Ocho pistas diferentes para descubrir Amberes

Pensar en Amberes es mucho más que centrarse en su monumental ayuntamiento con los escudos de Carlos V y Felipe II y las banderas de los países de la Unión Europea, la majestuosa catedral que luce la torre más elevada de los Países Bajos o la Casa de Rubens, el más ilustre habitante de su historia. A orillas del Escalda, esta histórica ciudad nos puede seducir por muchos otros motivos: Algunos buenos ejemplos son su parque de los cómics en la estación de tren, el barrio de los diamantes o el zoológico, uno de los más antiguos del mundo.

Javier Carrión
 | 
Foto: Eduardo Grund
Eduardo Grund

El castillo de Steen

Podemos empezar nuestro paseo por el edificio más antiguo de la ciudad en pleno centro y junto al río Escalda. El castillo, que data del siglo XII, fue construido como sistema de defensa pero durante casi cinco siglos, hasta 1823, su principal ocupación ha sido la de servir de prisión a los condenados a muerte. La entrada al castillo es libre y desde él se pueden ver unas magnificas vistas del río y del puerto de la ciudad.

El Castillo de Steen en Amberes, Bélgica. | efesenko / ISTOCK

Museo Plantin-Moretus, el impulso de la imprenta

En la prestigiosa lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO solo hay un museo, el Museo Plantin-Moretus (www.museumplantinmoretus.be), y no es una mera casualidad porque se trata de un complejo único que incluye una original mansión patricia y un puñado de excepcionales obras de imprenta y editoriales del siglo XVI, en las que colaboró el mismísimo Pedro Pablo Rubens. El museo, en honor a los impresores Christoffel Plantijn y Jan Moretus, se localiza muy cerca de la catedral en el casco antiguo de Amberes, pues fue esta una de las tres ciudades donde surgió la imprenta con más fuerza. Todo el conjunto, formado por una imprenta y una casa editorial de la época del Barroco y el Renacimiento, tienen un valor arquitectónico y artístico excepcional, pues fue bajo estos muros donde se imprimieron las Biblias españolas que se enviaban a Sudamérica y la única Biblia políglota. El museo fue incluido en la lista de la UNESCO en 2005, aunque su historia como tal ha cumplido ya 125 años.

La estación de tren y los cómics

La Estación Central de Trenes de Amberes es una de sus mejores joyas arquitectónicas y aparece en las listas de las estaciones ferroviarias más bellas del mundo. A finales del siglo XIX, el rey Leopoldo II decidió que Amberes debía disponer de una estación de trenes capaz de impulsar a la ciudad al rango de enclave mundial y su sueño se vio cumplido. La estación fue construida entre 1895 y 1905 de la mano del ingeniero Clement van Bogaert, quién diseñó un enorme techo de cristal con soportes de metal, a unos 43 metros de altura, que evitaba que el vapor cayera sobre los pasajeros. El edificio de la estación fue realizado en piedra tomando como referentes la estación de Lucerna y el Panteón de Roma. Su última reforma, desarrollada entre 1998 y 2009, ha permitido la conexión de alta velocidad entre Amsterdam y Bruselas. Al lado de la estación, también podrás disfrutar de un parque temático de personajes de cómic belgas que se llama Comics Station Antwerp. Se inauguró en la primavera de 2017 y en él existe la posibilidad de interactuar con algunos personajes famosos como Tintín, Lucky Luke o los Pitufos, presentes en este espacio de 6.000 metros cuadrados.

Eduardo Grund

MAS, la mejor vista

El museo MAS (www.mas.be), el más grande de Amberes, permite ver desde el cielo de la ciudad sus construcciones mas importantes, así como su animado puerto industrial. Sólo hay que subir a la planta planta 10 de este edificio de color rojo sin pagar un euro y deleitarse con estas magníficas vistas panorámicas. Dentro de esta peculiar estructura de 60 metros de altura se exponen centenares de objetos que hablan sobre la cultura y la historia de Amberes.

Eduardo Grund

El jardín botánico

Este jardín se halla en uso desde la Edad Media. En sus terrenos ya se cultivaban plantas medicinales para los hospitales cercanos, como el de Santa Isabel, y hoy funciona como un centro de estudios con mas de 2.000 especies de hierbas, cactus y plantas extranjeras. Desde 1926 este encantador jardín situado junto a Leopoldstraat depende del ayuntamiento de la ciudad.

Jardín Botánico Amberes, Bélgica | ekinyalgin / ISTOCK

El puerto

Otra de las atracciones de Amberes es su puerto, el cuarto más grande del mundo y el segundo de Europa tras el de Rotterdam, que se puede cruzar en coche o recorrer en barco en alguno de los cruceros cortos y largos que cursan el río Escalda. En este complejo portuario, que ocupa una superficie total de más de 14.000 hectáreas, trabajan unas 60.000 personas entre un auténtico laberinto de grúas, espacios para la carga, contenedores, muelles y vías ferroviarias. La decadencia de Amberes, iniciada en 1650 cuando el Escalda permaneció cerrado, la convirtió en una olvidada ciudad de provincias hasta que en 1815, tras la derrota de Napoleón en Waterloo, recuperó parte de su prosperidad. Ese periodo no duró mucho pues terminó con la Revolución Belga en 1815 y un nuevo cierre del río. Finalmente, el Escalda volvió a abrirse en 1863 y el puerto revivió su pasada actividad hasta nuestros días.

Peter-Braakmann

El barrio de los diamantes

Amberes es famoso desde hace más de 500 años por su vinculación a la industria del diamante. Se le considera la capital mundial de esta piedra preciosa pues a lo largo de la historia se ha especializado en el corte y pulido de estas piezas y en su posterior comercio al mundo. Más del 80 por ciento de los diamantes en bruto y la mitad de todos los diamantes pulidos del mundo pasan en algún momento por esta ciudad que cuenta con unas 1.500 empresas en este sector. Su conocido barrio está ubicado entre las calles Hoveniersstraat, Schupstraat, Rijfstraat y Pelikaanstraat

Eduardo Grund

Para los niños: Zoo y Aquatopia

Situado junto a la estación central, el parque zoológico de Amberes es una apuesta segura para las familias con niños. Se trata de uno de los zoos más antiguos del mundo y en sus instalaciones se pueden admirar 2.000 animales y 750 especies con un amplio abanico de atracciones como el Nocturama, el Planetario, el Jardín de Invierno o el acuario. Abre los 365 días del año. La ciudad cuenta con otra oferta faunística, esta vez vez submarina, en Aquatopia. Propone un viaje fascinante por los mares contemplando más de 10.000 peces exóticos, entre los que destacan los tiburones y las pirañas.

Erik_V