Oahu: Sol, playa y surf en la isla icono de Hawái

Oahu, la isla más poblada de Hawái, está formada por dos volcanes, Wai''anae y Ko''olau, con un amplio valle entre ellos. Descubierta por el inglés James Cook en 1778, durante su tercer viaje al Pacífico, alberga la ciudad más grande y capital del archipiélago, la cinematográfica Honolulu, así como una de las playas más famosas del mundo, Waikiki, y la bahía natural de Pearl Harbor.

Guillermo García
 | 
Foto: ISTOCK

Pensar en Hawái remonta a surfistas, bailarinas al ritmo de la danza hula y majestuosos atardeceres sobre las palmeras. Ubicado en pleno corazón del Océano Pacífico, este archipiélago de origen volcánico ofrece a sus visitantes paradisíacas playas, aguas turquesas y naturaleza exuberante. A lo largo de sus costas se pueden ver acantilados, bahías y el choque de las olas contra las rocas de lava enfriada. En el interior de las islas aguardan jardines tropicales y los volcanes activos más grandes del mundo. El dinamismo de la historia de Hawái en el siglo XX es tan alto como la riqueza de sus paisajes. En apenas seis décadas, Hawái pasó de ser una monarquía de tradiciones polinesias a convertirse en el último Estado en adherirse a los Estados Unidos de América. De hecho, Honolulu es la única ciudad estadouni-dense que posee una residencia real: el Palacio Iolani, ubicado en la plaza central de Honolulu, usado como tal hasta finales del siglo XIX y hoy en día convertido en museo. La más popular de las islas es Oahu, la cual es un poco más extensa que Menorca y está llena de atractivos que seducen a quien la visita; no en vano su nombre quiere decir "lugar de encuentro" en lengua hawaiana. El punto de inicio es Honolulu, capital del Estado y ciudad más poblada, extendiéndose a lo largo del litoral sur desde la mítica bahía de Pearl Harbour hasta la de Hanauma. Son originarios de esta isla el presidente de EE UU, Barack Obama; la actriz Nicole Kidman y los cantantes Bruno Mars y Nicole Scherzinger.

 

 


Playa cristalina en pleno centro urbano

Los rascacielos del centro de Honolulu forman un distintivo skyline que se alza sobre las aguas del Pacífico y contrasta con el verdor de las montañas al fondo. Una caminata entre estos edificios da una sensación de viajar a los años 70 ya que fue en esta década cuando se produjo un gran desarrollo inmobiliario. Además de su potencial turístico, Honolulu es también un importante centro financiero y de servicios. A un costado del centro se ubica el barrio chino, conocido por sus restaurantes y bulliciosos comercios. La zona con mayor ajetreo es Waikiki, sus inmensos hoteles saltan uno al lado de otro en paralelo a las playas e intercalados por calles alineadas con palmeras. Esta zona es ideal para recorrerla a pie; la avenida Kalakaua es su arteria principal y en ella se encuentran boutiques de lujo, restaurantes, bares y cafés. En cualquiera de sus terrazas se puede pasar un agradable momento viendo pasar surfistas con tabla en mano y turistas paseando con su tradicional lei (collar) de flores tropicales colgando del cuello.

Waikiki es, al igual que Ipanema en Río de Janeiro o South Beach en Miami, un excelente ejemplo de playa cristalina ubicada en pleno centro urbano. Gran parte de la avenida Kalakaua hace las veces de malecón y transcurre en paralelo al Kuhio Beach Park y a la playa; este tramo es magnífico para aquellos que gustan de hacer jogging o andar en bicicleta. Del mismo modo, Fort DeRussy Beach Park es un apacible área verde adecuada para tomar un respiro e incluso convivir con los locales.

A unos pasos de Waikiki se ubican el Centro de Convenciones y Ala Moana, el centro comercial al aire libre más grande del mundo. Con más de 300 tiendas, es el sitio perfecto para descubrir las últimas tendencias de la moda y adquirir recuerdos para llevar a casa. Ala Moana también funciona como nudo del transporte público de todo Oahu. Desde ahí se pueden tomar autobuses a cualquier punto deseado. A unas manzanas en dirección al mar se ubica el faro Aloha Tower, emblemática construcción rodeada de cafés y tiendas de souvenirs, y ubicada a un costado de la terminal de barcos para viajar a las otras islas. Otro punto recomendable a visitar es Manoa, el barrio universitario y puerta de acceso al Parque Natural de las cascadas homónimas. En tan solo cuestión de minutos se pasa de la conglomeración urbana a un bosque tropical casi virgen.

Honolulu en lengua hawaiana significa "bahía resguardada", y es probable que el nombre se origine por Pearl Harbor. Ubicada al costado oeste del aeropuerto, esta ensenada es recordada por recibir en 1942 el ataque del ejército imperial japonés por el que Estados Unidos entró oficialmente en la Segunda Guerra Mundial. Sobre los restos hundidos del USS Arizona yace ahora un edificio donde se rinde homenaje a los caídos; se trata de un volumen blanco y alargado que emerge de la bahía, obra del arquitecto Alfred Preis y el cual solo es accesible en lancha.

El recinto de Pearl Harbor se complementa con el acorazado USS Missouri, el buque donde en 1945 el Imperio japonés firmó su rendición y puso fin a la guerra. Con todo lo ocurrido a mediados del siglo pasado, la herencia japonesa -y en general la asiática- que tiene Honolulu es bastante notoria. Hoy en día un quinto de su población es de ascendencia japonesa y otro tanto procede de diversos países asiáticos.

Otro elemento intrínseco de la identidad de Oahu es el surf. Fue ahí donde este deporte adquirió su forma moderna a principios del siglo XX. Si bien hay registro de su práctica en las islas polinesias desde hace más de 500 años, fue Duke Kahanamoku, campeón olímpico de natación y nativo de Honolulu, quien innovó en cuanto al diseño de las tablas de surf. Asimismo, se encargó de promover el surf en otros lugares como Australia y Estados Unidos continental.

Los dioses protectores del surf

La costa norte de Oahu es mundialmente conocida como uno de los mejores lugares del mundo para practicar surf. Se extiende desde Kahuku hasta Ka''ena y este último es, según la mitología hawaiana, donde las almas saltan para abandonar el mundo. En la costa norte se combinan la geología, las corrientes marinas y la voluntad de los dioses polinesios para ofrecer condiciones ideales a los surfistas. En la playa de Ehukai se encuentra el Banzai Pipeline, donde las vertiginosas olas producen uno de los mejores tubos para deslizarse con la tabla. Justo ahí durante diciembre se realizan los tres campeonatos de surf de mayor renombre a nivel mundial.

Para los que solo deseen observar, es recomendable Sunset Beach, ubicada al lado; mientras que para darse un baño no hay que perderse las piscinas naturales de Pupukea, ocasionadas por las formaciones de piedra combinada con el agua marina. En ese mismo lugar hay diversas escuelas de surf para los valientes que tengan la energía y la determinación para aprender esta disciplina. Una alternativa intermedia es el bodyboarding, en el que se usan tablas más blandas sobre las que se surfea tumbado, o de rodillas, y con aletas.

De la misma manera que el surf es sinónimo de Hawái en el deporte, la piña lo es en las frutas. El norte de Oahu tiene plantaciones de piña, incluida la de Dole, que cuenta con el laberinto más grande del mundo (4,82 km) y un tren que recorre los huertos de piña. Incluso si no se entra a la parte que requiere admisión, un viaje por la zona no estará completo sin la correspondiente parada para probar el helado suave de piña.

Si se continúa a lo largo de la carretera Kamehameha, que lleva el nombre de quien unificó en un reino las islas hawaianas a principios del siglo XIX, se llega a otros dos destinos turísticos: el Centro Cultural Polinesio y el Rancho Kualoa. El primero de ellos es una representación de aldeas y tradiciones de los diversos pueblos polinesios como Tonga, Rarotoa, Marquesas o Fiji. La principal atracción es la película Hawaii the Beautiful, una asombrosa proyección en cuarta dimensión y con vertiginosas tomas aéreas que muestran la belleza de las islas desde donde no es vista con tanta frecuencia. Muy cerca se ubica el Laie Point, desde el que puede verse un islote con un arco rocoso que crea un agujero único en el litoral de Oahu. En Laie también se ubica uno de los templos mormones más antiguos del mundo.

Cultura, gastronomía y fiestas

Más adelante sobre la carretera se ubica el rancho Kualoa, famoso por usarse para grabar películas y series. Además, cuenta con una amplia red de tirolinas, paseos en todoterreno, cuatrimoto o caballo, y expediciones en kayak a un islote deshabitado. En continuación con la misma ruta se llega al Valle de los Templos, un cementerio tropical en el que se encuentran monumentos católicos y protestantes, así como un templo shinto japonés y una estatua gigante de Buda. A lo largo de la carretera Kamehameha es imprescindible probar las gambas al ajillo, preparadas con exquisita sazón y fáciles de encontrar en los foodtrucks al lado del camino. Para quienes deseen algo dulce, el postre hawaiano por excelencia son los conos con raspadura de hielo, a los que se les agrega sirope con una amplia gama de sabores. Los más exóticos son los de lilikoi, es decir, fruta de la pasión, y el Blue Hawaiian con su característico color azul.

Tras recorrer la isla, y al caer la noche, una de las experiencias obligadas en Oahu es asistir a un Luau, un festín que incluye entretenimiento tradicional hawaiano con bailes hula, canciones con hukulele, malabarismo con fuego e incluso danza sobre brasas. El platillo principal es el cochinillo kalua y se complementa con varios pescados como el salmón lomilomi, el mahi mahi o el ahi preparado en poke (equivalente hawaiano del ceviche o del sashimi). También se usan otros productos endémicos como el poi, un tubérculo que se sirve hecho puré. Tanto en los hoteles de Waikiki como en el resto de la isla es fácil encontrar lugares donde asistir a un Luau.

Tal y como recuerda la famosa canción... "y al ponerme el bañador me pregunto, ¿cuándo podré ir a Hawái?", Oahu es ciertamente un destino estupendo tanto para el turismo de aventura como para relajarse en un resort de primer nivel. De la mano con el contraste de paisajes, los caprichos de la geología, la herencia polinesia y un clima que permite ir a la playa todo el año, se cuenta con la comodidad y las instalaciones propias de Estados Unidos. ¡Solo escuchar el tradicional saludo Aloha transporta a aguas cálidas y a un mundo paradisíaco!

El Top 10 de las playas de Oahu

Waikiki. La playa más icónica de Hawái, es el lugar para ver y ser visto. Si bien suele estar muy concurrida, sus olas largas y tranquilas la hacen adecuada para surfistas principiantes. Es también un lugar de ensueño para sentarse a contemplar el atardecer sobre el mar.

Ko Olina Beach. Ubicada en Kapolei, esta playa es ideal para ir con los más pequeños gracias a sus bahías carentes de corrientes fuertes. Además, justo ahí están el Disney Vacation Club Villas y los toboganes del parque acuático Wet ‘n'' Wild.

Laniakea Beach. Lugar para encontrarse con las honu, la tortuga marina verde de Hawái. Sus formaciones rocosas ricas en algas han hecho de esta playa la favorita de estos majestuosos animales y con un poco de suerte es posible contemplarlos muy de cerca.

Waimea Beach. Cuando las olas superan los seis metros de altura se realiza un campeonato extraordinario cuya última edición fue en 2009 y tuvo olas de hasta doce metros. También es famosa por una roca estratégica desde la que se puede saltar al mar.

Ehukai Beach. Conocida mundialmente por el Banzai Pipeline y sede de algunos de los concursos mundiales más importantes de surf. La imagen de los surfistas que aquí sortean vertiginosas olas es una de las postales más inolvidables de Hawái.

Kaneohe. La costa oriental de Oahu ofrece parques de playa con arena dorada uno al lado de otro, en los cuales es posible darse un chapuzón y admirar el contraste entre el verdor de las montañas y las aguas turquesas del Océano Pacífico.

Sandy Beach. Aunque es una playa un tanto peligrosa ya que las olas rompen cerca de la rocosa costa, esto mismo la convierte en excelente lugar para el bodysurfing. El presidente Obama la ha señalado como su lugar favorito para practicar dicho deporte.

Halona Blowhole. En los días con marea alta, el viento hace chocar las olas contra una formación rocosa en la que el agua sale disparada al cielo, como si fuera un géiser. El lugar se complementa con la playa de la eternidad, ubicada a un costado y que ofrece un rincón muy tranquilo a la orilla del mar.

Hanauma Bay. Esta playa en forma de herradura es en realidad el cráter de un volcán extinto. Hoy en día es una atracción muy popular ya que su arrecife es un paraíso para la práctica del esnórquel y para nadar entre peces tropicales.

Diamond Head. Ubicada a los pies del cráter homónimo, es la playa de la costa sur más popular entre los surfistas. Es importante no dejarse llevar por su belleza y estar atentos para no ser arrastrados por la corriente contra las rocas y peñascos.

El Hollywood de los trópicos

Su abundante vegetación e imponente entorno natural convierten a Oahu en un lugar ideal para usarse como set de filmación para películas y series de moda. Entre las series más emblemáticas filmadas casi en su totalidad en la isla figura Perdidos, con localizaciones como Mokule''ai Beach, que es donde se estrella el avión, y Police Beach, cerca de la calle Papailoa, y donde hasta la fecha pueden verse partes del set utilizado como campamento base de los supervivientes. Otra serie sumamente popular, y que no ha dejado rincón de la isla fuera de sus filmaciones, es Hawái Cinco-0. El punto de inicio es el Ali''iolani Hale, ubicado junto al Palacio Iolani y que en la serie es el cuartel para este escuadrón de policías de elite. El hotel Hilton Hawaiian Village igualmente aparece en numerosos episodios y prácticamente todas las playas populares de Oahu aparecen como escena de una persecución, asesinato o enfrentamiento entre bandas. Con respecto a las películas, el islote Rancho Kualoa es sumamente popular como set de filmación, incluso se ofrece el recorrido Hollywood Backlot Tour, en el que se puede ver el tronco caído para esconderse de los dinosaurios de la reciente Mundo Jurásico, se pueden contemplar las huellas del mismísimo Godzilla, así como los escenarios donde Drew Barrymore y Adam Sandler filmaron 50 primeras citas. Asimismo, ha sido escenario de películas de la saga Piratas del Caribe e incluso de algunas del legendario Elvis Presley.

Términos hawaianos a tener en cuenta

Ahi: atún de Hawái, el pescado más consumido en las islas.

Aloha: saludo más común y forma de iniciar la conversación.

Hula: danza tradicional típica de Hawái.

Hukulele: instrumento musical en forma de una pequeña guitarra.

Kalua: tradicional horno subterráneo que se usa para preparar determinados alimentos.

Lei: collar, normalmente de flores, usado para indicar afecto y para dar la bienvenida al recién llegado.

Lomilomi: receta de preparar el salmón con tomate, cebolla y condimentos frescos.

Luau: fiesta, reunión generalmente de noche, con mucha comida y entretenimiento garantizado.

Mahi Mahi: traducido como lampuga o dorado, es otro pescado muy común en la dieta de Hawái.

Poke: pescado crudo marinado con especias y algas, hecho de atún o pulpo.

Poi: raíces de un tubérculo similar al ñame en las islas Canarias.