Mondoñedo, el pueblo gallego de la catedral arrodillada

Uno de los pueblos más bonitos de España, con su símbolo Patrimonio de la Humanidad

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Mercedes Rancaño Otero / ISTOCK

A pocos kilómetros de la costa de la provincia de Lugo, en La Mariña, nos espera el que está considerado uno de los pueblos más bonitos de España, a pesar de no figurar entre los destinos más visitados de Galicia.

LuisVilanova / ISTOCK

Cabecera de comarca y una de las sedes episcopales españolas, aun contando con poco más de 3500 habitantes en su municipio, Mondoñedo es una localidad cargada de historia y patrimonio, rodeada de bellos parajes que la envuelven en el fondo de un valle.

Lux Blue / ISTOCK

Su catedral, emblema de estas tierras, fue incluida en 2015 por la Unesco dentro del Patrimonio de la Humanidad que engloban los Caminos del Norte de España que conducen a Santiago de Compostela.

jarcosa / ISTOCK

Una catedral única en un casco histórico lleno de encanto

Contemplar desde los alrededores de Mondoñedo la Catedral Basílica de la Virgen de la Asunción nos da ya una idea de la espectacularidad y belleza del templo que preside esta localidad lucense.

Mercedes Rancaño Otero / ISTOCK

Sus dos torres y la parte más elevada de la nave central forman una esbelta silueta que, al admirarla de cerca, se funde de manera armoniosa con las líneas rectas de su fachada y el gran rosetón del frontal.

Epicentro de la vida de Mondoñedo, donde convergen las principales vías del casco histórico, la Plaza de la Catedral nos da la bienvenida a una parte antigua declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1985.

Lux Blue / ISTOCK

Al llegar a la plaza, a primera vista tenemos la impresión de que parte de la catedral se encuentra enterrada bajo tierra, debido a su escasa altura desde la base y a las curiosas proporciones de la basílica.

Famosa por esta característica única en su género, este rasgo le ha valido para adoptar el título de «catedral arrodillada». Erigida en el siglo XIII pero remodelada a lo largo de los siglos, su estampa impresiona en una pequeña villa como Mondoñedo.

KarSol / ISTOCK

Merece la pena admirar en su interior cómo accede la luz a través de las vidrieras de su espectacular rosetón, así como visitar su Museo Diocesano y Catedralicio.

Mientras, en la plaza, la mirada de la estatua del célebre novelista y poeta Álvaro Cunqueiro, oriundo de esta localidad, nos invita a extasiarnos con el entorno urbano de tonos blancos de las casas, los tejados de pizarra, los soportales y las balconadas acristaladas.

Mercedes Rancaño Otero / ISTOCK

La Casa Museo Álvaro Cunqueiro, recientemente abierta al público, nos retiene aún más tiempo en la plaza y nos empapa del sentir y el encanto de estas tierras gallegas.

Una parada del Camino de Santiago con mucho que descubrir

Mondoñedo forma parte de una de las etapas del Camino del Norte a Santiago de Compostela. Una parada que suele sorprender a los peregrinos que deciden detenerse en su recorrido para visitar esta interesante localidad.

Su nutrido e importante patrimonio – más allá de la catedral - y el placer del deambular por sus barrios, hacen de este destino un lugar muy recomendable para descubrir.

etxekar / ISTOCK

Destaca el Real Seminario Conciliar de Santa Catalina, detrás de la catedral, un impresionante edificio de grandes dimensiones que, sumado a que se trata de uno de los primeros seminarios fundados en España, alberga uno de los mayores secretos de Mondoñedo: su importante biblioteca histórica.

Miles de ejemplares se custodian en su interior, con algunos de primer orden, como su colección de biblias antiguas o su excelente fondo de incunables, convirtiéndola en una de las más importantes bibliotecas de toda Galicia.

Mercedes Rancaño Otero / ISTOCK

Al margen de los grandes monumentos, Mondoñedo es una localidad íntimamente ligada a la presencia de agua – su nombre así lo acredita –, y son abundantes las fuentes  - la Fonte Vella es el mejor ejemplo - y los regatos en el municipio. El barrio de Os Muiños, ya en el borde del casco urbano, es el paradigma de esa comunión con el líquido elemento. Visita imprescindible, no podemos dejar de recorrer sus mágicas calles con los canales de agua discurriendo frente a las casas y las grandes losas de piedra ejerciendo las veces de improvisados puentecillos.

Fonte Vella | Mercedes Rancaño Otero / ISTOCK

Y hablando de puentes, el de Pasatempo representa quizás el punto con mayor historia del barrio, con leyenda incluida, cuya estampa con la cruz sobre el río Valiñadares conserva todo el encanto de lo vetusto y nos traslada varios siglos atrás en el tiempo.

Asimismo, podemos aprovechar nuestro paseo por el barrio para visitar los talleres de los artesanos que llevan a cabo sus oficios en esta zona, como ocurría antaño en torno a los molinos que daban la personalidad a este conjunto.

etxekar / ISTOCK

Un broche de oro para rematar nuestra pequeña inmersión en una villa que presume de su «catedral arrodillada» de la misma forma que La Mariña presume de contar con la maravilla natural de la Playa de las Catedrales, muy cerca de Mondoñedo.