Madrid. Hoteles de leyenda

El fantasma y la habitación 126. Pasadizos secretos. Habitaciones comunicadas entre sí. Un hospital durante la guerra. Secretos desconocidos para muchos. Entramos en la historia viva de Madrid, 5 hoteles de leyenda. (Donde nos quedaríamos a vivir).

Yolanda Guirado
 | 
Foto: The Westin Palace

The Westin Palace. Un huésped apellidado dalí

The Westin Palace

Dicen que fue punto de encuentro de espías durante la Segunda Guerra Mundial. Convertido en hospital durante la Guerra Civil. Bajo la deslumbrante cúpula de cristal, se instalaron los quirófanos. Fue el primer hotel de lujo. Con baño y teléfono en las habitaciones.

En una de ellas, un huésped llamado Salvador Dalí pintó un dibujo en la pared. Una provocación que la camarera de pisos no tardó en eliminar. Su localización estratégica frente al Congreso de los Diputados lo convirtió en uno de los escenarios protagonistas de aquel 23F. Hoy, The Westin Palace guarda muchos secretos inconfesables. Los domingos por la mañana, podemos disfrutar de Ópera & Brunch, un buffet de lujo con una actuación de ópera bajo el Jardín de Invierno. Perfecto para los amantes del género. Plaza De Las Cortes, 7. Madrid.

Vincci Capitol. 3,2,1... ¡Acción!

Javier de Paz Garcia

¿Qué se esconde tras el luminoso más famoso de Madrid? (Con permiso de Tío Pepe). Durante años, tras el cartel de Schweppes había un almacén. Hoy, dos habitaciones tras los 104 neones. En 1933 se inaugura el edificio. Aires modernos para la Gran Vía. Durante años, fue el único con aire acondicionado en la ciudad. Álex de la Iglesia la convirtió en la fachada más cinéfila. En “El día de la bestia” Santiago Segura, Álex Angulo y Armando de Razza se descuelgan por el luminoso a unos 40 metros de altura. (No vamos a desvelar los secretos de esta escena).

Vincci Capitol

Su estilo Art Decó todavía consigue que nos demos la vuelta para fijarnos en él. En sus pasillos, expuestos los planos originales. A las 4 de la tarde, el olor a palomitas de la sala de cine inunda el edificio. La joya del hotel: el proyector del año 1936 encontrado durante su remodelación. Gran Vía, 41, 28013. Madrid.

La Posada del Peine. El fantasma y la habitación 126 

La Posada del Peine

El nombre se debe al peine que colgaba del lavamanos de las habitaciones. Todo un lujo en el siglo XVII. A la calle Postas llegaban los viajeros en carruajes de otros lugares de España. La del Peine era entonces una de las posadas que había en las inmediaciones de la Plaza Mayor. Buen lugar para descansar tras el largo viaje. Lugar de pasadizos secretos, habitaciones comunicadas, escaleras y laberintos. Cuenta la leyenda que en una de estas habitaciones había un armario pegado a la pared.

Tras él, un acceso a una escalera secreta y a la habitación 126. Punto de encuentro de reuniones clandestinas y cobijo de los fugitivos. Los que conocen Madrid hablan de un fantasma. Una camarera y un huésped aseguraron ver a una señora vestida de negro. Tal vez se trate de una inquilina que quizá jamás salió del alojamiento. Tal vez sea pura imaginación. Pero la leyenda sigue viva. Y dicen que si te fijas bien en las ventanas desde la calle Postas…

Gran Hotel Inglés. El primero.

Gran Hotel Inglés

Quién diría que es el hotel más antiguo de Madrid. Y que en 1886 cuando abrió se convirtió en el primero de la ciudad con electricidad, aseos en todas las plantas y un restaurante “a la altura de lo mejor del extranjero”. Así  lo narraba la prensa nacional de la época. Agustín Ibarra consiguió reunir a los grandes. Largas tertulias entre Virginia Woolf, Matisse, Gardel, Valle-Inclán o Pérez Galdós.

Gran Hotel Inglés

Paredes llenas de historia y algún episodio muy sonado. La famosa cupletista Raquel Meller pasó en una suite un par de noches con un hombre que no era su marido. Se generó tal revuelo que la gente se manifestó a las puertas del hotel en señal de protesta. Hoy, el espíritu del Gran Hotel Inglés permanece. Imprescindible: la biblioteca. Y por supuesto, sus propuestas cosmopolitas. A través de la experiencia Seegram´s podemos saborear la Gran Manzana (de un bocado y sin movernos del barrio de Las Letras). Echegaray 8. 28014, Madrid.

Parador de Chinchón. La magia de la huerta

Parador de Chinchón

Salimos de Madrid. Y en Chinchón encontramos un convento del siglo XVII construido sobre otro más humilde. La esencia de la antigua huerta con árboles frutales se ha mantenido hasta hoy. En los frondosos jardines; manzanos, perales, nogales, membrillos o nísperos. En aquellos años, el convento comunicaba con la iglesia anexa y por una ventana los presos escuchaban la misa diaria. Hoy es el Parador de Chinchón.

Parador de Chinchón

La piscina o el salón de baile están ubicados donde las antiguas caballerías y establos. Los huéspedes pueden visitar la antigua capilla del convento, donde el rey Felipe V rezó –cuentan- antes de ser coronado en la plaza de este pueblo. Hoy es una suite. En la actualidad, podemos disfrutar de conciertos en los jardines o microteatro. (No es necesario estar hospedado en el Parador para participar en ellas). Los Huertos, 1, 28370. Chinchón (Madrid).