Navidad en Malta: un recorrido por sus tradicionales (y preciosos) belenes

Hay algunos belenes de Malta que datan del año 1826... y que son un lujo para los amantes de la historia.

Redacción Viajar
 | 
Foto: ZoltanGabor / ISTOCK

La religión católica es algo que define por excelencia la historia de Malta. Y es que algunos historiadores sitúan la influencia de la Iglesia católica en Malta hacia el año 60 después de Cristo, con la llegada de san Pablo al archipiélago maltés. De hecho, existen más de 300 iglesias repartidas por todo el territorio y en esta época del año muchas de ellas deciden exponer belenes e invitar al público a visitarlos y conocerlos.

Esta tradición se remonta a principios del siglo XVII, cuando los comerciantes y los nobles acostumbraban a comprar en Italia los belenes para su hogar, puntualmente en Sicilia o Nápoles. Actualmente, las estatuillas, local y popularmente conocidas como "pasturi" que se ponen en venta en las tiendas desde octubre están hechas de arcilla, un material resistente y económico.

Pastoreo de Navidad en Malta
Pastoreo de Navidad en Malta | © viewingmalta.com

La idea tiene su origen en Italia desde donde Francisco de Asís promulgaba nuevamente el nacimiento de Cristo, en una misa de Navidad que celebró en 1223 dentro de una cueva en Italia. San Francisco de Asís colocó dentro de un pesebre una imagen en piedra del niño Jesús y a ambos lados un buey y un asno vivos. Poco a poco se fue extendiendo por toda Europa, y más tarde al resto del mundo. Cada país le daba su estilo acorde con las culturas y tradiciones propias. En Malta, fueron introducidos por los nobles ya que eran los únicos que podían permitirse el lujo de comprar las estatuas de la época. Los primeros pesebres fueron de estilo napolitano, cosa que no gustó del todo a los malteses ya que consideraban que no representaban la “Noche Santa”. Incluso se dice que a modo de protesta, muchos de los pesebres fueron destruidos y quemados.

Belén viviente de Malta
Belén viviente de Malta | © viewingmalta.com

Más tarde fue introducido el estilo siciliano por un fraile franciscano de Caltagirone (Sicilia), Benedetto Papale, quien construyó numerosos pesebres durante su estancia en Malta, uno de ellos aún puede verse en Modica, Sicilia. El estilo siciliano fue más aceptado por los malteses, quizás debido a la semejanza entre el campo de Malta y de Sicilia representado en los pesebres. Aun así, el pesebre maltés siguió las tradiciones locales con respecto a los trajes, instrumentos musicales y los edificios. La casa de la granja maltesa y el molino de viento son todavía hoy elementos esenciales en los belenes de los malteses.

La tradición se perpetuó a través de los años, y en la actualidad sigue siendo parte del savoir faire maltés. Los belenes artesanales hoy en día están fabricados en base a una amplia variedad de materiales, como papel maché, virutas de piedra, poliestireno o madera, pero en sus orígenes los materiales eran piedra rústica y los residuos de carbón de los herreros (gagazza). Los artesanos ponen mucha pasión, dedicación y empeño al proceso de creación, cuidando cada detalle de esta pequeña representación del nacimiento de Jesús.

Belén de Navidad histórico en Malta
Belén de Navidad histórico en Malta | © viewingmalta.com

Donde visitar los pesebres esta Navidad

El primer pesebre conocido en Malta se remonta al año 1617 y se exhibió en la Iglesia de los Frailes Dominicos en Rabat. En el Monasterio de San Pedro de Mdina aún se encuentra un pesebre del año 1826 guardado por las Hermanas Benedictinas que viven en este Monasterio.

La mayoría de los artesanos de presepju (así se conoce el belén en Malta) exhiben sus creaciones, ya sea en el interior de su hogar o exponiéndolos en las ventanas para disfrute y admiración de los transeúntes. Los más ambiciosos pueden llegar a transformar su garaje en un gran pesebre de tamaño casi real.

Belén de Navidad histórico en Malta
Belén de Navidad histórico en Malta | © viewingmalta.com

Además, cada año, durante las semanas anteriores a Navidad, la Sociedad Amigos del Pesebre de Malta da a sus socios la oportunidad de exhibir sus pesebres al público. Alrededor de un centenar de pesebres de diversas formas y tamaños con diferentes medios de la construcción.