Un lujazo para tus ojos: estilo colonial con vistas a las Cataratas Victoria

África es el segundo continente menos afectado por el Covid del mundo después de Oceanía. Por eso es el punto de mira de muchos viajeros con ganas de empezar a planear su próximo viaje, aunque, de momento, tendrán que esperar a septiembre (se prevé que el 31 de agosto se abran ya las fronteras), debido a las restricciones recientemente impuestas en el continente africano desde principios de junio.

Cayetana Vela Sánchez-Merlo
 | 
Foto: D.R

Si hay un destino emblemático en África, es sin duda, las Cataratas Victoria entre Zambia y Zimbabue, que son parte del río Zambeze). Se trata de las cataratas más largas del mundo, y el segundo salto más ancho del planeta. La majestuosidad de las Cataratas Victoria hace del continente africano poseedor de una de las vistas más hermosas del mundo, un Bien de interés cultural y Patrimonio de la Humanidad desde 1989, así declarado por la UNESCO.

wildacad / ISTOCK

El 10 de noviembre de 1871, Henry Stanley encontró “por casualidad” al más famoso de los exploradores africanos tras una larga búsqueda, el escocés David Livingstone, en Ujiji, a orillas del lago Tanganika. La célebre frase que inmortalizó aquel encuentro, “Doctor Livingstone, supongo”, puede que nunca hubiera sido pronunciada. Y es que fue el Doctor Livingstone el primer europeo que vio las cataratas Victoria, el 16 de noviembre de 1855.

Este salto de agua ubicado entre Zambia y Zimbabue tiene una altura de 108 metros y 1,7 kilómetros de extensión en la frontera de estos dos países del sur de África. Las aguas del río Zambeze alimentan el salto de las Cataratas, que rompen ocasionando un auténtico estruendo, demostrando la potencia que tiene esta maravilla natural. El sonido de 550 millones de litros de agua al caer cada minuto, es tan fuerte que puede escucharse a varios kilómetros de distancia en la temporada de lluvias. Y se forma una nube de vapor, que no es otra cosa que el vaho de las cataratas al caer.

3dan3 / ISTOCK

Los kololo informaron a Livingstone que el nombre de las cataratas era, para ellos, Mosi-oa-Tunya, que significa “El humo que truena”. Al encontrar las cataratas en 1855, el explorador Livingstone las nombró “Victoria” en honor a la soberana del Reino Unido, convirtiéndose en el primer europeo en conocer y documentar el impresionante salto de agua. Y es allí, en este enclave mágico, donde se encuentra el hotel The Royal Livingstone Victoria Falls Zambia Hotel by Anantara, llamado así en homenaje al legendario explorador.

El hotel está en Zambia, en el Parque Natural de Mosi-oa-Tunya, frente al río Zambeze , lo que te permite llegar tras un fascinante viaje en Water Taxi, en pleno Parque Nacional. La barca sortea islotes y torbellinos, a una velocidad considerable, siguiendo la corriente del río. El Royal Livingstone Victoria Falls forma parte de la asociación The Leading Hotels y es conocido como la Gran Dama de las Cataratas, un lujo colonial con las mejores vistas.

D.R

En tributo a esa gloriosa era, el hotel Royal Livingstone evoca con elegancia muchas de las tradiciones coloniales más exclusivas con un estilo impecable. Pero además, el destino ofrece experiencias verdaderamente inolvidables.

Planes para disfrutar como un safari a solo unos pasos de esta maravilla de la naturaleza, todas las habitaciones tienen vistas al río Zambeze, y puedes disfrutar de la sabana mientras almuerzas, o de las vistas de una cebra mientras estás en el gimnasio del hotel, así como de una maravillosa puesta de sol a través del vapor que desprenden las Cataratas Victoria.

D.R

Un viaje a través del tiempo en el Royal Livingstone Express

Este tren a vapor te invita a vivir un viaje con un estilo vintage a lo largo de Zambia, combinar, por ejemplo, una elegante cena junto con el servicio excepcional del Royal Livingstone Hotel de Anantara en Zambia, y regresar a la elegancia de la época victoriana. Un viaje nostálgico que te traslada a la sofisticada época de los años veinte, en un recorrido que atraviesa el Puente de las Cataratas Victoria y ofrece unas inmejorables vistas.

D.R

Vuelo en helicóptero a través del desfiladero de Batoka

Un divertido plan es viajar en helicóptero sobre el poderoso río Zambeze, que se abre paso a través de los empinados acantilados de Batoka Gorge, que se abre paso entre las elevadas paredes verticales de la Garganta Batoka  tras romper en las Cataratas Victoria, que descienden 120 metros hasta el valle.

Nadar en la “Piscina del Diablo” en las Cataratas Victoria

Hermoso lugar con nombre aterrador. Una visita a la histórica Isla Livingstone y poder nadar sintiéndote en el extremo más extremo del mundo, porque en la cima de las Cataratas Victoria se forma una piscina natural bordeada por piedras que termina en un precipicio. Al final de la piscina puedes ver cómo cae el agua desde unos ¡100 metros de altura!

Los mejores meses para nadar con seguridad sobre la Piscina del Diablo son de septiembre a diciembre, cuando el caudal del río Zambeze es más bajo. Aunque no sea la piscina más grande del mundo, es probablemente la más peligrosa, pero ofrece unas vistas inolvidables que te harán morirte de miedo.

D.R

Experiencias fuertes

Si buscas un tipo diferente de aventura, puedes volar en un ultraligero sobre las Cataratas Victoria. O practicar rafting en aguas bravas en el río Zambeze.

Los rápidos de la Garganta de Batoka ofrecen saltos de adrenalina pura para recorrer gargantas y cañones durante 16 kilómetros, bien equipado con chalecos y cascos. Puedes conocer, de cerca y personalmente, el poder del Zambeze,  próximo a las Cataratas, en una emocionante experiencia de rafting en aguas bravas que rugen y que podrás surcar en el lado de las Cataratas de Zambia, abriéndote camino en balsas a través de los poderosos rápidos bajo la supervisión de experimentados guías.

D.R

Nadar debajo de las cataratas Victoria

Después de la maravilla de ver las Cataratas desde arriba, puedes hacerlo desde abajo, nadando en las piscinas de piedra, debajo de las Cataratas Victoria. Con la roca basáltica masiva que lo rodea y la lluvia de agua que brota, es una experiencia verdaderamente increíble.