La Navidad que puedes ver desde el cielo: Dyker Heights, lujosa, exagerada y neoyorkina

Un adinerado barrio de Brooklyn, en Nueva York, es la atracción turística más visitada en época navideña y una empresa familiar se encarga de crear magia lumínica que se ve desde las nubes.

Araceli Ocaña
 | 
Foto: SergeYatunin / ISTOCK

Muchas ciudades pueden presumir de tener la mejor Navidad, pero es innegable que Nueva York es, sin duda, uno de los destinos favoritos en el mundo en cuanto asoma diciembre, y Dyker Heights, el lujoso barrio al sur de Brooklyn, un secreto a voces. Y a luces. Porque las decoraciones lumínicas de las mansiones que conforman sus adineradas manzanas son tantas y tan exageradas, pero a la vez elegantes, que los visitantes entre los meses de noviembre y diciembre, casi peregrinos, se cuentan por miles... Y una vez vez las fotografías de este fenómeno podríamos decir que con razón.

En las calles de Dyker Heights, no demasiadas, numerosas casas apuestan por decorar sus fachadas y jardines a todo color. No es una apuesta ni de comercios ni política, como ocurre en otros tantos lugares, incluidos los barrios más famosos de Manhattan, en los que son las empresas las que deciden qué y cómo se decoran las calles, por eso Dyker Heights es una joya para la vista, aparte de lo llamativo del paisaje, claro.

Más de 100.000 personas recorren este barrio en la época navideña, poniendo patas arriba el que es, durante todo el año, un lugar tranquilo con una comunidad mayoritaria de habitantes italoamericanos.

El curioso origen de las luces de Navidad en Dyker Heights

Esta tradición, la decorar las casas de este barrio por todo lo alto, como sucede en muchas urbanizaciones típicas americanas pero aquí en versión extrema, tiene un curioso origen. Su precursora es Lucy Spata quien, junto a su marido, Angelo (al que prometió mantener la tradición aunque él no estuviese, y lleva dos años cumpliendo su promesa), se mudó a Dyker Heights en 1986 y descubrió que prácticamente nadie ponía decoración de exterior a pesar de vivir en casas unifamiliares con bastante espacio para hacerlo. como fan de la Navidad y viniendo de una familia en la que realmente se esforzaban por decorar sus casas, se vio casi obligada a ser una pionera.

Comenzaron con una apuesta sutil, aunque ya lo bastante llamativa, y cada año fueron en aumento. A su vez, se fueron sumando más familias y hoy en día se cuentan por decenas. La propia Spata señala dos puntos importantes para ella: la primera, que esta atracción turística, que ya lo es, es totalmente gratuita, para que los niños tengan un lugar al que ir e ilusionarse y disfrutar. Por otro lado, asegura sin problema que los costes de la luz, una preocupación que le asalta a todos los que visitan la zona, tampoco son para tanto: "Al final, son seis horas con un temporizador, y los LEDs, y no importa cuál es el coste, solo son 30 días. Y después todo va a mi almacén."

Eso sí, mientras Lucy Spata y otros vecinos seguramente pierdan bastante dinero con esto, hay un negocio familiar que lo gana. B&R Christmas Decorators se encarga de la mayoría de espectáculos visuales que se ven en Dyker Heights: llevan 30 años poniendo luz a las casas de todo Nueva York y especialmente en este espacio. Su dueño, James Bonavita, combina un pasado como electricista y su otra profesión la de arteterapeuta (a la que se dedica el resto del año) para crear las increíbles decoraciones del barrio. 

Y más:

- El árbol de Navidad del Rockefeller Center ya está en Nueva York: esta es su historia

- Navidad en Nueva York

Dónde está y cómo llegar a las casas decoradas de Navidad de Dyker Heights

No es fácil llegar a la zona más septentrional de Brooklyn desde Manhattan, sin duda el metro es el mejor aliado en esta ocasión: las casas decoradas se encuentran entre las calles 83 y 86 (y a su vez entre las avenidas 11 y 13), a unos 10 minutos andando desde la estación. Por eso, es recomendable coger la línea R hasta la estación 86th Street. Un paseo, sí, pero merecerá la pena.