la gente local para que crezcan creando una especie de puentes de madera naturales con sus propias ramas y raíces. Eso sí, para conseguir crear uno de estos puentes y que sea completamente funcional hay que dedicarle más de una década a su forma hasta que crezca fuerte y robusta.

¿Te atreves a cruzarlos todos?