Las misteriosas mareas de la isla de Eubea y las Espóradas

Calcis nos deja recuerdos inolvidables en los que la eligen como base para visitar la isla de Eubea, donde nos espera mucha belleza rodeada de misterios

Jean-Paul LABOURDETTE/Petit Futé
 | 
Foto: Anna_Jedynak / ISTOCK

A 80 kilómetros de Atenas, Calcis es casi un suburbio de la capital griega. Construida en la costa occidental de la isla Eubea, en el punto más delgado del estrecho de Euripo que separa la isla del continente, la capital de Eubea (100.000 habitantes) es conocida por su campo, sus fuentes y sus bonitas playas. Los edificios de la ciudad moderna están construidos en la ladera de una colina sobre las ruinas de la antigua ciudadela donde se alza el fuerte de Kara Baba. No es casual que la prestigiosa editorial Petit Futé le haya dado un lugar destacado a este destino sin igual en su completa guía sobre las islas griegas. 

siete_vidas / ISTOCK


Calcis debe, sin duda, su nombre al bronce (chalkos) que trabajaban sus habitantes o al chalki, conchas de las que se extraía la púrpura. La ciudad fue antiguamente rica y poderosa en la que se erigieron muchos templos dedicados a Zeus, Apolo o Hera. ¿Qué queda de ello hoy en día? Calcis nos deja recuerdos inolvidables en los que la eligen como base para visitar la isla de Eubea.

photo_stella / ISTOCK

Los edificios poco estéticos han desfigurado lo que le daba encanto a la antigua Negroponte. Solo hay un paseo marítimo muy agradable y especialmente animado por la noche, donde la gente se sienta a la mesa para ver los barcos tirando el ancla.

El punto de atracción de Calcis es el canal de Euripo (39 metros de ancho) que separa la isla del continente. Para cruzar el canal hay un puente que se abre en algunos momentos para dejar pasar los barcos en el sentido de la corriente. Los científicos no han podido explicar aún por qué estas corrientes, que alcanzan los 12 km/h, se dirigen alternativamente de norte a sur y de sur a norte. Según la tradición, Aristóteles se habría ahogado intentando aclarar este misterio…

Alika Obrazovskaya / ISTOCK

El misterio de las mareas de Eubea

Aunque nativo de Macedonia, Aristóteles conoció bien Calcis, ciudad de la que era originaria su madre. Pasó aquí muchos años al final de su vida y una leyenda local dice que incluso se ahogó en el Euripo, la parte del paso más estrecho entre el continente y Eubea, intentando resolver el misterio de sus caprichosas mareas. Plinio el Viejo señaló que el movimiento de las mareas se detenía tres días al mes. Los geógrafos han establecido desde entonces que durante los primeros seis días de la luna y después del decimocuarto al vigésimo, y durante los tres últimos, las mareas siguen siendo regulares. El resto del tiempo, se producen hasta las 14 y las 24 h. Esto es debido a la diferencia de nivel del mar entre el norte y el sur del Golfo.

photo_stella / ISTOCK

Transporte - Cómo llegar

Para ir de Atenas a Calcis en coche (80 km), debe tomar la autopista en dirección a Elevsina (o Elefsina), y después, tras 20 minutos, girar a la derecha y seguir la autopista hacia Lamia. Al cabo de cuarenta kilómetros, en el segundo peaje, salga de la autopista por una autovía de doble carril que lleva a Calcis. Al cabo de doce kilómetros, la carretera se estrecha para pasar por el nuevo puente suspendido que cruza el estrecho de Euripo. Desde allí, las vistas a la ciudad son espectaculares. En cambio, los hoteles y los restaurantes se encuentran en una costa inaccesible para los coches, por lo que deberá dar un gran rodeo por las estrechas y sucias calles para llegar a ellos.

En Calcis es muy difícil aparcar. Inténtelo en las callejuelas que salen de la calle Eleftheriou-Venizelou. Una vez encuentre sitio, la proximidad de las tiendas y puntos de interés reagrupados cerca del paseo marítimo permite no utlizar el vehículo.

Alika Obrazovskaya / ISTOCK

En el continente, al sur de la fortaleza. 

El nuevo tren de cercanías une Atenas con Eubea en una hora y media, gracias a una decena de conexiones directas al día (y el doble con una correspondencia).

El mismo tren ofrece conexiones con El Pireo, incluso con Corinto. Entre Atenas (estación de autobuses, terminal B) y Calcis: salidas entre semana a partir de las 5 h y cada 30 minutos entre las 9 y las 21 h. Con el resto del país. La estación también ofrece conexiones frecuentes con Patras y dos trayectos por semana con Salónica.