Naturaleza y tradición de las Highlands escocesas

Eduardo Grund

La belleza agreste de sus montañas sin picos en sus cimas, pero siempre con excelentes vistas; el silencio de las grandes extensiones de brezo, musgos y helechos, solo interrumpido por los pocos coches que circulan en sus carreteras solitarias; las panorámicas que dejan sin habla, invitando a la reflexión personal; los castillos llenos de historia y, por qué no, de fantasmas; los pueblitos pesqueros salpicados de pequeñas islas...En realidad, las Tierras Altas están formadas por varias cadenas montañosas, en dirección noreste-suroeste, interrumpidas por profundos barrancos y valles verdes. Un territorio a veces inhóspito en el que parece que el tiempo no es real y se hubiera detenido para embaucarnos.