Las mejores ciudades para ir en bici

Saludable y sostenible, limpio y económico, no hay mejor medio de transporte que aquel que consiste en ejercitar las piernas. Estas son las metrópolis europeas que hacen del pedaleo un modo de vida.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: mariusz_prusaczyk / ISTOCK

Copenhague

Una ciudad que hace gala de un relajado estilo de vida y de un bucólico paisaje urbano donde el diseño y la sostenibilidad juegan una baza prioritaria no podía dejar de tener a la bicicleta como el transporte más utilizado. Así es la capital danesa, que hasta cuenta con un anillo ciclista (el Havneringen) para descubrir sus múltiples atractivos. Desde edificios clásicos como el Palacio de Amalienborg, residencia de la familia real, o el Teatro Real, que aglutina parte de la escena cultural; hasta barrios trendy como Nørrebro, plagado de bares de diseño y tiendas de estética vintage. También el Tívoli, el parque de atracciones más antiguo del mundo, y por supuesto la Sirenita del cuento de Andersen, la más fotografiada de Copenhague.

Ámsterdam

dennisvdw/iStock

No hay una ciudad más asociada a las dos ruedas que ésta por cuyas calles circulan más de 400.000 bicis a lo largo de sus más de 15.000 kilómetros de carriles. La holandesa es una población con una gran cultura ciclista y en Ámsterdam más del 50% del tráfico se efectúa con este medio. Ya sea con el marco de los famosos canales o de jardines como Vondelpark con su cromático manto, pedalear es la manera de devorar esta ciudad e incluso de acceder a zonas más alejadas como el castillo Muiderslot y la ciudad amurallada de Naarden, así como a las rutas para admirar los molinos entre coloridos campos de tulipanes.

Eindhoven

Esta otra ciudad holandesa, al sur de los Países Bajos, no sólo presume de una interesante red de rutas ciclistas (entre las que destaca Rondje Eindhoven, que cubre bonitos recorridos de 20 a 75 kilómetros en cuatro direcciones) sino que además tiene el honor de haber ideado uno de los carriles bici más innovadores de Europa: aquel que discurre por el lugar donde vivió Van Gogh durante 1883-1885 y que, en una mezcla de arte y deporte, cuenta con instalaciones que lo recuerdan. Más allá de esto, Eindhoven es una ciudad incubadora de tendencias, de pasado industrial y presente artístico, en la que con sus interesantes iconos arquitectónicos.

Estrasburgo

Estrasburgo, Francia. | ISTOCK

Famosa por su constante inversión en infraestructuras e instalaciones para la bicicleta, así como por una excelente planificación urbana de rutas de circunvalación, esta bella ciudad francesa es ideal para el pedaleo. En ella encontramos el carril bici más largo del país, que ronda los 500 kilómetros. Coqueta, tranquila, manejable, con un pintoresco centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad, la capital de Alsacia es mucho más que las instituciones de la Unión Europea a las que da cobijo. Una mezcla de cultura gala y germana (dada su cercanía con la frontera) con un irresistible aire medieval y el romanticismo de sus canales.

Amberes

Moderna, dinámica, cosmopolita, rendida al arte y a la moda, esta ciudad de Flandes dispone de bicis ergonómicas para alquilar en 89 puntos diferentes. Hasta el propio Ayuntamiento organiza tours guiados sobre dos ruedas, con guías profesionales, al paso de los lugares más destacados: la Catedral, la Estación Central, el puerto, el Museo MAS… Ya sea pedaleando frente al ayuntamiento gótico o bajo las numerosas joyas de art nouveau o delante de las miles de tiendas exquisitas, se apreciará que Amberes es ante todo estilo. Por algo fue el hogar de grandes figuras de la pintura como Rubens o Van Dyck.

Sevilla

Joel Carillet / ISTOCK

De las ciudades españolas, la capital andaluza es la mejor valorada para los aficionados a la bicicleta. Además de por su clima soleado, sus distancias asequibles y la ausencia de desniveles, los es también por el gran impulso que ha dado en los últimos tiempos a este medio de transporte: carriles para su uso exclusivo, sistemas de alquiler, bonos y ofertas… La Torre del Oro, la Catedral, la Giralda, la Plaza de España, el Barrio de Santa Cruz y la carismática Triana nunca fueron tan bellos como cuando se los contempla a plena luz y al ritmo tranquilo de las dos ruedas.

Hamburgo

Es una de las ciudades más dinámicas e innovadoras de Europa. También una de las más verdes y gran amante de los espacios abiertos. Por eso la bicicleta es una de las enseñas de la dama del norte alemán, orgullosa de su perfil moderno y su elegancia marinera. En sus principales atracciones de ocio se encontrará el sistema de alquiler de este medio ideal para recorrer sus encantos: el centro histórico, recostado sobre el lago Alster; la Speicherstadt, con sus canales y torreones góticos; y los barrios alternativos como el divertido Sankt Pauli, el bohemio Karoline Quarter o el étnico Schanzen. Incluso en el ultramoderno HafenCity uno se puede entregar al pedaleo entre edificios futuristas.