Siete alojamientos en Noruega para soñar junto a los Fiordos

 La portentosa naturaleza del país de los vikingos tiene su reclamo en estos laberintos de agua y roca que avanzan centenares de kilómetros tierra adentro, custodiados por acantilados vertiginosos. Dormir con vistas a esta geografía de pasillos es hacerlo en un escenario ante el que solo cabe constatar la pequeñez humana.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Snohetta Plompmozes - SVART

SAGAFJORD

El cielo, las montañas y el mar dibujan el idílico marco de este hotel, oculto en un pliegue de la tierra de los fiordos y completamente mimetizado con el entorno hasta formar parte de los propios prados. Sus 46 habitaciones, concebidas como cabañas rústicas, y su acogedor salón con chimenea brindan no solo unas vistas fabulosas, sino también apasionantes historias que han quedado suspendidas en sus viejos muros de madera.

D.R.

SVART

La primera intervención humana en el fiordo Holandsfjorden, una zona virgen hasta el momento, es este insólito palafito circular elevado sobre columnas de madera de abedul e inspirado en la sabiduría constructiva de los rorbue, las cabañas de los pescadores noruegos. Su filosofía, eso sí, es completamente sostenible: genera su propia energía y sus menús se confeccionan con productos de una granja adosada.

Snohetta Plompmozes - SVART

CABAÑAS SKAPET

Este complejo de cabañas ultramodernas, con grandes ventanales y muros revestidos de cinc, funciona como principal acceso a la red de senderos de Frafjordheiene, en la cara sur del fiordo Lysefjord, cuyo circuito tarda en completarse en torno a una semana. Por el camino aparecerán reclamos como Preikestolen (conocido como El Púlpito), la roca suspendida de Kjerag y los 4.444 escalones de Florli.

Odd Inge Worsøe

HOTEL JUVET

Estratégicamente ubicadas en el bosque de Gudbrandsjuvet como si de un retiro de montaña se tratara, las exclusivas cabañas de este hotel nada convencional fueron el escenario de Ex Machina, la película de ciencia ficción dirigida por Alex Garland ganadora de un Oscar. En ella se mostraron al mundo las maravillas de este rincón noruego, entre las que figura el glaciar Nigardsbreen o la cascada Grondalen.

D.R.

KVIKNES HOTEL

Este hotel que hunde sus orígenes en 1752 es la joya de Sognefjord. Emplazado en el corazón del hermoso pueblo de Balestrand, desde las ventanas de sus habitaciones se divisan los tres brazos del fiordo que se extienden hacia el interior. Con una decoración tradicional, sus instalaciones gozan además de una extensa colección de obras de arte y antigüedades, que le confieren un estilo especial.

D.R.

GUDVANGEN FJORDTELL

Concebido como un antiguo pueblo vikingo, este entrañable hotel es la base perfecta para explorar las joyas naturales que se extienden por el condado de Sogn og Fjordane. Aventuras que van desde las caminatas por el fiordo Nærøyfjord, que forma parte de la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, hasta los viajes en ferry bajo las cumbres o la viking diner (cena vikinga) en uno de sus tres restaurantes.

D.R.

BIRDBOX FAUSKE

Estas minicabañas para dos personas adoptan la forma, como su nombre indica, de auténticas cajas para pájaros, completamente integradas en la naturaleza. Desde sus interiores, acondicionados con el máximo confort, no solo se alcanzan vistas a la cordillera épica de Blegja y a la serena belleza de Førdefjord, sino que también se escucha el rumor de los árboles azotados por el viento y el correr del agua de los ríos.

D.R.