Monsanto, el pueblo más "rocambolesco" de Portugal

Una insólita aldea que nace de entre las rocas…

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: RolfSt / ISTOCK

No nos cansamos de descubrir rincones mágicos y llenos de encanto en Portugal. Un país que es fuente inagotable de esencias y lugares excepcionales que, además, nos resulta al mismo tiempo tan cercano y tan exótico.

Esta vez nos trasladamos hasta el centro de su territorio, a la región de Beira, para conocer una insólita aldea que emana entre enormes moles de granito, formando incluso parte de los mismos, creando una simbiosis espectacular entre la acción del ser humano y la Naturaleza.

Abeleao / ISTOCK

«La aldea más portuguesa de Portugal»

Con este título es conocida en Portugal la aldea de Monsanto, gracias a que resultó ganadora en un concurso organizado en 1938 por el Secretariado de Propaganda Nacional, en el que se premió a la aldea o territorio que menos hubiera sucumbido a las influencias externas y mayor grado de conservación de su pureza reflejara.

nessaflame / ISTOCK

Y así continúa Monsanto, porque gracias a aquel reconocimiento de extensión nacional, esta población se ha erigido como un ejemplo de respeto y protección a su aspecto tradicional, salvaguardando su autenticidad. Como premio por esta distinción recibió un gallo de plata que luce hoy orgullosa en lo alto de la Torre de Lucano – o Torre del reloj -, un esbelto campanario construido en 1420 que es uno de los monumentos más significativos de la aldea.

vector99 / ISTOCK

Monsanto se encuentra emplazada a poca distancia de la frontera con España, a la altura de Plasencia, en el distrito de Castelo Branco. El concejo de Idanha-a-Nova acoge esta peculiar aldea - tiene en realidad el título de villa – que se asienta sobre unas tierras que ya fueron conquistadas por romanos, visigodos o árabes muchos siglos atrás. Marcada por la influencia de la Orden de los Templarios – a la que se debe la construcción del castillo medieval -, fue desde sus inicios hasta ya bien entrada la Edad Moderna un punto de gran importancia defensiva, debido a su excepcional situación en lo alto de una elevación que destaca poderosamente sobre el entorno circundante. No obstante, Monsanto formar parte, desde 1995, del conjunto de «Aldeas Históricas de Portugal».

edufoto / ISTOCK

Roca sobre roca…

Si por algo se distingue Monsanto y si por algo es tan peculiar y única dentro de Portugal, es por sus llamativas construcciones entre enormes moles de granito que forman parte del Batolito Granítico de Penamacor.

Celli07 / ISTOCK

A lo largo de la ladera del Cabeço de Monsanto va apareciendo el poblado de la villa con sus casas, sus capillas, su iglesia… hasta culminar en los 758 metros de altitud donde se alza el antiguo castillo. Un conjunto de enorme belleza, donde se aúna perfectamente el paisaje rocoso del granito y la arquitectura tradicional de la aldea, en un escenario empedrado donde muchas veces se confunde cuál es la construcción hecha por el ser humano y cuándo es obra de la Naturaleza.

Celli07 / ISTOCK

Las enormes moles sirven como apoyo, muro o incluso tejados de las viviendas u otras construcciones, pareciendo en algunos casos que se hubieran incrustado unas y otras o que aquellas aplastasen a estas de manera sutil.

RolfSt / ISTOCK

Una integración sublime que nos sorprende a cada paso al transitar por las intrincadas calles de Monsanto mientras se avanza hacia la fortaleza de la parte superior, la parte más antigua de la aldea.

Fotoeventis / ISTOCK

Por su parte, el castillo templario del siglo XII, en gran parte derruido – la explosión de un polvorín ocurrida dentro del recinto en el siglo XIX lo destruyó casi por completo, aunque aún conserva parte de sus murallas, algunas torres, una cisterna… -, es la referencia de la aldea, tanto por su antigüedad, como por su historia o por las impresionantes vistas que se dominan desde sus muros. En verdad, la panorámica que nos ofrece de toda la llanura, divisando muchos kilómetros a la redonda, merece la pena el esfuerzo de subir hasta este punto.

Rolandocb_efectodron / ISTOCK

Debajo de nuestras miradas, a los pies del castillo, se extiende orgullosa la villa de Monsanto como la «aldea más portuguesa de Portugal». Lugar espiritual – como su propio nombre nos indica -, donde la conjunción del ser humano y la roca pareciera sobrenatural. Y es que, al igual que las marafonas – unas muñecas de trapo típicas de esta aldea, usadas para realizar rituales –, esta rocambolesca villa portuguesa nos seduce gracias a su mágico encanto.

RolfSt / ISTOCK