Mallorca y la gastronomía mediterránea

Tayo Acuña

La isla de Mallorca alberga una despensa con los ingredientes necesarios para disfrutar de la dieta mediterránea, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Una dieta rica en cereales, legumbres, verduras, frutas, aceite de oliva, pescados, frutos secos, un consumo moderado de carne roja y, para acompañar, siempre una copa de vino. Una dieta que defiende un estilo de vida que incluye un recetario con ingredientes locales, de temporada y elaboraciones sencillas, además de ejercicio físico moderado y sol; en pocas palabras, estamos hablando de un modelo de vida muy saludable. Un modelo al que hay que añadir también el ingrediente fundamental de los pueblos mediterráneos: la sociabilidad.