Nueve atracciones top de Paraguay

En el corazón de América del Sur, Paraguay va abriéndose camino en la industria turística gracias a su naturaleza desbordante y al encanto de sus habitantes, unos siete millones, que hablan y entienden el guaraní, la lengua indígena del país.

Javier Carrión
 | 
Foto: nicolasdecorte / ISTOCK

Los Saltos de Monday, el "mini- Iguazú " paraguayo

Los Saltos del Monday, situados en el distrito de Presidente Franco, muy próximo a Ciudad del Este, es probablemente la maravilla natural más hermosa de Paraguay y una de las apuestas principales del organismo oficial del turismo de este país, SenaturEste "mini- Iguazú ", que fue una de las estaciones del camino prehispánico de los guaraníes, ocupa una superficie de 9 hectáreas y tiene tres caídas de 45 metros de altura y un ancho de 390 metros. "Agua que roba", y no "lunes", como sería en inglés, es el significado "Monday" en guaraní, un lugar muy popular en el país por sus excelentes vistas, sobre todo desde el mirador situado bajo la gran cascada, hasta el que se accede por un ascensor. También ofrecen muy buenas vistas los miradores Cataratas del Paraguay y de los Vencejos en el Parque Aventura Monday, desde los que admirar el espectáculo del agua impactando con las rocas creando una encantadora bruma junto a la jungla que rodea a los saltos. Habitual es ver tirolinas que bordean la cascada y pescadores que cruzan a los visitantes hasta la otra orilla.

Y para los que deseen disfrutar de otras cascadas en Paraguay nada como hacerlo en Capitán Bado (Salto Aguaray) y en Ñacunday (Salto Ñacunday) o pasando la frontera brasileña en Ciudad del Este para dirigirse a Iguazú con sus más de 275 saltos esparcidos entre Brasil y Argentina. El parque Nacional de Iguazú, creado en 1939, se encuentra a 21 kilómetros del Puente Internacional de la Amistad, paso fronterizo entre los dos países.

Jan-Schneckenhaus / ISTOCK

La ruta de las misiones jesuíticas

Las reducciones jesuíticas fueron una de las claves principales para que los religiosos consiguieran evangelizar a los guaraníes. Los misioneros aplicaban la reducción de los indígenas para una vida más política, humana y cristiana, al tiempo que se organizaban para defenderles de la esclavitud por parte de los "bandeirantes" portugueses y de los colonizadores españoles. En la actualidad resulta muy sencillo recorrer esta ruta jesuítica que abarca más de 30 pueblos -repartidos entre Paraguay, Argentina y Brasil-, para descubrir cómo era la vida de las misiones y los tesoros que se han salvado de las iglesias. Cada misión incluía entre dos mil y cuatro mil indígenas, que eran dirigidos por dos o tres jesuitas y los caciques de cada pueblo. La mayoría de estas construcciones quedaron reducidas e cenizas o escombros, pero dos de ellas (Jesús de Tavarangüe y Trinidad) fueron declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco en 1993. Trinidad, fundada en 1706, es la que mantiene en mayor grado la estructura del complejo mientras que otras como San Cosme y San Damián siguen sirviendo a la comunidad actual como lugar de retiros religiosos, catecismos y escuela. Entre los tour-operadores que organizan esta ruta jesuítica destaca Discover South America, pues recorre las ocho misiones que se encuentran hoy en suelo paraguayo.

Los tesoros del Museo Diocesano de San Ignacio Guazú

De la misión de San Ignacio Guazú, la primera que se levantó en Paraguay (1609), no quedan apenas muros de la antigua estructura del colegio, pero sí pudieron salvarse muchos tesoros de su iglesia. Estas joyas religiosas se exponen en el Museo Diocesano, a 226 kilómetros de Asunción, con otros objetos, mapas, fotografías de la iglesia original, una carta escrita por Felipe IV y, sobre todo, las imágenes talladas en madera policromada que asombran por su  increíble expresividad, como las de San Pedro, San Francisco Javier o San Ignacio de Loyola. El museo se distribuye en cuatro salas: La Creación, la Redención, la Historia de Cristo y la Historia de la Compañía de Jesús.

Entre tapires, yacarés y ciervos de los pantanos

A 18 kilómetros de la villa de Ayolas, en el sur del país, el Refugio Faunístico Atinguy ofrece la oportunidad de conocer la variada fauna de la región con algunas especies en peligro de extinción, como el Ciervo de los Pantanos, el Aguará Guazú y el yacaré overo. También se puede ver de cerca a los tapires, que han logrado reproducirse en cautividad de la mano de su cuidador Eladio, y a los ñandúes, muy abundantes en el norte de Paraguay. La entrada es gratuita y se pueden admirar más de 400 animales.

Las dos caras de Asunción

Asunción fue llamada "La Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora Santa María de la Asunción" por Juan de Salazar de Espinosa, su fundador, el 15 de Agosto de 1537, y actualmente es la capital de Paraguay. Su centro histórico, que se puede visitar en un tranquilo paseo a pie, destaca por algunos edificios como el Palacio de Gobierno, sede del poder ejecutivo en el país; la Casa de la Independencia (1772), un solar colonial que evoca la ciudad del XVIII y donde se celebra la emancipación del país cada mayo; el Centro Cultural de la Ciudad "Manzana de la Rivera" con su museo de la ciudad , su biblioteca municipal o la Iglesia Catedral. Sorprende, en cambio, el caos circulatorio en esta capital de 700.000 habitantes que recibe diariamente más de un millón y medio de personas de los extrarradios. Su maraña de cables en calles y mercados y su gente -que habla y entiende en un 95 por ciento el guaraní-, así como nuevos edificios forman el Asunción moderno donde los hoteles de 5 estrellas, pubs, restaurantes, centros comerciales y discotecas influyen en la vida más cosmopolita de la ciudad. The One Downtown es su último rascacielos, situado enfrente del Palacio de Gobierno, con una oferta de pisos y oficinas que gozan de una gran vista panorámica a la bahía de Asunción y a todo el río Paraguay.

Palacio presidencial en Asunción, Paraguay | Donyanedomam / ISTOCK

Ypacaraí, el lago más hermoso

"Una noche tibia nos conocimos, junto al lago azul de Ypacaraí…" ¿Quién no conoce la más popular canción folclórica de Paraguay? Sí, es el tema dedicado al Lago Ypacaraí, un espejo de agua triangular de 24 km de largo y 4 km de nacho que se encuentra a menos de una hora en coche desde Asunción. A este lago, surcado por lagunas embarcaciones de turismo, conviene acercarse al atardecer par admirar la caída del sol en el entorno del  Parque Nacional Ypacaraí. Este impresionante sitio natural, del que también forma parte el río Salado, fue creado por decreto gubernamental en 1990 y cubre una superficie de 16.000 hectáreas. El lago es también el hábitat natural de una gran cantidad de especies animales acuáticas, sobre todo de aves. Entre éstas son típicas el aguapeaso o flamenco, que crea en este espacio grandes y bulliciosas colonias; la bandurria, ave zancuda semejante al ibis; el mbaguarí, especie de cigüeña de casi un metro de alzada; patos, chajás, chorlitos o garzas reales. La población más cercana es San Bernardino, una antigua colonia alemana (1881) en la que el general Alfredo Stroessner, último dictador del país hasta que fue derrocado en 1989, instaló una de sus residencias de verano.

La playa de San José en Encarnación

Paraguay no tiene salida al mar, de ahí que muchos de los turistas se acerquen a Encarnación, en el sur del país, para bañarse en su playa más famosa en el río Paraná. Lleva el nombre de San José y se emplazó en este lugar tras el derribo de la vieja ciudad entre 2007 y 2012. Este suceso supuso una auténtica revolución urbanística en esta ciudad histórica muy comercial por su proximidad a la capital de Misiones en Argentina, Posadas, que está unida a Encarnación por un puente. En la playa se despliegan bares, zonas de juegos para niños y una gran variedad de actividades recreativas para los visitantes de todas las edades: paseos en karts, clases gratuitas de baile, fútbol y voleyplaya, vela, kayak… siempre con las presencia de dos de los edificios históricos más importantes de la ciudad: el antiguo molino San José y sus silos, construidos en 1960, y el "skyline" de Posadas al otro lado del río. También existe un "paseo gastronómico" en la zona central de la playa con confiterías y restaurantes de comida nacional a internacional.

El salvaje Chaco Paraguayo

Las Lagunas Saladas Campo María en el Gran Chaco Paraguayo constituyen un destino imprescindible para recorrer sus hermosos paisajes naturales y disfrutar con el avistamiento de aves y animales. Llegar a estas lagunas implica adentrarse en un ecosistema donde se puede observar la naturaleza pura en una reserva privada dedicada a la conservación de la naturaleza que se extiende a lo largo de 4.500 hectáreas. El Gran Chaco Paraguayo cuenta con varias áreas protegidas, como los Parques Nacionales Defensores del Chaco, Teniente Agripino Enciso, Médanos del Chaco, Coronel Cabrera-Timane, Chovoreca y Río Negro y en algunos de ellos se puede participar en safaris fotográficos por la abundancia de fauna y flora silvestre. Las cacerías de palomas, desde los meses de marzo a agosto, son, por ejemplo, una de las más apreciadas por los turistas.

Itaipú, una de las siete maravillas del mundo moderno

Rodrigo A. Rodriguez Fuentes / ISTOCK

Una visita gratuita entre Paraguay y Brasil. La Represa Hidroeléctrica de Itaipú es la segunda mayor presa de estas características después de las Tres Gargantas de China y la que produce más energía limpia y renovable en el mundo. Tiene 7.744 metros de extensión y un altura de 196 metros, el equivalente a un edificio de 65 pisos. Su construcción consumió 12,3 millones de metros cúbicos de hormigón, mientras que el hierro y acero utilizados podrían haber servido para levantar 380 Torres Eiffel.  El recorrido por esta colosal obra moderna, enclavada a 14 kilómetros del centro de Ciudad del Este, se alarga durante una hora y media para admirar como esta combinación de estructuras de hormigón, roca y tierra permite represar el agua del Paraná y obtener el desnivel de 120 metros que impulsa la operación de las turbinas.