Milán en el año de la Expo

Además del centro histórico, otras zonas de Milán merecen un paseo tranquilo: el llamado Quadrilatero d''Oro, cuyas recoletas calles conservan un estilo armonioso tan elegante como las tiendas que albergan; el bohemio Brera, con sus galerías de arte y la gran pinacoteca; el popular barrio de Porta Ticinese, donde se reúnen los jóvenes al anochecer, con lo más cool en el corso Como, cerca de las innovadoras construcciones de Puorta Nuova, o las señoriales avenidas que confluyen en la piazza della Republica. Si de jardines se trata, Milán presume de varios estupendos parques: Lambro, Forlanini , jardín público Indro Montanelli y, por supuesto, elSempione.