La naturaleza explota en Alemania con la llegada de la primavera

Es la estación perfecta para disfrutar de los extensos bosques, las playas kilométricas y las montañas escarpadas del país germano

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: DieterMeyrl / ISTOCK

Con la llegada de la primavera Alemania se despide de un largo invierno, se abren las flores y suben las temperaturas. Esta estación es una época perfecta para visitar el país, y es que desde el continente hasta las islas, Alemania es rica en paisajes culturales y naturales. Así, recogemos diez parajes en los que disfrutar de la naturaleza germana en todo su esplendor:

Parque Nacional de la Suiza Sajona

En la frontera con la República Checa, un mundo de rocas escarpadas se abre a los amantes de la naturaleza. Este parque nacional es la cuna de la escalada libre con sus más de 1.000 picos de arenisca y más de 20.000 rutas en la roca. Es también una de las zonas de senderismo más espectaculares de Europa, con ruta como el Sendero de los Pintores, de 112 kilómetros de longitud.

javarman3 / ISTOCK

Parque Natural Bosque de Baviera

El Parque Natural del Bosque Bávaro se extiende desde el Valle del Danubio hasta el Gran Árbol en la zona fronteriza con la República Checa y Austria. En él se esconden tesoros de la naturaleza como el valle del Danubio o las zonas de cultivo de frutas alrededor de Lalling y Neukirchen. Así, los visitantes podrán recorrer decenas de senderos para descubrir la fauna y la flora del lugar.

CHUNYIP WONG / ISTOCK

Isla de Rügen

Rügen es la isla más grande de toda Alemania, y en sus más de 900 kilómetros cuadrados ofrece largas playas, naturaleza virgen y lujosos centros turísticos costeros. Además, en la isla también se encuentran grandes parques nacionales como el Parque Nacional de Jasmund, así como espectaculares vistas de los acantilados de tiza, pueblos pesqueros de ensueño y mansiones nobles.

RYSZARD FILIPOWICZ / ISTOCK

Parque Natural de Lüneburg Heath

En este parque se encuentran las mayores zonas de brezales contiguos de Europa Central, además de contar con viejos corrales de ovejas y granjas. Se pueden encontrar todo tipo de maravillas naturales como bosques, manantiales, ríos y arroyos, así como una fauna difícil de encontrar en otros lugares.

BerndBrueggemann / ISTOCK

Parque Nacional de Berchtesgaden

El Parque Nacional de Berchtesgaden se abre ante los ojo de los visitantes como un panorama montañoso único, lleno de pintorescos lagos y exuberantes bosques verdes. Se trata del único parque nacional alemán en los Alpes y cuenta con 260 kilómetros de senderos y rústicos refugios de montaña para descansar. Además, hay posibilidades de encontrarse con íbices, marmotas o águilas doradas.

DieterMeyrl / ISTOCK

Isla de Amrun

La isla de Amrum, en el norte de Frisia, es uno de los parajes más idílicos del país. Azotada por el Mar del Norte, sus marismas y sus playas kilométricas solamente invitan a relajarse y disfrutar de la brisa marina. La isla, de aproximadamente 20 kilómetros cuadrados, está situada en el centro del Parque Nacional del Mar de Wadden de Schleswig-Holstein. Además, es también el lugar perfecto para observar las miles aves que pueblan la isla.

PPAMPicture / ISTOCK

Parque Natural de Weserbergland

En el norte de Baja Sajonia se encuentra el Parque Natural de Weserbergland, marcado por el curso de río Weser y repletos de extensos bosques, cadenas montañosas de hasta 440 metros de altura y afilados acantilados. La naturaleza del parque se puede explorar a pie, en bicicleta o incluso por el agua en barcos o en canoa.

geogif / ISTOCK

Hohes Venn Parque Natural Eifel

Este parque natural se encuentra en la frontera con Bélgica y se caracteriza por sus numerosos bosques, ríos y lagos, rodeados de cadenas montañosas de gran altura. Se puede recorrer el parque por los caminos que discurren a lo largo de la ruta del antiguo ferrocarril de Vennbahn o por el cercano sendero de Eifelsteig. Además, los visitantes pueden hacer un viaje por la historia explorando cuevas de la Edad de Piedra, castillos romanos y palacios y monasterios.

rclassenlayouts / ISTOCK

Isla de Hiddensee

Interminables playas de arena blanca, acantilados escarpados y bosques de pinos. La Isla de Hiddensee inspira a sus visitantes con una variada naturaleza, y es que se presenta como una isla de cultura con una rica oferta de eventos, galerías, museos, lecturas y conciertos.

Stefan Dinse / ISTOCK

Parque Natural del Bosque de Teutoburgo/Eggebirge

Si por algo destaca el bosque de Teutoburgo es por sus increíbles acantilados como el Externsteine, un grupo de rocas que se eleva abruptamente desde el suelo. El parque se compone por bosques de hayas y abetos, así como páramos, praderas secas y brezales donde los visitantes podrán toparse con especies como la cigüeña negra, el búho real, el halcón peregrino o el gato salvaje.

Joppi / ISTOCK