Notre Dame y otros importantes patrimonios culturales que han sido devorados por las llamas

Siniestros como el ocurrido este lunes en París, se han repetido a lo largo de la historia arrasando prodigios arquitectónicos como la emblemática Biblioteca de Alejandría o el popular Gran Teatro del Liceu de Barcelona. 

Redacción Viajar
 | 
Foto: titoslack / ISTOCK

Tras el grave incendio de la catedral de Notre Dame, una de las joyas del gótico en Europa, del que aún no se conoce la magnitud de sus consecuencias, repasamos importantes patrimonios que también fueron víctimas de las llamas. Aquí algunos ejemplos con los que la historia universal perdió un trocito de su esencia: 

- Biblioteca de Alejandría (48 a.C) 

Grafissimo / ISTOCK

La que fue la biblioteca más grande del mundo, quedó calcinada en un incendio provocado por las tropas de Julio César donde se estima que se perdió el 80% de todo el conocimiento de la cultura occidental. 

- Roma (64 d.C) 

RudyBalasko / ISTOCK

Durante el verano del año 64 d.C Roma ardió. Conocido como el Gran incendio de Roma, este desastre arrasó, según Tácito, con cuatro de los catorce distritos de Roma y los tesoros artísticos y arquitectónicos que estos albergaban, dejando a otros siete dañados. 

- Catedral de San Pablo en Londres (1666)

TomasSereda / ISTOCK

Muchos de los incendios que se originan en las catedrales son provocados durante sus obras de restauración. Este es el caso de la Catedral de San Pablo en Londres, ya que en el año 1666 las llamas devoraron su estructura acabando así con una de las mayores iglesias del mundo, la tercera más larga de Europa y uno de los edificios con las agujas más altas. En su lugar se erigió la actual catedral de San Pablo.

- Catedral de León (1966)

JESUSDEFUENSANTA / ISTOCK

En el incendio de la catedral de León, el fuego se produjo durante una tarde de tormenta, en la que un rayo prendió el crucero sur de esta construcción, acabando en menos de una hora con la cubierta de este tesoro arquitectónico español.

- El Chiado de Lisboa (1988)

Marc Dufresne / ISTOCK

El 25 de agosto de 1988, por causas nunca especificadas, el legendario centro de Lisboa fue consumido por las llamas. El incendio fue la segunda catástrofe más destacada de la ciudad portuguesa, después del monumental terremoto de 1755. Ahora la zona, totalmente reconstruida, se ha convertido en uno de los barrios más elitistas de la capital portuguesa.

- Catedral de San Francisco Javier en Japón (1991)

Fue una gran atracción turística construida en Yamaguchi para celebrar el 400 aniversario de la llegada del fundador de los jesuitas a Japón. Sin embargo, el 5 de septiembre de 1991, la ciudad nipona fue testigo de como las llamas destruían la catedral de San Francisco Javier y acababan parcialmente con sus dos campanarios.

- Catedral de Esztergom en Budapest (1993)

titoslack / ISTOCK

Otro de los incendios que causó daños en un importante edificio religioso, fue el que sufrió la catedral de Esztergom, al norte de Budapest. En el año 1993, su cúpula quedó gravemente afectada por las llamas, mientras las pinturas murales del interior de la basílica peligraron durante el incendio.

- Gran Teatro del Liceu de Barcelona (1944)

benedek / ISTOCK

Desde 1847, el Gran Teatro del Liceu fue uno de los edificios más icónicos de la ciudad condal. En él se daban cita las mejores personalidades de la ópera, hasta que una chispa del soplete de un operario que trabajaba en los decorados, originó un incendio que devastó el gran teatro de La Rambla. Las llamas alcanzaron el telón de terciopelo y en poco más de dos horas redujeron a cenizas el edificio que años después sería reconstruido en el mismo lugar.

- La Fenice de Venecia (1996)

AndreaAstes / ISTOCK

Este emblemático teatro veneciano ya había pasado por otro grave incendio en 1836, y más de un siglo después, el 29 de enero de 1996 las llamas devoraron su estructura de madera. La Fenice de Venecia, construida por Gianantonio Selva, fue restaurada y reanudó su función como teatro de ópera en 2003.

- Museo Nacional de Brasil (2018)

Uno de los fuegos más recientes, del que se siguen investigando las causas, tuvo lugar el pasado septiembre de 2018. Las llamas redujeron a cenizas el Museo Nacional de Brasil, con más de 200 años de antigüedad, y los más de 20 millones de piezas que el edificio albergaba. Entre ellas, Luisa, el esqueleto humano más antiguo de América.