Ocho propuestas sostenibles para un verano 'slow' en Alemania

Aldeas cien por cien ecológicas, paseos en canoa por vías fluviales, museos para aprender y luchar contra el cambio climático... Son algunas de las propuestas del verano más sostenible alemán

María Escribano
 | 
Foto: ewg3D / ISTOCK

La sostenibilidad no es un tema reciente en Alemania, pero es cierto que la pandemia ha acelerado el turismo sostenible y actualmente la búsqueda de destinos eco-friendly es tendencia. Para el viajero deseoso de experiencias que no dañen el medioambiente, que propongan productos gastronómicos de proximidad y que permitan la accesibilidad a todo el mundo van estos destinos de la vecina Alemania aptos para familias, amantes de la naturaleza y eco travellers.

1. EXPERIMENTAR EL CLIMA EN BREMERHAVEN

Una de las principales propuestas sostenibles de la ciudad portuaria alemana es su Klimahaus o Casa del Clima, un museo cuyo diseño ya es una obra de arte en sí misma y que busca concienciar sobre el clima. De ahí que la electricidad que consume proceda de fuentes renovables. Reabrió sus puertas el 3 de junio y propone un recorrido en el que se experimentan nueve zonas climáticas de cinco continentes: desde comprobar cómo es el frío alpino suizo al seco desierto africano.

Klimahaus. | @GNTB/Francesco Carovillano

Obviamente, la propuesta es llegar al Klimahaus en bici, ya que Bremen es la tercera ciudad más amigable con las bicicletas de Europa. El ciclista puede descargarse una aplicación de navegación multilingüe gratuita para su viaje en bici.

2. DORMIR EN TIENDAS DE CAMPANA SUSPENDIDAS EN LOS ÁRBOLES EN SAARLAND

Tiendas de campaña colgantes en el Sarre.  | ©GNTB/Jens Wegener

Dormir elevado unos dos metros del suelo en el borde de las empinadas laderas del río Sarre es lo que proponen desde Cloefhaenger Outdoors. La experiencia incluye cena junto al fuego, una charla sobre cómo dormir en la tienda con seguridad y, por supuesto, espectaculares vistas, sobre todo al amanecer, cuando las nieblas cubren la zona y puede que te levantes por encima de las nubes. El Saarland es un destino sostenible certificado.

3. TERAPIA ACUÁTICA EN AGUAS MEDICINALES

Estar a orillas del lago Constanza le otorga a Überlingen una posición privilegiada para la ubicación de su famoso balneario. Sus aguas minerales llevan atrayendo a visitantes desde principios del siglo XX. En la Bodensee-Therma, justo en la orilla del lago, el agua alcanza los 36,2 ºC y burbujea desde una profundidad de más de 1.000 metros. Überlingen pertenece a la red italiana Cittaslow, como también otras ciudades españolas como Balmaseda o Morella. La red incluye a aquellas ciudades de menos de 50.000 habitantes que mejor aplican la filosofía slow.

Relax a las orillas del lago Constanza.  | ©GNTB/Maren Krings

También ofrecen aguas medicinales los balnearios de Bad Dürrheim, también destino sostenible. Concretamente, baños en el llamado oro blanco, la salmuera, que hace de Bad Dürrheim el único balneario de salmuera de la Selva Negra. El centro Solemar, por ejemplo, obtiene toda su energía de la energía hidroeléctrica y está reduciendo cada día sus emisiones de CO2. Si viajas por la Selva Negra, hay una tarjeta, KONUS, para viajar en transporte público por la Selva Negra de forma gratuita (suelen incluirla en muchas reservas de hoteles). 

4. VISITAR LA ALDEA DE SCHMILKA, CIEN POR CIEN ECOLÓGICA.

Schmilka era un pueblo alemán situado en el Parque Nacional de la Suiza Sajona que estaba en peligro de extinción. Sin embargo, una profunda restauración lo ha convertido en un destino sostenible a orillas del río Elba con entre 30 y 40 casas, un molino de 300 años de antigüedad que ha vuelto a moler cereal y muchas propuestas de cocina orgánica regional (incluidas las famosas cervezas artesanales alemanas).

Schmilka.  | @GNTB/Florian Trykowski

Sus casas conservan el entramado de madera y están decoradas en colores vivos, amarillos, verdes, rojos…

Panadería y cervecería al aire libre Schmilk'sche Mühle en Schmilka.  | @GNTB/Florian Trykowski

5. DESCANSAR EN UN 'BIO-HOTEL'

Bio-Hotel-Restaurant ROSE en Hayingen.    | ©GNTB/Florian Trykowski

Repartidos por toda la geografía alemana, hay unos 80 bio-hoteles certificados. Todos ellos proponen comenzar el día con un desayuno orgánico. Los de la costa del Mar del Norte, por ejemplo, incluyen tratamientos de wellness en la arena.

6. RECORRER LOS PAISAJES QUE INSPIRARON A ARTISTAS

Río Elba desde el puente Bastei, en las montañas de arenisca.  | olgagorovenko / ISTOCK

Se lo conoce como el Camino del Pintor, por la multitud de pintores que se dejaron seducir por sus paisajes y que siguen haciéndolo. El Camino de Malerweg es un bello sendero que atraviesa el paisaje de cuento de hadas de la Suiza sajona, en el que destacan las montañas de arenisca del Elba, cordillera que inspiró al pintor romántico alemán Caspar David Friedrich en sus cuadros, pero también al cineasta Wes Anderson para filmar su Gran Hotel de Budapest. Otro lugar especial es el mirador de la Schrammsteine, al que se puede subir por escaleras de hierro.

7. PASEAR EN CANOAS DE MADERA EN BRANDEMBURGO

Canal en Lehde. | ewg3D / ISTOCK

A solo una hora en coche de la ciudad de Berlín, el viajero puede experimentar con la naturaleza y el agua en la multitud de vías fluviales que rodean a la ciudad de Brandemburgo. Por ejemplo, en el bosque del Spree, Reserva de la Biosfera, y con unos 200 canales navegables. Es uno de los bosques refugio de los berlineses, que acuden a él para navegarlo en sus famosas canoas de madera y huir así del estrés de la gran ciudad. Pero además de esta reserva de la biosfera, hay otras dos, más un parque nacional, el del Valle del Bajo Óder, 11 parques naturales… En total, un tercio de la superficie del estado es naturaleza protegida.

8. IR DE COMPRAS SOSTENIBLES

Krämerbrücke, puente de los mercaderes de Erfurt, en Turingia. | bluejayphoto / ISTOCK

Ciudades como Hamburgo proponen una ruta por comercios que diseñan productos sostenibles. Pero también se puede practicar el comercio justo en el Krämerbrücke, el puente de los mercaderes de la ciudad de Erfurt, en Turingia, donde encontrar, por ejemplo, el famoso cristal de Lauscha. El Krämerbrücke es el puente habitado más largo de toda Europa.

Y MÁS: 

-Sajonia: atracón de verde en Alemania

-La Selva Negra, el vergel de Alemania que da nombre a una tarta de chocolate

-¿Una isla paradisíaca en Alemania? No nos hemos vuelto locos. Bienvenidos a Mainau