Marcha nórdica al noreste de Italia

La marcha nórdica es un deporte cada vez más extendido en los alrededores de la ciudad italiana de Cividale del Friuli gracias a su encantadora naturaleza.

Álvaro Espinosa Malagón

La ciudad italiana de Cividale del Friuli, situada en el noreste del país en la frontera con Eslovenia, se ha convertido en un lugar de obligada visita para los viajeros de turismo activo gracias a la marcha nórdica también conocida como Nordic Walking.

Cividale del Friuli se encuentra en la provincia de Udine y cuenta en sus alrededores con numerosas rutas de marcha nórdica. Y es que esta ciudad, atravesada por las aguas color esmeralda del río Natisone, invita a conocer sus bellos valles en los que crecen los campos de cultivo y las zonas boscosas. A lo largo del camino, el deportista podrá, además, conocer pequeñas joyas arquitectónicas de gran valor histórico.

Dependiendo del grado de dificultad que busquemos, podremos encontrar las siguientes rutas: Anillo Guspergo (dificultad media/alta): con un recorrido de más de 9 kilómetros, su paisaje está marcado por la combinación del castillo de Guspergo y las flores de la zona.

La ruta del Anillo Norte de Natisone tiene una dificultad media/alta y nos da la oportunidad de conocer los campos de cereales del norte de Italia recorriendo su más de 7 kilómetros.

En cambio, para los menos habituados a la práctica de deporte, pueden recurrir a las siguientes etapas: el Anillo del Sur de Natisone (dificultad media) donde encontraremos Brossana, un preciosos pueblo que conserva la esencia de la Edad Media; el Sub-anillo del Norte, cuyo guía principal de nuestra aventura son las orillas del rio Natisone (dificultad baja); o el Sub-anillo Sur Natisone(dificultad baja) con un recorrido de 4 kilómetros, es un itinerario perfecto para conocer el origen de Cividale del Friuli.

La marcha Nórdica, es un deporte que se está extendiendo rápidamente y que consiste en caminar con la ayuda de bastones similares a los utilizados en el esquí. Esta actividad que se realiza al aire libre en cualquier época del año, comenzó a realizarse cuando los esquiadores escandinavos preparaban sus entrenamientos para los meses de invierno.

La práctica de la marcha nórdica como actividad física regular mejora el 90% de los músculos del cuerpo humano, el consumo de oxígeno, la resistencia física, la resistencia psicológica, fortalece el sistema inmunitario, retarda el proceso de envejecimiento.