Los mejores lugares del mundo para hacer yoga

Destinos que por su energía y buenas vibraciones son ideales para esta disciplina.  

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Yarygin / ISTOCK

Está claro: no vale cualquier espacio a la hora de realizar esta actividad basada en las posturas (asanas) y las técnicas de respiración. El yoga, con su dosis de ejercicio y meditación, de mente y de cuerpo, de filosofía vital en definitiva, requiere un entorno que destile calma, serenidad y equilibrio espiritual. Por eso, rastreamos el planeta en busca de aquellos lugares que cumplen con estos requisitos.

Bien seas un principiante o un yogui consolidado, en estos cinco remansos de paz hallarás el escenario perfecto para esta práctica de moda con innumerables beneficios: desde aliviar el dolor hasta mejorar la concentración, pasando por aumentar la motivación, reducir el estrés y hasta rejuvenecer. Namasté!  

Rishikesh (India)

Diy13 / ISTOCK

No podía haber un lugar mejor, un destino más indicado para esta saludable práctica. Y es que aquí, en esta ciudad del noreste perteneciente al estado de Uttarakhand, en este bonito enclave oculto a los pies del Himalaya y partido en dos por el Ganges, cuentan que nació el yoga, por lo que se le considera su capital universal.

Rishikesh es la primera población que atraviesa el río sagrado desde su nacimiento y esto no sólo le dota de una espiritualidad especial sino también de una gran belleza: unas montañas majestuosas que se precipitan sobre un río salvaje de aguas limpias y atronadoras, completamente distinto a la imagen que se tiene de él. A todo ello se suman las cientos de escuelas que salpican la ciudad, donde aprender todos los secretos de esta disciplina. Y por si fuera poco, la estela que dejaron los Beatles cuando, en 1 968, eligieron estos parajes para vivir un fructífero retiro.  

Paia (Hawai)

jmoor17 / ISTOCK

Aunque decir Hawai es pensar en surf, muchos se sorprenderían al saber que también el yoga es la actividad estrella de estas islas del Pacífico cargadas de exotismo. Tanto, que hasta existe una combinación entre las dos actividades: el yoga flotante, que consiste en realizar las posturas correspondientes sobre una tabla que flota en el mar o en una piscina.

Más allá de esta rareza, Paia, en la isla de Maui, está considerada un lugar de peregrinación para los amantes del yoga. A este pueblo hippy se viene a desconectar al ritmo de un estilo de vida que nada tiene que ver con el resto del país: una experiencia en la que prima el contacto con la naturaleza, la comida orgánica de cosechas locales y la práctica del yoga en todas sus modalidades. Desde el ashtanga al hatha, pasando por el vinyasa flow… y por supuesto, el yoga para surfistas.

Ubud (Bali)

AleksandarGeorgiev / ISTOCK

Que su nombre signifique ‘medicina’ ya dice mucho de su condición. Ubud es un pueblo encantador abrazado por bosques tupidos e inmensos campos de arroz, al que se considera el centro cultural y espiritual de Bali. Todo en él destila serenidad en una atmósfera rabiosamente placentera en la que descansan los templos más hermosos de la isla. Por ello se cuela entre los mejores lugares del planeta para vivir como un auténtico yogui.

Más allá de sus múltiples centros dedicados a esta disciplina, numerosos sanadores holísticos han elegido este rincón indonesio para establecer su base, animados por otros factores complementarios como los restaurantes de comida vegana. Además, cada año se celebra BaliSpirit, el colorido festival de yoga que dura toda una semana.

Valle del Elqui (Chile)

stevegeer / ISTOCK

Alejado de las grandes ciudades y con un escasísimo índice de contaminación lumínica que se traduce en uno de los cielos más limpios del continente americano, este rincón del norte de Chile se ha convertido en el destino perfecto para la astronomía. Sus devotos acuden atraídos no tanto por los prestigiosos observatorios que existen en sus inmediaciones como por su capacidad (dada la posición geográfica) para observar millones de estrellas.

Además, el Valle del Elqui, que en realidad es una cuenca hidrográfica con un paisaje soberbio, también es el lugar elegido por personas de todo el mundo para la práctica del yoga y otras técnicas de relajación tales como el reiki o la meditación. Para ello existen múltiples hoteles con spa y locales especializados en tratamientos y masajes que permiten abandonarse a la paz absoluta mientras casi se roza el firmamento.  

Arenal (Costa Rica)

lightphoto / ISTOCK

El país con la mayor biodiversidad del mundo puede parecer a priori un destino de lo más intenso, cargado de aventura y adrenalina. Y ciertamente así lo es. Pero también en el vergel más codiciado de Centroamérica se esconden auténticos templos del bienestar agraciados, claro está, con una prodigiosa naturaleza.

En el noreste, por ejemplo, cerca del famoso volcán Arenal, las aguas medicinales de las termas invitan a olvidarse del estrés y empaparse de serenidad. Por eso este lugar, que también goza de la magia de la selva, es uno de los mejores del mundo para entregarse al yoga. Aquí el entorno propicia un aura fabulosa, con lo que el equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu está más que asegurado.