Viaje a los nuevos Patrimonios Naturales de la UNESCO de Japón

Las islas japonesas de Amami Oshima, Tokunoshima, Yanbaru e Iriomote son un territorio totalmente despoblado, con gran diversidad biológica, entre la que se encuentran algunos animales de ascendencia arcaica y sin parentesco con otros especímenes vivos en el resto del mundo. Y acaban de entrar a formar parte de la Lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: wataru aoki / ISTOCK

36 nuevas candidaturas repartidas entre Europa, África, Asia y Sudamérica se incorporaron a finales de julio a la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad de la Unesco. Una de ellas, como te contamos en VIAJAR, ha sido la del madrileño Paseo del Prado y el Buen Retiro, paisaje de las artes y las ciencias. 

Pero hoy nos detenemos en Japón, el país al que miran todos este verano con motivo de los Juegos Olímpicos de Tokio. Cuatro son los nuevos sitios japoneses incorporados a la famosa lista, todos ellos elegidos por sus atributos naturales. Situados al sudeste del Japón, abarcan 42.698 hectáreas de bosques pluviales subtropicales que cubren la superficie de una cadena arqueada de cuatro islas que delimitan las aguas del Mar de China Oriental y las del Mar de Filipinas.

Estos son:

1. Isla de Amami-Oshima

La isla de Amami-Oshima está situada entre el mar de la China Meridional, entre Kyushu y Okinawa. Buen clima, playas blancas y arrecifes de coral son sus atractivos, que la convierten en un destino para submarinistas. 

Fondos de coral.  | JNTO

Pero, además de playa, Amami también es bosque. Un 95 % de la isla es zona boscosa y en su zona central se encuentra el segundo bosque de manglares más grande de Japón. Recomendable es la visita a su Museo del Folclore, para conocer más a fondo la cultura de la isla, y probar su gastronomía, entre la que destaca el marisco y el keihan, una mezcla de pollo y arroz. 

Isla de Amami Oshima. | SamSpicer / ISTOCK

Se puede acceder a ella por ferry desde Kagoshima o por avión, está a unas dos horas y media de Tokio. Kagoshima.

2. Isla de Tokunoshima

También cuenta con arrecifes de coral esta isla situada en a medio camino entre Amami Oshima y Okinoerabujima, aproximadamente 489 kilómetros al sur de Kyushu y 100 al norte de Okinawa. 

Puerto de Kametoku en isla de Tokunoshima. | makotomo / ISTOCK

Una de las curiosidades de Tokunoshima es que en ella se celebra el llamado togyu o sumo de toros. Se trata de una práctica de más de 500 años de antigüedad y consiste en el enfrentamiento entre dos toros en una breve pelea por la dominación.

También hay tres campos de golf en la isla, aunque sus grandes fuertes son las playas, como la del Príncipe Aze o la de Mushiroze, de piedras planas, un excelente lugar para pescar. A ella también se puede llegar en avión o en ferry. El puerto de Kametoku de la ciudad de Tokunoshima cuenta con servicios de ferry regulares a Okinawa, Kagoshima y Kobe.

3. Yanbaru, parte norte de la isla de Okinawa

En la zona de Yanbaru, al norte de la isla de Okinawa, es donde se encuentran los manglares del río Gesashi, un ecosistema único en todo Japón. En ellos se pueden encontrar aves únicas, como el rascón de Okinawa, un pájaro en peligro de extinción. 

Rascón de Okinawa. | HiroshiMaeshiro / ISTOCK

La zona fue declarada Tesoro Nacional en 1972 por el gobierno japonés y la mejor manera de recorrerla es practicando piragüismo. 

Isla de Okinawa.  | HiroshiMaeshiro / ISTOCK

4. Isla de Iriomote  

Esta isla es la más grande de las islas Yaeyama y uno de los lugares más salvajes de Japón, con la mayor parte del terreno cubierto por bosques montañosos. Se puede llegar a ella en ferry desde la isla de Ishigaki y se recomienda visitar su interior, bien haciendo senderismo para ver sus cascadas vírgenes, bien paseando en kayak a través de los manglares o bien haciendo un crucero por uno de los ríos de la isla que atraviesan la jungla.

Carro de búfalos en Iriomote.  | petesphotography / ISTOCK

También recomendable es cruzar de Iriomote a la pequeña isla de Yubu montado en un carro tirado por un búfalo a través del pequeño arenal que las separa. 

Isla de Iriomote. | wataru aoki / ISTOCK

En Iriomote vive el llamado gato de Iriomote, una especie autóctona de leopardo que se encuentra en gran peligro de extinción, y también lo hace la habu salvaje, una víbora venenosa cuya picadura tiene un índice de mortalidad de alrededor del tres por ciento.